Segundo día del G7: líderes discuten cómo prevenir futuras pandemias y las secuelas post-Brexit

En el marco del G7, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson se reunieron para hacerle frente a las tensiones persistentes desde el Brexit.
En el marco del G7, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson se reunieron para hacerle frente a las tensiones persistentes desde el Brexit. © Stefan Rousseau / Reuters

En esta segunda jornada de cumbre, los líderes de las siete potencias mundiales abordan los planes para evitar futuras pandemias y las medidas para fortalecer la economía mundial. El resultado de esta discusión será la firma de un documento que llevará el nombre de Carbis Bay, la localidad donde se lleva a cabo la reunión. Durante el día también se han abierto espacios para dialogar acerca de los temas irresueltos que dejó el Brexit.

Anuncios

Desde la mañana del 12 de junio comenzó la segunda jornada de la cumbre G7 en la que los jefes de Estado de Alemania, Italia, Francia, Estados Unidos, Canadá, Japón y Reino Unido discuten un plan para el manejo de futuras pandemias y la creación de una infraestructura económica que le haga frente a China.

El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró en su cuenta de Twitter que la llamada Declaración de Carbis Bay un momento "histórico y de orgullo" para todos los miembros del G7. Según el mandatario, con el nuevo pacto "las principales democracias del mundo se comprometerán a evitar que una pandemia global vuelva a ocurrir" y así evitar que algo similar al Covid-19 se repita.

Pero mientras por un lado la pandemia parece unir los esfuerzos de los siete países, del otro el Brexit aumenta las diferencias entre Reino Unido y la Unión Europea.

Johnson asegura que la UE no interpreta de una manera pragmática el Protocolo de Irlanda del Norte

El centro del debate es el llamado Protocolo de Irlanda del Norte. Desde antes de que los británicos se separaran del bloque de las 27 naciones, la mayor preocupación era cómo se manejaría la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda, este último país miembro de la Unión Europea. La solución que se encontró fue regular el tránsito entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, para que el flujo continuara normal con los irlandeses y así preservar uno de los logros más importantes del tratado de paz, llamado Acuerdo de Viernes Santo. 

Pero las tensiones han aumentado porque la UE considera que el gobierno de Johnson no ha sido lo suficientemente rápido para implementar nuevos controles de algunos bienes que ingresan a Irlanda del Norte, mientras que Reino Unido se queja de que la regulación está imponiendo una gran carga a las empresas y está desestabilizando la paz que tanto le costó conseguir en Irlanda del Norte.

Y esas diferencias relucieron durante la reunión del G7. El primer ministro Boris Johnson se reunió, de manera separada, con el presidente francés Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen y la canciller alemana, Angela Merkel.

Luego de las reuniones, Johnson alegó que la Unión Europea continúa adoptando un enfoque “teológicamente draconiano” de las reglas. El mandatario le dijo a la cadena Sky News que si bien el Protocolo de Irlanda del Norte es “perfectamente razonable”, no cree que la UE lo esté interpretando ni aplicando de una manera “sensata o pragmática”. Y luego, amenazó con usar una cláusula de emergencia para suspender las reglas acordadas si el bloque no se comprometía.

Cabe recordar que el mandatario británico había calificado de “purista” la posición europea frente a los acuerdos. Además, había mantenido la decisión de extender unilateralmente el “periodo de gracia” sin controles arancelarios, justificándolo en la posibilidad de una mayor practicidad aduanera. Dicha resolución fue fuertemente cuestionada por la Unión Europea.

Por su parte, von der Leyen replicó que el pacto y la paz en Irlanda del Norte son “primordiales”, que la UE quiere las “mejores relaciones posibles” con Reino Unido, pero que ambas partes deben implementar lo que acordaron.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo antes de salir rumbo a la cumbre que el tema de Irlanda del Norte “no es negociable”. Por eso, en la reunión que mantuvo con Johnson le pidió directamente que respetara los acuerdos firmados en el Brexit.

Las relaciones franco-británicas se habían debilitado sustancialmente desde que se tomó la decisión de que Gran Bretaña saldría de la Unión Europa. Por eso, y con el objetivo de fortalecerlas de nuevo, el primer mandatario francés fue enfático en que esto solo se lograría si “los británicos respetaban la palabra que le dieron a los europeos y el marco definido por los acuerdos del Brexit”.

 

La reunión se desarrolló en la jornada del 12 de junio. Según una fuente que habló desde el anonimato para Reuters, los mandatarios hablaron en inglés y “el presidente le dijo a Boris Johnson que era necesario restablecer la relación franco-británica”.

Además, agregó que esto solo puede suceder "siempre que mantenga su palabra con los europeos". De ser así, las dos naciones podrían reanudar sus vínculos de cooperación en miras de desarrollar una visión compartida sobre muchas temáticas globales y de fortalecer “un enfoque compartido de la política transatlántica”.

Por su lado, los representantes británicos se pronunciaron sobre la reunión y dijeron que los mandatarios hablaron de la migración a través del Canal de la Mancha.

El G7 tendrá un nuevo plan de infraestructura global 

Paralelamente a las reuniones individuales del primer ministro británico con diferentes dirigentes europeos, los líderes de G7 respaldaron colectivamente un nuevo plan de infraestructura global que pretende desafiar la Iniciativa de la Franja y la Ruta China, con el cual el gigante asiático fomenta vías comerciales e invierte en más de 70 naciones y organizaciones internacionales desde el año 2013. 

Tal como comunicaron voceros de la Casa Blanca, el plan denominado ‘Build Back Better World’ (B3W) buscaría reducir una brecha de infraestructura de 40 billones de dólares en los países en desarrollo de aquí hasta el año 2035. 

“Hoy el presidente Biden se reunió con los líderes del G7 para discutir la competencia estratégica con China y comprometerse con acciones concretas para ayudar a satisfacer la tremenda necesidad de infraestructura en los países de ingresos bajos y medianos”, dijeron los representantes del presidente estadounidense.  

Además, agregaron que el B3W “tendrá un alcance global, desde América Latina y el Caribe hasta África y el Indo-Pacífico”. Siendo así, los países pertenecientes al G7 buscarían otros socios de “ideas afines” incluyendo los privados y recaudarían el capital necesario para generar inversiones en temas sociales como el cambio climático, la seguridad sanitaria, la igualdad de género y  el desarrollo digital.

Sin embargo, todavía no están claros los detalles de cómo funcionará el plan del G7 ni cuánto dinero aportaría cada una de las naciones que conforman el grupo. 

La vacunación masiva: otro gran desafío de la cumbre en Carbis Bay

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, llegó en la tarde del sábado a Carbis Bay, donde se desarrolla la cumbre G7. Poco tiempo después de su aterrizaje, Guterres recordó la importancia de la vacunación masiva como objetivo fundamental de la agenda del encuentro. 

Y es que según el secretario general, el Covid-19 es por primera vez el enemigo en común que tiene el mundo entero. “Existe un nuevo entendimiento de que, ya sea por la pandemia o la crisis climática, estamos todos juntos en esto, y solamente juntos saldremos de esto”, agregó. 

 

Aunque el secretario aplaudió los esfuerzos de los mandatarios por promover la vacunación en los países con menos recursos, advirtió que allí el virus podría expandirse como un “incendio forestal”. 

Hay que recordar que los líderes de los siete países propusieron compartir al menos mil millones de vacunas alrededor del mundo. La mitad primera mitad de estas dosis vendrían de Estados Unidos y la segunda del Reino Unido.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24