Así es como Francia planea acelerar la vacunación contra el coronavirus

El doctor François Lancelot administra una dosis de la vacuna Pfizer / BioNTech a un residente de un hogar de ancianos en Saint-Renan, oeste de Francia, el 4 de enero de 2021.
El doctor François Lancelot administra una dosis de la vacuna Pfizer / BioNTech a un residente de un hogar de ancianos en Saint-Renan, oeste de Francia, el 4 de enero de 2021. © Fred Tanneau, AFP

La organización de la campaña de vacunación en Francia es objeto de múltiples críticas a causa de los retrasos comprobados en relación con otros países europeos, como Alemania. Después de la llamada de atención del presidente Emmanuel Macron durante sus deseos del 31 de diciembre, se revisó la estrategia adoptada por el Gobierno con el fin de acelerar el proceso.

Anuncios

Una semana después de su lanzamiento, la campaña de vacunación francesa continúa a cuentagotas con tan sólo una centena de vacunados. Según los datos del Ministerio de la Salud transmitidos al portal independiente CovidTracker, sólo 432 personas han recibido la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 en Francia (cifras hasta el 2 de enero).

Números muy bajos en comparación con algunos países europeos que iniciaron su campaña de vacunación casi al mismo tiempo que Francia. En Alemania, mucho más rápido en el inicio, más de 188.000 personas han recibido una primera dosis de la vacuna desde el 27 de diciembre.

Aunque el presidente Emmanuel Macron prometió luchar contra toda “lentitud injustificada” del proceso durante sus deseos anunciados el 31 de diciembre, se multiplican los ataques contra la estrategia gubernamental, señalada por la lentitud de la campaña.

“Un ritmo de paseo familiar”

Hasta el jefe de Estado manifestó cierta irritación. “Eso debe cambiar rápido y mucho. Va a cambiar rápido y mucho”, declaró en privado, según afirmaciones reportadas por el 'Journal du Dimanche' (JDD, por sus siglas en francés). “Estamos en un ritmo de paseo familiar y no está a la altura ni del momento, ni de los franceses”, dijo. 

Después de haber reivindicado y asumido la diferencia con otros países bajo el pretexto de no confundir “rapidez y precipitación”, el Gobierno tiene una nueva palabra clave: acelerar. El domingo, en el periódico 'Le Parisien', el vocero del Gobierno Gabriel Attal anunció más dosis cada semana y un refuerzo de los medios para transferirlos a los EHPAD (Centros de Acogida para Personas Mayores Dependientes).

“La aceleración pedida por el presidente ya está en curso”, asegura. En cuanto al transporte de las dosis, explicó que 500.000 ya habían sido recibidas. “Y llegarán 500.000 dosis suplementarias cada principio de semana”.

Modificación del calendario de vacunación

El primer ministro Jean Castex indicó, a principios de diciembre, que alrededor de “un millón de personas” serían vacunadas en enero. Sin embargo, según CovidTracker, “habría que vacunar a 32.247 personas cada día desde ahora hasta el 31 de enero”, para lograrlo. Entonces, para acercarse al objetivo se modificó el calendario de vacunación.

Hasta el momento, la estrategia de vacunación estaba organizada en tres etapas sucesivas: los residentes de los EHPAD desde principios de enero, la población de riesgo entre febrero y marzo, y luego el resto de la población a partir de la primavera.

Pero, desde el lunes 4 de enero, “los cuidadores de 50 años y más que lo deseen, podrán hacerse vacunar en los centros que ya dispongan de vacunas”, indicó el 31 de diciembre por Twitter Olivier Véran, es decir un mes antes de lo previsto. De hecho, este fin de semana médicos y cuidadores ya empezaron a hacerse vacunar.

El ministro les pidió a los hospitales abrir sin demora la vacunación para los profesionales de la salud mayores de 50 años. “La próxima semana, en casi 100 centros en todo el territorio”, precisó en Twitter.

Olivier Véran también anunció la creación de “centros de vacunación” que “abrirán en la ciudad para empezar a vacunar a las personas de 75 años y mayores, luego los de 65 años y mayores, etc”. Su implementación está prevista para “antes de principios de febrero”. En ese caso, también se trata de una modificación del calendario con el objetivo de acelerar el ritmo.

“No serán ‘vacunódromos’ gigantes que necesiten kilómetros de desplazamiento sino, en última instancia, lugares muy cerca en nuestras comunas”, precisó el vocero del gobierno Gabriel Attal.

Finalmente, siempre de acuerdo con el JDD, los farmaceutas pronto podrían estar asociados con la campaña de vacunación. La idea habría sido planteada en unas discusiones durante un grupo de trabajo dirigido por Alain Fischer, encargado de aconsejar al Gobierno sobre la campaña de vacunación contra el Covid-19, compuesto por representantes territoriales y especialistas en salud pública, pero también durante una reunión organizada la semana pasada por la Dirección General de la Salud.

Otra idea que se contempló: la implementación de equipos móviles de vacunación hospitalarios, de la Cruz Roja o de la seguridad civil.

Un primer balance en febrero

Lo cierto es que las lentitudes de la campaña de vacunación ocurren después de los retrasos observados anteriormente en cuanto a las mascarillas y a las pruebas, que ya habían provocado múltiples críticas contra la política sanitaria del gobierno.

“No se juzga el éxito de una campaña de vacunación de seis meses al cabo de siete días. Al final de la fase 1 habremos estado en capacidad de ofrecerle una vacuna a los públicos prioritarios, y para febrero tendremos un primer balance”, estimó Gabriel Attal.

El presidente del Consejo Científico, el profesor Jean-François Delfraissy se daba “hasta finales de abril, incluso mayo, para inmunizar a los 22 millones con más riesgo”.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24