Belarús veta a funcionarios de la UE en represalia por las sanciones en su contra

Foto de archivo del presidente bielorruso Alexander Lukashenko hablando durante una reunión con funcionarios de la Comunidad de Estados Independientes en Minsk, el 28 de mayo de 2021.
Foto de archivo del presidente bielorruso Alexander Lukashenko hablando durante una reunión con funcionarios de la Comunidad de Estados Independientes en Minsk, el 28 de mayo de 2021. Dmitry Astakhov POOL/AFP/Archivos

El Gobierno de Belarús anunció este lunes que se retira de la Asociación Oriental con la Unión Europea, vetó a funcionarios del bloque de los 27 implicados en las sanciones impuestas contra la Administración de Alexander Lukashenko y pidió el retiro del embajador de la UE de Minsk. Las medidas se producen en respuesta a la nueva ronda de sanciones económicas que le impuso la UE, por la represión del Gobierno bielorruso contra los manifestantes.

Anuncios

Belarús toma represalias contra la Unión Europea (UE) luego de las sanciones que el bloque le impuso hace menos de una semana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores bielorruso informó este lunes 28 de junio que el Gobierno impondrá una prohibición de viaje a los funcionarios de la UE que participaron en la redacción de las sanciones contra su país.

La Cancillería, además, llamó a consultas a su enviado a Bruselas y pidió al representante del bloque europeo en Minsk, Dirk Schuebel, que abandone el país.

Asimismo, la Administración de Alexander Lukashenko dejará de cooperar con la UE a combatir la inmigración irregular desde otros países hacia el bloque de los 27.

Por otra parte, anunció que suspende su participación de la Asociación Oriental con la UE, un programa de acercamiento con varias naciones exsoviéticas que, para Bruselas, “se basa en un compromiso con los principios del derecho internacional y los valores fundamentales, como la democracia, el Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

Belarús agregó que evalúa medidas de represalia de tipo económico contra la Unión Europea.

Ninguna de las decisiones bielorrusas cayeron bien en el bloque de los 27. Josep Borrell, jefe de Política Exterior de la Unión Europea, sostiene que "las represalias la dictadura de Lukashenko no tienen ni legalidad ni razón", mientras que defiende las sanciones de la UE contra Belarús como un castigo por las "violaciones de los derechos fundamentales, la democracia y la represión violenta".

Las sanciones que desencadenaron la ira de Minsk

La ronda más reciente de sanciones llegó el pasado jueves 24 de junio, cuando la UE restringió la circulación de uno de los principales artículos de exportación de Belarús: la potasa, un ingrediente fertilizante común. Las sanciones también fueron en contra de los productos derivados del petróleo y las exportaciones de la industria tabacalera.

Esta fue la manera que decidió el bloque comunitario para intentar presionar políticamente a Belarús por el desvío de un avión de pasajeros el mes pasado, con el fin de arrestar al periodista opositor al Gobierno, Roman Protasevich.

La UE también emitió prohibiciones de viaje y congelación de activos a 78 funcionarios y entidades, incluido el ministro de Defensa y Transporte de Belarús y su comandante de la fuerza aérea, así como jueces y legisladores.

El presidente Alexander Lukashenko ha denunciado estas decisiones como parte de una "guerra híbrida" librada por Occidente contra su nación.

El lunes, el Ministerio de Relaciones Exteriores ya había advertido que Minsk tomaría medidas para suspender el acuerdo con la UE que tiene como objetivo frenar la migración ilegal. El propio mandatario había señalado que su país ya no intentará detener el flujo de inmigrantes ilegales de otros países hacia la Unión Europea.

“Observamos con profundo pesar que la suspensión forzosa del acuerdo tendrá un impacto negativo en la cooperación con la UE en el campo de la lucha contra la inmigración ilegal y el crimen organizado”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores.

A principios de este mes, funcionarios de Lituania acusaron a Belarús de abrir las puertas para que los migrantes crucen su frontera compartida de 680 kilómetros. Se cree que la mayoría de los migrantes proceden de Oriente Medio.

Alexander Lukashenko enfrenta una ola de protestas pacíficas desde que en agosto de 2020 fue reelegido en el cargo en medio de acusaciones de fraude. Miles de manifestantes lo acusan de ser un líder autoritario que habría manipulado los resultados de los comicios para perpetuarse en el cargo; mientras que la Unión Europea y Estados Unidos no reconocen a Lukashenko como mandatario por los señalamientos en su contra.

Además, las fuerzas bielorrusas han reprimido a los activistas que han convocado multitudinarias marchas en su contra. Muchos, incluidos destacados líderes opositores, han sido encarcelados u obligados a abandonar su país. Entre ellos, la excandidata presidencial que enfrentó a Lukashenko en las urnas, Svetlana Tikhanovskaya.

Con Reuters, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24