Francia extiende la vacunación para las personas mayores de 75 años

La campaña de vacunación en Francia fue abierta a personas mayores de 75 años a partir del 18 de enero de 2020.
La campaña de vacunación en Francia fue abierta a personas mayores de 75 años a partir del 18 de enero de 2020. Fred TANNEAU AFP/Archives
6 min

La vacunación contra el Covid-19 en Francia se extendió este lunes a todos los mayores de 75 años, a causa de temores sobre escasez y de críticas sobre la planeación de la inoculación, mientras que el virus ya causó la muerte de más de 70.000 personas.

Anuncios

Un lugar para los mayores. La campaña de vacunación en Francia se extendió el lunes 18 de enero a las personas mayores de 75 años, después de haber estado reservada hasta el momento a algunos públicos prioritarios, como los residentes de los hogares para adultos mayores (Ehpad) o los cuidadores. 

Ahora las dosis de la vacuna están disponibles para 5 millones de personas que no viven en un hogar de retiro, a las que se suman alrededor de 800.000 personas que presentan patologías de “alto riesgo”, como insuficiencias renales crónicas o cáncer en tratamiento.

En total, 6,4 millones de personas han sido llamadas a vacunarse a partir del lunes. Pero el ministro de Salud, Olivier Véran, invitó a la “paciencia”, pues las dosis de la vacuna sólo llegan de manera progresiva. Véran afirmó que “más de un millón de vacunas (serían) realizadas” para finales de enero, y entre 2,4 y 4 millones para finales de febrero. 

Durante su visita a Lyon el sábado, Jean Castex también reconoció que los mayores de 75 años no podrían ser vacunados “en unos cuantos días”, e hizo un llamado a una vacunación “tranquila”. Los procesos de vacunación “se efectuarán de manera progresiva, a medida que los 200 millones de dosis de la vacuna que Francia encargó o pre-encargó lleguen al territorio nacional”, añadió, asegurando que el reto se “enfrentaría”. 

Más de un millón de citas para recibir la vacuna 

En un país con tendencias escépticas hacia la vacuna, una encuesta del Instituto francés de Opinión Pública, Ifop, citada por el diario 'Le Parisien' el domingo, indicó que 54% de los franceses ahora desean hacerse vacunar. Son 15 puntos más que en diciembre, resalta el diario. 

Las solicitudes de citas, abiertas el fin de semana pasado, estuvieron marcadas por una ola de peticiones, con más de un millón de citas tomadas, mientras que 883 centros estaban “abiertos y accesibles para la reserva”, según Olivier Véran. Pero no todos los mayores pudieron inscribirse, lo cual generó algunas tensiones. 

En una Francia bajo toque de queda adelantado a las 6 de la tarde desde el sábado y durante “al menos 15 días”, con el objetivo de limitar los contactos sociales, el Gobierno cuenta con esas inyecciones para frenar la epidemia. 

01:21

Esta última no muestra signos de debilidad, con 2.766 enfermos en reanimación el domingo y 136 nuevos ingresos en 24 horas. Con 141 muertos registrados el domingo, el balance total de fallecimientos alcanzó los 70.283, según Salud Pública.

Y el temor de un repunte se amplifica con la amenaza de las nuevas variantes más contagiosas. Un caso de variante sudafricana se detectó en La Réunion, anunciaron el domingo la prefectura y la Agencia Regional de Salud, mientras que en Mayotte se han censado cuatro casos. 

“No hay suficientes vacunas para todo el mundo”

Arnaud Fontanet, epidemiólogo miembro del consejo científico, previno el domingo que un “avance” de la epidemia era probable. “Desafortunadamente, en relación con las variantes, que son realmente un cambio en la situación de esta epidemia, no tengo ningún argumento racional para decirles que no sufriremos un avance de la epidemia que podría empezar en marzo-abril”, explicó. 

El primer ministro previno la semana pasada que se podría decidir un nuevo confinamiento “sin demora”, en caso de “degradación epidémica fuerte”. 

Después de un inicio laborioso, sólo 422.127 personas habían recibido una primera inyección de la vacuna el domingo en la noche, y el Gobierno sigue siendo objeto de críticas entre la oposición y en el mundo médico. 

“Al ritmo actual de suministro, serán necesarios más de cuatro meses y medio sólo para vacunar a las personas mayores de 75 años”, se burlaron el sábado los alcaldes de Dijon y Besançon. 

Por su parte, la presidenta del partido Agrupación Nacional, Marine Le Pen, acusó el domingo al Gobierno de ser “incapaz de vacunar a quienes lo desean”. 

“No hay suficientes vacunas para todo el mundo”, resaltó Jacques Battistoni, presidente del sindicato de generalistas MG Francia en el diario 'Journal du Dimanche'. Prediciendo “un falso comienzo” el lunes, le reprocha al Gobierno no haber lanzado una campaña masiva, sino “¡organizar filas de espera!”.

En cuanto a las dosis, después de los escalofríos a causa del anuncio de una disminución del ritmo “de tres a cuatro semanas”, el grupo estadounidense Pfizer, asociado con el laboratorio alemán BioNTech, anunció el sábado un “plan” para acelerar la producción y regresar al calendario inicial de suministros para la Unión Europea “a partir de la semana del 25 de enero”.

 

Con AFP

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24