Fiscal pide cadena perpetua para dos acusados en el proceso por los atentados de 2015 en París

Un boceto judicial realizado el 2 de diciembre de 2020 muestra a Ali Riza Polat, el principal acusado en el juicio de 14 personas sospechosas de ser cómplices en los asesinatos yihadistas de Charlie Hebdo y del Hyper Cacher, mirando sin máscara facial, luego vomitando en el juzgado de París. Este 8 de diciembre, el fiscal general pidió cadena perpetua para el sujeto, la mayor de las condenas solicitadas por el Ministerio Público.
Un boceto judicial realizado el 2 de diciembre de 2020 muestra a Ali Riza Polat, el principal acusado en el juicio de 14 personas sospechosas de ser cómplices en los asesinatos yihadistas de Charlie Hebdo y del Hyper Cacher, mirando sin máscara facial, luego vomitando en el juzgado de París. Este 8 de diciembre, el fiscal general pidió cadena perpetua para el sujeto, la mayor de las condenas solicitadas por el Ministerio Público. AFP - BENOIT PEYRUCQ

Tras un histórico proceso de tres meses, que fue suspendido por cuatro semanas a causa del Covid-19 que afectó a varios acusados, el fiscal del Estado comenzó a pedir las penas por los atentados de enero de 2015 en París, que tuvieron como blanco la revista satírica 'Charlie Hebdo' y un supermercado judío. Las condenas solicitadas van desde los cinco años de cárcel hasta la cadena perpetua.

Anuncios

Los 11 procesados están acusados de haber dado apoyo logístico en armas o dinero a los hermanos Kouachi y Amedy Coulibaly, autores de los atentados que sacudieron la capital francesa del 7 al 9 de enero de 2015 y que tuvieron como blanco la revista satírica 'Charlie Hebdo', una policía en la comuna de Montrouge, al sur de la ciudad, y un supermercado judío en la Puerta de Vincennes.

"Hay juicios que te hacen temblar la voz ante el horror de los crímenes", dijo el fiscal general al momento de leer las penas. "Durante dos meses, (los imputados) guardaron silencio, mintieron, se negaron a levantar el velo de la verdad. No importa, nosotros tenemos una investigación, pruebas y nuestra íntima convicción".

Cadena perpetua para dos de los acusados

Durante su alocución, el fiscal pidió la pena de prisión máxima para Mohamed Belhoucine, considerado mentor ideológico de Amedy Coulibaly, juzgado en ausencia, y quien se cree desapareció en zona sirio iraquí.

El procurador solicitó también prisión perpetua para Ali Riza Polat, principal acusado presente y el único de los que comparecieron que tuvo un vínculo con los autores de los ataques.

Según cita la revista 'Marianne', Polat "aparece en todas las etapas de la preparación de los actos terroristas" y se convirtió en “un engranaje vital” entre junio de 2014 y enero de 2015, y particularmente de diciembre a enero. Este treintañero nacido en el seno de una familia kurda aleví, fue, de acuerdo con los investigadores, quien ayudó a Coulibaly a obtener dinero, armas y explosivos.

El Ministerio Público pidió también 30 años de prisión contra la esposa religiosa de Amedy Coulibaly, Hayat Boumeddiene, de la que se perdió el rastro días antes de los atentados de enero de 2015.

"Nunca ha negado los méritos de la acción de su marido" y "se ha convertido en un instrumento de propaganda" del grupo Estado Islámico, argumentó la Fiscalía.

Ali Polat, la pieza maestra de los atentados

Durante el proceso, su actitud irreverente y nerviosa no resultó indiferente. “El señor Polat se ha mostrado regularmente incapaz de respetar las reglas de la audiencia. El simple deseo de explicarse, de demostrar su inocencia ciertamente no puede justificar tal actitud, rebosante por todos lados", dijo el fiscal.

En su intervención, sin embargo, el representante del Ministerio Público advierte que “reducirlo a su carácter explosivo e incontrolable sería un grave error".

"Me da la sensación de que se sirve de las tormentas para evitar responder a preguntas incómodas", señaló el investigador.

Con el objetivo de demostrar que Polat no es solo un delincuente que ayudó a los terroristas por sus contactos con el mundo de las armas y las drogas, el fiscal recordó que "el análisis de su tableta electrónica reveló la posesión de fotografías vinculadas con el grupo Estado Islámico" lo que demostraría su "interés al menos por la ideología yihadista violenta".

"Su propia madre decía que su hijo afirmaba con fuerza que la sola verdad es el Corán. Y muchos testigos durante el proceso explicaron que no quería escuchar más el rap porque era una música de perdedores”, recordó el abogado del Estado.

Al cierre, el fiscal indicó que "Ali Polat es el punto de equilibrio , la pieza maestra” en estos ataques. “Actuó de manera transversal en cada etapa tanto con los Kouachi” como con “Coulibaly".

El fiscal concluyó con un mensaje para la presidenta de la Corte: “Sé que su pluma no temblará en el silencio de la deliberación. La condena debe ser igual a la extrema gravedad de las acciones", sentenció.

Abogada Coutant-Peyre: “Estos no son los buenos acusados”

Tras la intervención del fiscal, tomó la palabra Isabelle Coutant-Peyre, abogada de Alí Reza Polat, quien denunció que durante estos meses ha habido dos procesos: “uno para permitir a las víctimas su discurso de sufrimiento. Pero este discurso, es para los acusados: siempre he dicho que no son los buenos acusados”, arremetió.

La jurista insistió nuevamente, como lo ha hecho desde que asumió la defensa de Polat, en la responsabilidad de los servicios de inteligencia. A su juicio, su cliente no sabía el uso que tendrían las armas y el dinero facilitado a los terroristas.

“Los propios especialistas en inteligencia no se dieron cuenta de nada. ¡Y quieren que esta gente (los acusados) se haya dado cuenta! Me parece indignante. Es incluso indignante para las víctimas", dijo la abogada. 

Coutant-Peyre, aseguró también que la responsabilidad de las muertes es de quienes suministraron las armas a los terroristas, concretamente Claude Hermant, juzgado en otro proceso en la Corte de Lille.

“Estas son todas las armas que posee Coulibaly y que provienen del señor Hermant. Por lo tanto, no podemos entender por qué este procedimiento continuó su curso en Lille en una sección separada. ¡Realmente es un escándalo!”, volvió a reclamar la abogada.

De 5 a 20 años de prisión para otros 11 acusados

Para los otros 11 acusados el fiscal pidió una amplia gama de condenas: 20 años contra Nezar Mickaël Pastor Alwatik, ex co-detenido de Amedy Coulibaly calificado de radicalizado; y 17 y 13 años respectivamente contra Amar Ramdani y Saïd Makhlouf, acusados ​​de haber buscado armas para el asesino del Hyper Cacher.

En cuanto a Metin Karasular, Michel Catino, Abdelaziz Abbad y Miguel Martínez, la Fiscalía requirió de 15 a 18 años de prisión. "Tenían las claves para comprender que sus interlocutores estaban en un proyecto radical", dijo la asesora general, Julie Holveck.

El fiscal pidió 18 años de cárcel para Willy Prevost, quien admitió, en parte, haber comprado equipo para Amedy Coulibaly.

Los magistrados pidieron penas más leves (cinco y siete años de prisión) contra Christophe Raumel y Mohamed Fares por asociación ilícita no delictiva. La Fiscalía consideró que la investigación no había permitido demostrar que los dos hombres tuvieran conocimiento del proyecto ni de la radicalización de los autores de los atentados.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24