Hungría: Orban refrendará su ley que prohíbe educar a menores en diversidad sexual

Un manifestante sostiene un cartel que muestra al primer ministro húngaro Viktor Orban. Este último sostiene un pañuelo de colores del arco iris frente al edificio del Parlamento en Budapest, el 14 de junio de 2021.
Un manifestante sostiene un cartel que muestra al primer ministro húngaro Viktor Orban. Este último sostiene un pañuelo de colores del arco iris frente al edificio del Parlamento en Budapest, el 14 de junio de 2021. © Gergely Besenyei, AFP

El Gobierno de Viktor Orban anunció que el pueblo húngaro podrá pronunciarse sobre la ley homófoba y transfóbica que busca "defender" a los niños y niñas de la llamada "propaganda sexual" y de la pederastia al prohibir que se hable de homosexualidad o de transexualidad en los colegios. Este texto ha provocado masivas manifestaciones en Hungría y duros enfrentamientos entre el Gobierno de Orban y la Unión Europea. 

Anuncios

Una ley que vincula la pederastia con la homosexualidad. Hasta ese punto llegó el primer ministro húngaro Viktor Orban, que aprobó recientemente una legislación que prohíbe hablar de homosexualidad o transexualidad en los colegios con el objetivo de "proteger" a los menores de edad. Ante las críticas recibidas dentro y fuera de Hungría, este miércoles 21 de julio el mandatario anunció que convocará a un referendo para que la población se pronuncie al respecto. 

Más que un paso hacia respetar la voluntad popular húngara, este anuncio de referendo llega como una forma para Orban de subir la apuesta ante la Unión Europea (UE). La presidenta de la Comisión Europea, Urusla von der Leyen, tachó la ley de "vergonzosa" y varias voces del bloque comunitario han repetido que las políticas homófobas de Orban no tienen lugar dentro de la UE. 

"Durante las semanas pasadas, Bruselas ha atacado claramente a Hungría sobre su ley de protección de menores. Las leyes húngaras no permiten propaganda sexual en jardines infantiles, escuelas ni en anuncios", recordó Orban a través de un video de Facebook. 

Imagen de archivo. El primer ministro húngaro Viktor Orban en una rueda de prensa desde Bruselas, Bélgica, el 24 de junio de 2021.
Imagen de archivo. El primer ministro húngaro Viktor Orban en una rueda de prensa desde Bruselas, Bélgica, el 24 de junio de 2021. © John Thys / Pool via Reuters

El Gobierno húngaro no especificó qué consecuencias tendrá el referendo. Para empezar, la votación no tiene fecha y no se sabe si el resultado influirá en la derogación de la ley, en caso de que la mayoría de los húngaros la rechacen.

Ley anti-LGBTIQ, una más en la agenda ultraconservadora de Orban

"El futuro de nuestros niños está en juego, así que no podemos ceder terreno en este tema", insistió Orban, quien pidió a la ciudadanía que voten 'No' en las cinco preguntas que incluirá el referendo. La votación pedirá la opinión pública si apoyan que se realicen charlas en los centros educativos alrededor de la orientación o identidad sexual "sin el consentimiento de los padres", por ejemplo. 

También se consultará si las terapias de cambio de sexo deberían ser accesibles en Hungría o si se pueden "exhibir contenidos mediáticos sobre el cambio de sexo". 

Orban aprobó esta ley en junio gracias a la mayoría absoluta en el Legislativo que tiene su partido, el Fidesz, desde hace más de diez años. Inicialmente, esta ley contaba con el apoyo de toda la oposición al enfocarse en endurecer las penas por delitos de pederastia. Sin embargo, pocos días antes de la votación, el Fidesz incluyó en el proyecto legislativo la prohibición de hablar sobre homosexualidad en los colegios o los medios de comunicación. 

Imagen de archivo. Manifestantes protestan contra la ley homófoba y transfóbica del primer ministro Viktor Orban en Budapest, Hungría, el 14 de junio de 2021.
Imagen de archivo. Manifestantes protestan contra la ley homófoba y transfóbica del primer ministro Viktor Orban en Budapest, Hungría, el 14 de junio de 2021. © Marton Monus / Reuters

Desde que Orban llegó al poder se ha caracterizado por su agenda ultranacionalista y ultraconservadora. Inicialmente basó su campaña en la lucha contra la inmigración. En 2016 también impulsó un referendo sobre las cuotas de refugiados que se debatían en el seno de la UE en ese momento, aunque la consulta no fue válida porque no llegó al 50 % de la participación.

Con el debate alrededor de la inmigración menos candente, el primer ministro viró recientemente su interés hacia la mal llamada "propaganda sexual" y los colectivos LGBTIQ+, haciéndolo su ariete contra los "valores occidentales" que la Unión Europea que asegura que tratan de imponer sobre Hungría.

La semana pasada, la Comisión Europea abrió un procedimiento contra el país precisamente por discriminar a las diversidades de orientación y diversidad sexual. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24