Saltar al contenido principal

Preocupación por la salud mental de los más jóvenes en Francia

Un joven con una máscara protectora pasa junto a un cartel que pide usar esos implementos en Rennes, oeste de Francia, el 7 de septiembre de 2020.
Un joven con una máscara protectora pasa junto a un cartel que pide usar esos implementos en Rennes, oeste de Francia, el 7 de septiembre de 2020. © Damien Meyer / AFP
Texto por: Jean-Luc Mounier
9 min

Salud Pública de Francia detectó “un aumento significativo de los trastornos depresivos” entre los franceses, en particular entre los jóvenes de 18 a 24 años. Una degradación de la salud mental que las enfermeras escolares constatan entre los adolescentes y los estudiantes, pero también entre los niños.

Anuncios

“Queremos evitar una tercera ola que sería la de la salud mental”, afirmó Olivier Véran, ministro de la Salud el 18 de noviembre. La psiquis de una parte de la población francesa ha sido puesta a prueba por los dos confinamientos, en particular la de los más jóvenes. 

El número de casos de “trastornos depresivos” casi se duplicó entre finales de septiembre y principios de noviembre, al pasar de 11% a 21%, según los datos de Salud Pública publicados el 19 de noviembre. La agencia de salud también resalta que “los aumentos más importantes se observan en particular entre los más jóvenes (+16 puntos entre los jóvenes de 18 a 24 años)”.

“Ya estamos” en la tercera ola, considera Chantal Chantoiseau, miembro de la oficina nacional y secretaria académica en París del Sindicato mayoritario de enfermeras de la Educación Nacional (Snics-FSU, por sus siglas en francés), contactada por France 24. “La cantidad de consultas de alumnos con las enfermeras escolares aumentó más de un 20% durante la entrada escolar en Francia, reflejo de la necesidad y el malestar bajo el que se encuentran”. 

El Snics-FSU llevó a cabo el jueves 26 de noviembre un congreso extraordinario con el fin de obtener información sobre el trabajo diario de las 7.700 enfermeras francesas… para 15 millones de jóvenes de todos los niveles: escuelas, colegios, liceos y educación superior. “En todo el territorio ha habido entre los jóvenes tentativas de suicidio mucho más importantes que durante un tiempo normal, también una angustia permanente, una necesidad de información y de buscar seguridad”, enumera Chantal Chantoiseau. 

Enfermeras escolares “con falta de personal y sobrecarga de trabajo”

En tiempos de pandemia de Covid-19, la situación en los servicios de urgencias pediátricas tampoco parece estar muy bien. En los hospitales de Isla de Francia, por ejemplo, “las hospitalizaciones en pediatría por razones psiquiátricas no han dejado de aumentar desde agosto. En octubre hubo 3.600, frente a 2.400 un año antes, es decir un aumento del 50%”, según un cuadro de indicadores de la Asistencia Pública de Hospitales de París del 19 de noviembre, citado por el periódico Le Monde.

Adolescentes, niños y estudiantes: ninguna población joven parece haberse salvado del incierto contexto sanitario. Varios paidopsiquiatras explicaron recientemente en un artículo publicado por Le Monde, que los niños podían presentar todo un abanico de síntomas a causa de la actual situación sanitaria: “aumento de la irritabilidad”, “trastornos de sueño” o incluso "el miedo a la muerte de un cercano” a causa del Covid-19.

Pablo Romero Sanchiz: “La pandemia significó una disrupción enorme en nuestra salud mental”
05:00

Los estudiantes también se han enfrentado a una fuerte prueba mental por el confinamiento. El Centro Nacional de Recursos y de Resiliencia y el Fonds FHF pudieron establecer una “fotografía de su estado de salud” psicológico entre el pasado 17 de abril y el 4 de mayo. El resultado: 27,5% de los 69.000 estudiantes interrogados demostraron tener una ansiedad severa, frente a un 9,8% fuera del contexto de la pandemia. Alrededor de 11,4% ha tenido pensamientos suicidas, frente a 8% en tiempos normales. 

“Y sólo tenemos 300 enfermeras escolares para el conjunto de la enseñanza superior (2,7 millones de estudiantes), apunta Chantal Chantoiseau. De hecho, el Snics-FSU realizó un “llamado de alarma” por la falta de recursos humanos en la profesión en todos los niveles escolares para enfrentar la degradación de la salud mental entre una parte de los jóvenes.

“Nuestro rol es recibir a todo alumno que lo desee, orientarlo de ser necesario, cuidarlo y sobre todo asegurarle un seguimiento a los jóvenes que nos consultan”, explica Chantal Chantoiseau. “Todo eso ya no podemos hacerlo porque nos hace falta personal y hay una sobrecarga de trabajo. Además, los estragos psicológicos entre los jóvenes van a perdurar en el tiempo; se necesita al menos una enfermera por establecimiento escolar para poder gestionar la situación”.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.