Las agresiones por LGTBIfobia marcan el mes del Orgullo en España

Manifestación del Orgullo en Madrid, España, el 3 de julio de 2021.
Manifestación del Orgullo en Madrid, España, el 3 de julio de 2021. © Sergio Pérez - Reuters

Una serie de agresiones contra personas LGTBI+ en España demuestra que el odio y la fobia contra este colectivo no cesa. Los observatorios de derechos LGTBI+ alertan que la violencia física de este tipo de ataques ha vuelto a los niveles de 2019 y denuncian la normalización del discurso del odio por la irrupción mediática de la extrema derecha.

Anuncios

Pocos días después de la fiesta y el color de las celebraciones del Orgullo LGBTI+ en España, llega el duelo. Este domingo 4 de julio, amigos y familiares de Samuel se reunieron para rendirle homenaje y despedirse de él. Al joven, de 24 años, lo mataron de una paliza durante la madrugada del sábado en la ciudad de La Coruña, según informan distintas agencias. 

Todavía no hay detenidos, aunque la policía ha identificado a siete personas como las presuntas autoras de la golpiza. Las autoridades investigan los hechos con la hipótesis de que la pelea la desencadenó una disputa a raíz de un teléfono móvil, mientras que la justicia ha decretado secreto de sumario, según reporta la agencia Europa Press.

Sin embargo, los allegados del joven han lanzado una campaña en redes sociales, “Justicia para Samuel”, con la que piden información sobre los hechos y defienden el joven "no murió, lo asesinaron", y de que se trata de una, otra, agresión homófoba. 

Sin mencionar explícitamente el carácter de delito de LGTBIfobia, distintas autoridades como la ministra de Igualdad, Irene Montero, o la vicepresidenta tercera del Gobierno de España, Yolanda Díaz, condenaron el ataque de odio.

Colectivos de defensa de los derechos LGTBIQ+ se han hecho eco del caso y han convocado, para este lunes, concentraciones alrededor del país.

No es solo Samuel: varios ataques revelan una LGBTIfobia sistémica en España

Los que golpearon mortalmente a Samuel, lo hicieron una semana después de que un hombre agrediera a un matrimonio homosexual con una porra extensible al grito de “maricones” en la misma ciudad, la Coruña. En declaraciones a la televisión La Sexta, el matrimonio asegura que el agresor no dejó de pegarles hasta que llegó la policía.

A principios de junio, también en Galicia, en la localidad de Vilagarcía de Arousa, un menor denunció haber sido víctima de una agresión homófoba mientras paseaba con un chico por la playa. “Uno de los chicos me preguntó si era gay, a lo que yo respondí que sí. Seguidamente, uno por uno, me empezaron a pegar tres o cuatro puñetazos en el ojo y en la cabeza mientras me dejaban ciego durante unos segundos” explicó el menor, en declaraciones recogidas por el periódico El Mundo. 

A finales de mayo, dos hombres de 25 y 30 años atacaron a dos parejas homosexuales que pasaban la noche con amigos en la playa de Barcelona. Uno de los agredidos fue ingresado con heridas graves en el Hospital Vall d'Hebron de la ciudad catalana. Ese fin de semana se registraron otros dos ataques LGTBIfóbicos en la ciudad.

Este primero de julio, se viralizó en las redes un vídeo en el que cuatro jóvenes de Euskadi se preguntan entre ellos “¿cuántos homosexuales crees que te bajas?”. “¿Qué es bajarlos?”, pregunta uno; “matarlos”, “con tus propias manos” responden los otros tres entre risas homófobas.

Un mes antes, en la ciudad vasca de Basauri, 13 chicos amenazaron al joven Ekain, que estaba en un parque con su pareja y amigos. Le dijeron que tenía que largarse por ser un “maricón de mierda”. Ekain, de 23 años, no se movió. Uno de los chicos le pegó por la espalda, ataque al que se sumaron los otros doce. Consecuencia de la paliza, Ekain fue trasladado al hospital, según la crónica de los hechos de Eldiario.es. En respuesta a la agresión y contra la homofobia, miles de personas se manifestaron junto al joven, a su familia y pareja por las calles de la ciudad el pasado 10 de junio.

Las redes sociales visibilizan algunos ataques, pero la mayoría quedan impunes

Estos son solo algunos casos de delitos de odio contra personas con orientaciones sexuales o identidades de género disidentes sucedidas en España recientemente. La mayoría se viralizaron a través de las redes sociales y muestran agresiones a chicos gay, que suelen sufrir tipos de violencia más visibles que el resto del colectivo LGBTI+. 

Sin embargo, distintos observatorios denuncian que son solo la punta del iceberg de un fenómeno que no cesa y que afecta de distintas maneras a todas las personas. 

Tras el distanciamiento social pandémico de 2020, en Barcelona se han registrado en el primer semestre de 2021 niveles de violencia contra el colectivo LGTBI+ parecidos a los de 2019, según cifras del Observatorio contra la Homofobia. La institución reporta 103 incidencias por LGTBIfobia desde el 1 de enero de 2021 y 891 desde el 2 de octubre de 2014. 

El informe “Evolución de los delitos de odio en España” del Ministerio de Interior arroja que las agresiones LGTBIfóbicas denunciadas pasaron de 169 en 2016 a 278 tres años más tarde.

Sin embargo, hay muchos ataques que no se denuncian. En 2019, el Observatorio contra la Homofobia de Barcelona destacó que el 71,3 % de “las incidencias” no se denunciaban por ninguna vía oficial. Un hecho que atribuía a factores como la desconfianza en las autoridades o la falta de acompañamiento social y familiar. 

Rubén López, director del Observatorio Madrileño contra la LGTBIfobia, calcula en una entrevista con el diario Público que el observatorio sólo registra cerca del 30 % de los casos y que solo llegan a las autoridades entre el 2 % y el 5 % de las agresiones. 

El director del Observatorio Valenciano contra la LGTBIfobia, Toño Abad, señala al mismo periódico, Público, que todavía desconocen si se reportan más ataques porque se visibilizan a través de las redes o porque, efectivamente, hay más agresiones. Sin embargo, Abad asegura que ha aumentado la virulencia de los ataques. Una constatación en la que coinciden las distintas asociaciones.  

Los discursos del odio de la extrema derecha normalizan la violencia

El Ayuntamiento de Barcelona presentó el 29 de junio el informe del Observatorio de las Discriminaciones del año 2020. Una de las conclusiones es que la comunidad LGTBI+ sufre prácticamente la mitad (el 47 %) de las agresiones físicas que se dan en la ciudad y que efectivamente aumentó el nivel de violencia de las agresiones. 

Las entidades de defensa de los derechos LGTBI+ alertan que el perfil de los agresores es de hombres menores de 30 años, y que cada vez más vuelven los llamados ataques “en manada”. 

En declaraciones citadas por El País, el concejal de Derechos de la Ciudadanía de la alcaldía de Barcelona, Marc Serra, advirtió de la  “cierta normalización de los discursos de intolerancia hacia el colectivo en paralelo a la normalización de estos discursos en los medios de comunicación e instituciones debido a la entrada de la extrema derecha en las instituciones”, algo que, según el concejal, “está ocurriendo en toda Europa”. 

Contra la violencia LGTBIfoba, el Gobierno de España aprueba la "Ley trans" 

A pesar de que no se refleja en las calles, el Gobierno de España alega que da pasos hacia la igualdad con su proyecto de ley conocido como “Ley Trans”, algo que sitúa España a la “vanguardia de Europa” en relación a los derechos LGTBI+. La normativa, oficialmente nombrada "ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI+" fue aprobada en por el Consejo de Ministros el 29 de junio, pero todavía y debe ser validado por el Parlamento. 

El texto quiere igualar los derechos y ser un escudo contra la violencia que sufre el colectivo LGTBI+, particularmente las personas trans, la comunidad más vulnerabilizada.

La legislación prohibe y multa con hasta 150.000 euros las terapias de conversión, es decir, las prácticas que pretenden modificar la orientación sexual o la identidad de género de una persona. 

Por otro lado, la ley pretende incluir en el temario escolar “contenidos relativos al tratamiento de la diversidad sexo-afectiva y familiar de las personas LGTBI+”. Además, la norma impondría multas de entre 10.000 y 150.000 euros por la difusión de materiales educativos “que presenten a las personas como superiores o inferiores en dignidad humana en función de su orientación e identidad sexual, expresión de género o características sexuales” 

Disposiciones que se encuentran entre una ampliación de los derechos reproductivos y sexuales y la intensificación de la lucha contra la discriminación por razón de identidad de género y/o de orientación sexual. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24