Incidente en el Mar Negro desata conflicto diplomático entre Moscú y Londres

El buque tipo destructor de la British Royal Navy HMS Defender a su llegada al puerto de Odessa, en Ucrania, en el Mar Negro, el 18 de junio de 2021.
El buque tipo destructor de la British Royal Navy HMS Defender a su llegada al puerto de Odessa, en Ucrania, en el Mar Negro, el 18 de junio de 2021. © Sergey Smolentsev - Reuters

La travesía de un buque británico en el Mar Negro, por las aguas del sur de Crimea, desataron un nuevo conflicto diplomático entre Moscú y Londres. El Ministerio de Defensa ruso asegura que disparó y bombardeó cerca de la nave inglesa como señal de advertencia e instó a Reino Unido a investigar los hechos, que tacha de injerencia en aguas territoriales rusas. Londres negó los disparos y las bombas y asegura que solo cruzaba aguas ucranianas. 

Anuncios

Aumenta la tensión entre Reino Unido y Rusia a raíz de las maniobras este 23 de junio de un buque tipo destructor de la British Royal Navy en el Mar Negro, al sur de Crimea, península anexionada por Rusia en 2014, pero que las potencias europeas consideran todavía parte de Ucrania. 

Las autoridades rusas llamaron a su agregado militar en Reino Unido e instaron a Londres a abrir una “exhaustiva” investigación sobre los hechos. 

Moscú alega que el navío británico HMS Defender entró tres kilómetros en aguas territoriales rusas. "Las acciones peligrosas del destructor del Reino Unido han sido valoradas por el Ministerio de Defensa de Rusia como una grosera violación de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982", señaló el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado citado por la agencia EFE. 

Sin embargo, Londres asegura que solo hacía un “paso inocente”, es decir una trayectoria de un buque extranjero por las aguas territoriales de otro Estado con una razón justificada sin perturbar el “orden ni la paz”, de acuerdo con la definición de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. 

Según las autoridades rusas, "la tripulación (británica) no reaccionó a las evidentes señales de alerta correspondientes a las leyes navales, debido a lo cual el navío guardacostas (ruso) se vio obligado a efectuar disparos de advertencia". Además, Moscú asegura que lanzó bombas a proximidad de la nave británica como “advertencia adicional”. Supuestos avisos tras los cuales la embarcación de la Royal Navy habría virado el recorrido. 

Las autoridades de Londres niegan tanto la existencia de disparos como de bombardeos. El Ministerio de Defensa de Reino Unido señaló que Moscú solo les comunicó la realización de ejercicios militares. 

El episodio sucede en un momento de crecientes tensiones entre el Kremlin y la OTAN, sobre todo por la presencia de tropas rusas en la frontera con Ucrania.

En la reunión de la Alianza Atlántica del pasado 14 de junio en Bruselas, los líderes de la potencia militar occidental reafirmaron su consideración de Rusia, así como de China, como principal amenaza para los intereses de la organización.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24