Investigan ataques racistas a jugadores ingleses tras la final de la Eurocopa

El técnico de Inglaterra, Gareth Southgate, abraza a Bukayo Saka después de la tanda de penaltis
El técnico de Inglaterra, Gareth Southgate, abraza a Bukayo Saka después de la tanda de penaltis AP - Carl Recine

Después de la derrota de la selección inglesa en la final de la Eurocopa, varios futbolistas fueron víctimas de insultos discriminatorios al haber fallado sus cobros desde el punto penal. Lo sucedido en Wembley expone, una vez más, lo extendido del racismo en el fútbol europeo. 

Anuncios

Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka, tres de los futbolistas de la selección inglesa que erraron sus penaltis, recibieron cientos de mensajes racistas después de la final disputada en Wembley el pasado 11 de julio. Los insultos por parte de los aficionados fueron rechazados por varias figuras públicas del país y opacaron la actuación de la selección en el campeonato. 

El director técnico inglés, Gareth Southgate, calificó en una rueda de prensa como “imperdonables” los mensajes hacia sus jugadores. Además, dijo que la selección había sido “un rayo de luz a la hora de unir a la gente y la selección representa a todo el mundo, así que esa unidad debe continuar". 

Al repudio frente a los comentarios racistas se sumó el príncipe William, quien afirmó que ese tipo de acciones son “inaceptables” y agregó sentirse “enfermo” por los abusos a los que se tuvieron que enfrentar los jugadores de la selección.

La Federación inglesa de fútbol también se pronunció en un comunicado en el que se comprometen con la lucha en contra de la discriminación en el fútbol. "Haremos todo lo posible para sacar la discriminación del juego, pero imploramos al Gobierno que actúe rápidamente y apruebe la adecuada legislación a fin de que este abuso tenga consecuencias", manifestaba el texto. 

Además, la Policía inglesa abrió una investigación para dar con los responsables de las publicaciones racistas y otros actos discriminatorios, como la desfiguración de un graffiti de Marcus Rashford en la pared de un café de Manchester. 

En medio de la polémica, el actual primer ministro inglés Boris Johnson se pronunció a través de un tweet en el que defendió a los jugadores a los que llamó "héroes" y afirmó que los responsables deberían sentirse “avergonzados”. 

Sin embargo, el pronunciamiento del mandatario fue fuertemente criticado, pues se da en medio del aparente rechazo que Johnson tuvo frente a las acciones simbólicas en contra del racismo por parte de los jugadores de la selección antes de los partidos.

En varias ocasiones el equipo se arrodilló para dar un mensaje de apoyo al movimiento Black Lives Matter. El acto fue abucheado por los fanáticos y el propio Johnson se ha enfrentado a críticas por presuntamente incitar el rechazo. 

Así, los insultos racistas después de la final de la Eurocopa dan cuenta, nuevamente, de que el racismo sigue vigente en el fútbol europeo.

La polémica detrás del Black Lives Matters en el fútbol

Semanas antes de los incidentes luego de la final de la Eurocopa, Southgate había difundido una carta abierta en la que explicaba las acciones de sus jugadores en contra de la discriminación racial. El texto decía que era el “deber” de los futbolistas “seguir interactuando con la gente en temas como la igualdad, la inclusividad y la injusticia racial”.

El apoyo y unidad de la selección al Black Lives Matters es evidente. Muestra de ello fue el continuo acto de arrodillarse antes de los partidos imitando la protesta del jugador de fútbol americano Colin Kaepernick. 

Jugadores ingleses se arrodillan en contra del racismo en un partido de la Eurocopa.
Jugadores ingleses se arrodillan en contra del racismo en un partido de la Eurocopa. © John Sible/AP

Sin embargo, la acción no fue bien recibida por algunos ingleses. De hecho, la ministra del Interior, Priti Patel, afirmó hace unas semanas que no apoyaba que los futbolistas se arrodillaran y que era decisión de los fanáticos si los abucheaban. 

A pesar de que poco después se solidarizó con los jugadores por los insultos racistas, personas como el líder laborista Keir Stramer, criticaron a los dirigentes por sus declaraciones paradójicas: "Las acciones y las palabras de los líderes y las inacciones de los líderes tienen consecuencias", condenó Stramer.  

Los hechos racistas se dan justo cuando la selección inglesa ha sido elogiada ampliamente por su diversidad y compromiso social. Se trata de un equipo joven, muestra de una Inglaterra heterogénea y con acciones como la del mismo Rashford que ha impulsado campañas contra la pobreza infantil.

Un racismo de larga data en el fútbol europeo

No es la primera vez que el racismo desluce el fútbol europeo. A pesar de que la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol (UEFA) se ha comprometido desde hace años a luchar contra el racismo con una resolución de “tolerancia cero”, en la realidad hay mucho camino que recorrer. 

Hace poco, un hecho sin precedentes se dio en la Champions League en el partido entre el PSG y el Istanbul Basaksehir. Los dos equipos tomaron la decisión de abandonar el campo de juego después de que el cuarto árbitro se refiriera al asistente del equipo turco con un comentario aparentemente racista. 

Jugadores del PSG y del Istanbul Basaksehir abandonan un partido después de declaraciones racistas por el cuarto árbitro.
Jugadores del PSG y del Istanbul Basaksehir abandonan un partido después de declaraciones racistas por el cuarto árbitro. © FRANCK FIFE / AFP

Pero este no ha sido el único partido en el que el racismo ha salido a relucir. Muy conocida es la escena en que el exjugador del Barcelona, Dani Alves, en la que se comió una banana tirada desde las gradas mirando fijamente a los aficionados. La de Alves es solo una de las múltiples veces en que esa fruta ha sido lanzada a lo jugadores negros como muestra de un acto racista. 

Además, varios jugadores como Iñaki Williams, del Athletic Club, Moussa Marega, del Porto, entre muchos otros, han denunciado haber sido víctimas de comentarios racistas.

El rol de las redes sociales 

Los actos racistas también se han trasladado del campo de juego a las redes sociales. La enorme cantidad de publicaciones repletas de insultos hacia los jugadores el domingo dan cuenta de esto. 

Por eso, tanto el técnico como la Federación inglesa hicieron un llamado a las empresas de redes sociales para que tomen medidas contundentes frente dichos abusos. 

La Federación pidió explícitamente asegurar unas plataformas “libres de abusos abominables”. Al respecto, Facebook informó que intentó eliminar el contenido racista lo más rápido posible y exhortó a sus usuarios a hacer uso de las herramientas que dispone la plataforma para bloquear dichos comentarios. 

Por su lado, Twitter afirmó que el “abuso racista” no tiene espacio en su plataforma. Además, dijo haber eliminado más de mil tweets por violar sus reglas comunitarias. 

Paralelamente, el Gobierno británico está trabajando en leyes que permitan proteger a los usuarios de las plataformas digitales de comentarios discriminatorios y ofensivos, al igual que las amenazas y el acoso.

Con AP, EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24