Restaurantes franceses en crisis y sin fecha próxima para la reapertura

De la venta para llevar vive el restaurante Caminito Cabaret, en el barrio 13 de París, que lucha por no hundirse en medio de la crisis económica derivada del cierre a raíz de la pandemia.
De la venta para llevar vive el restaurante Caminito Cabaret, en el barrio 13 de París, que lucha por no hundirse en medio de la crisis económica derivada del cierre a raíz de la pandemia. © France 24/Erika Olavarría
9 min

La pandemia de Covid 19 ha penalizado especialmente en Francia a uno de sus sectores más emblemáticos: la gastronomía. El gobierno de Emmanuel Macron había prometido una reapertura de los restaurantes y bares cerrados hace dos meses para el próximo 20 de enero, pero las esperanzas se diluyeron tras la última conferencia de prensa del Primer Ministro este jueves.

Anuncios

La "situación sanitaria está lejos de la normalidad" en Francia, según anunció este jueves el primer ministro Jean Castex en una nueva conferencia de prensa sobre la evolución del Covid-19. "15 mil nuevos casos" son detectados diariamente en el país donde además hay dos brotes de la nueva variante británica del virus en Bretaña y la región de París.

Ante estas cifras, Olivier Véran,  el ministro de Salud llamó a los franceses "a no bajar la guardia durante las próximas semanas".

Las víctimas colaterales son los 112 mil restaurantes del país que debían abrir este 20 de enero. "No será antes del 20 de febrero" dijo Castex en la misma conferencia de prensa y agregó que Francia debe recuperar "una dinámica a la baja" de la pandemia antes de levantar las restricciones.

Castex prometió, sin embargo, que "el gobierno seguirá ayudando financieramente a los profesionales de este sector fuertemente tocados por la crisis".

Hace algunos días, en otra intervención, Castex había prometido que el 2021 sería "el año de la gastronomía francesa", y adelantó que una personalidad francesa calificada está preparando una operación para "valorizar el savoir faire de los bares y restaurantes (...) y modernizar sus herramientas de trabajo"..

Mientras tanto, el ministerio de la Economía aseguró que el fondo de solidaridad (que otorga hasta 10 mil euros mensuales a los dueños de bares o restaurantes) y el subsidio de desempleo parcial para los trabajadores que se han quedado sin empleo por la pandemia serán prolongados y nuevas ayudas deben llegar.

"Queremos cubrir todos sus costos fijos. Si se necesitan medidas adicionales aquí o allá, estaremos allí (...) Aún no todo está sobre la mesa. No es solo una cuestión de qué tanto cuesta, también es una cuestión de apoyo psicológico. Hay que apoyar más a los que más sufren”, dijo Bruno Le Maire.

Ya parece seguro que la reapertura de bares y restaurantes no se realizará antes de mediados de febrero de 2021. El 20 de enero se hará una evaluación  para "examinar la situación sanitaria y las condiciones para reanudar la actividad" para ese entonces. 

La reapertura de restaurantes puede estar condicionada a la descarga de la aplicación TousAntiCovid, como sugirió Jean-François Delfraissy, especialista en enfermedades infecciosas y presidente del consejo científico en una entrevista concedida a Le Monde el viernes 1 de enero.

Una batería de ayudas "insuficiente" según los más afectados

Hasta ahora, además de los 10 mil euros mensuales de ayuda, los empresarios del sector gastronómico cuentan con una reducción de hasta 50% del precio del alquiler de sus negocios. Pero el presidente Emmanuel Macron anunció además que "todos los locales que estén obligados a cerrar recibirán un 20% de sus ganancias de 2019" si prefieren esta opción a los 10 mil euros mensuales del "fondo de solidaridad".

La ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, también anunció medidas excepcionales de 900 euros mensuales hasta febrero de 2021, para trabajadores temporales, contratos de corta duración en la hostelería, y determinados trabajadores temporales que se han visto castigados por el cierre de bares y restaurantes.

Finalmente, el ministro de Economía Bruno Le Maire había anunciado la implementación de otras ayudas si los restaurantes no reabrieran el 20 de enero de 2020, que es el caso ahora. "Cubriremos todos los cargos fijos y si es necesario, haremos más", sentenció.

Sólo venta para llevar

Los restaurantes y bares estuvieron cerrados durante 3 meses en la primavera de 2020 durante el primer confinamiento. Durante el verano volvieron a abrir pero luego desde octubre tuvieron que enfrentar el toque de queda a partir de las 21 horas. Desde el 30 de octubre volvieron a cerrar aunque con la posibilidad de vender para llevar.

Es el caso de Aurélien Pasquier, propietario de dos restaurantes: el Cabaret Caminito que tiene ya seis años en el distrito 13 de París,  y otro abierto en diciembre de 2019, que ni siquiera alcanzó a fidelizar clientela pues se vio afectado también por semanas de huelgas en contra de la reforma de las jubilaciones.

“Abrimos en un mes de huelga, es una cosa que pasa, esperable. A fines de enero y en febrero trabajamos muy bien, conocimos a la gente del barrio, pero llegó el Covid. Es horrible. Allí no quise hacer venta para llevar, estoy aprovechando las ayudas y mis empleados están en desempleo parcial. En un año, sólo abrí cinco meses, no sé qué hacer. No sé hacia dónde vamos y lo peor de todo es que no sabemos cuándo terminará, esto comienza a durar demasiado”.

En Cabaret Caminito, en cambio, la venta para llevar parece funcionar pero el empresario de 31 años, y fumador compulsivo, es realista a la hora del análisis.

“La venta para llevar es cool pero no es viable económicamente, nosotros no somos un fast-food, no estamos dispuestos a vender hasta muy tarde y nuestros precios son más altos. Está siendo muy duro y la verdad es que hacemos malabares con las ayudas del Estado. Desgraciadamente el Estado no nos da lo que habíamos ganado antes del inicio de la pandemia. Comenzamos con  6.500 euros y pasamos a 10.000 euros en el segundo confinamiento, pero no es suficiente”, alega.

“Además en el primer confinamiento todo el mundo nos apoyó, las facturas de gas, luz, telefonía, etc mucha gente nos perdonó o aplazó los pagos. Pero en este segundo confinamiento, no es el caso, estar cerrados no quiere decir que no tengamos nada que pagar y lo peor es que el alquiler es una carga fija y es muy importante en París”.

Los 10 mil euros del fondo de solidaridad “no son suficientes” según Pasquier, que además no renuncia a pagar el sueldo completo a sus empleados. Como el desempleo parcial cubre el 80% del salario, él completa el dinero para pagar el 100% a sus trabajadores.

En una última iniciativa, el Caminito... está vendiendo sus productos en un mercado del barrio los miércoles y domingos. El equipo mantiene ante todo el bueno humor y utiliza sus redes sociales de manera activa para mantener el vínculo con sus clientes.

Según datos del periódico Dépêche du Midi, "la crisis de Covid podría acabar con uno de cada dos restaurantes y provocar la destrucción de 130.000 puestos de trabajo. Las pérdidas para el sector alcanzan la colosal cantidad de 30.000 millones de euros en año".

Los restaurantes que ofrecen comidas para llevar o entregas a domicilio permanecen abiertos para preparar pedidos y garantizar que los clientes recojan los pedidos (en otras palabras, hacer clic y recoger).

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24