Mike Pompeo llegó a Francia, iniciando una difícil gira por países de Europa y Medio Oriente

Mike Pompeo llegó a Francia para iniciar una serie de visitas a países aliados.
Mike Pompeo llegó a Francia para iniciar una serie de visitas a países aliados. © Patrick Semansky / Reuters

Francia es la primera parada de una serie de siete escalas que el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, hará en los próximos días. Si bien, la gira se antoja tensa debido a que algunas de las naciones aliadas a visitar, entre ellas Francia y Arabia Saudita, han felicitado a Joe Biden como presidente electo. Algo que ni el presidente Donald Trump, ni el propio Pompeo han reconocido.

Anuncios

"Genial estar en Francia, amigo y aliado más antiguo de Estados Unidos. Nuestra relación se basa en valores compartidos sobre la democracia, la libertad y el estado de derecho", expresó el Secretario de Estado del país, Mike Pompeo, a través de la red social Twitter, comunicando así su gran gira por siete países de Europa y Medio Oriente, siendo Francia el primero.

La agenda de viaje, entre otras cosas, se centrará en las últimas prioridades de la Administración del presidente Donald Trump. Entre los temas que Estados Unidos discutirá con sus aliados están la política anti-China y anti-Irán, el futuro de la OTAN o el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán e Irak, a lo que hace poco se opuso el Gobierno francés, pensando en su lucha contra el terrorismo.

Adicionalmente, se espera que Mike Pompeo –que tras visitar Francia se dirigirá a Turquía, Georgia, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Arabia Saudita– sea el primer Secretario de Estado estadounidense que visite asentamientos israelíes en Cisjordania, algo que los anteriores en su cargo han evitado. 

Encuentros marcados por los resultados electorales en EE. UU.

Muchos analistas y medios europeos han señalado que, quizás, la visita de Pompeo se vea marcada por la tensa situación que rodea el recuento de votos en Estados Unidos, cuyas proyecciones dieron el sábado pasado a Joe Biden como ganador. De hecho, altos funcionarios de diversas naciones, entre las que se encuentra el presidente francés Emmanuel Macron, ya han felicitado a Biden como presidente electo, con quien el jefe galo incluso mantuvo una conversación telefónica.

No obstante, en las filas del Partido Republicano todavía no han admitido el triunfo demócrata. Días atrás, Mike Pompeo llamó la atención de los medios cuando afirmó que "habrá una transición sin problemas a una segunda Administración Trump", tras ser consultado por un periodista. Solo instantes después suavizó su comentario, indicando que "el Departamento de Estado sería funcional y exitoso con el líder que asuma el cargo el 20 de enero de 2021".

Se espera que Macron, en compañía del ministro de Exteriores Jean-Yves Le Drian, reciba a Pompeo el lunes 16 de noviembre. Aunque el Gobierno francés ha dejado claro que la cita "se llevará a cabo con total transparencia hacia el equipo del presidente electo", señalando a Joe Bien. 

Le Drian adelantó que la conversación con el secretario de Estado girará en torno a temas difíciles y no ocultó su oposición al retiro de las tropas estadounidenses de Irak y Afganistán, "es algo que no debería suceder", señaló esta semana. El punto en común podría ser ese planteamiento firme en contra del terrorismo. La visita de Pompeo se presenta en un momento en el que Francia ha sido blanco de ataques terroristas, que han dejado cuatro personas muertas en París y Niza.

Estos hechos llegan como consecuencia de la reedición de caricaturas de Mahoma y la posterior posición del presidente francés de mantener en su nación el respeto a la libertad de expresión, incluido el derecho a dibujar al profeta. Una defensa que ha generado protestas contra el país en varios territorios musulmanes. 

En sus primeras horas en París, el representante del Gobierno estadounidense participó de una conversación sobre las relaciones entre Francia y Estados Unidos, la pandemia de Covid-19 y el terrorismo con representantes del Institut Montaigne. 

Una agenda complicada en Turquía, más una queja desde Palestina

Turquía, al igual que Georgia y Qatar, ha tenido un difícil encaje con la presidencia de Donald Trump. Este país también ofreció felicitaciones públicas a Biden, pero se ignora si Pompeo sostendrá encuentros públicos con sus líderes o responderá ante la prensa. Lo que sí está confirmado son encuentros con líderes religiosos, como parte de su promoción de la libertad religiosa. 

La tensa relación con el Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan se presenta luego de que esta nación –aliado de la OTAN– adquiriera un sistema de defensa antimisiles ruso.

Por otro lado, en Palestina, el primer ministro Mohammad Shtayyeh condenó la idea del Secretario de Estado de visitar asentamientos israelíes de Cisjordania ocupada: "Deploramos la intención de Mike Pompeo de visitar el asentamiento ilegal de Psagot, construido en tierras pertenecientes a propietarios palestinos en la ciudad de Al Bireh (Cisjordania), durante su visita a Israel la próxima semana", manifestó Shtayyeh.

Con EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24