Serie vacunación en Francia

Comienza en Francia la vacunación a los mayores de 75 años (1/4)

Un bombero administra una vacuna Covid-19 a un anciano, en la estación de bomberos SDIS34 convertida en un centro de vacunación temporal, en Vailhauques cerca de Montpellier el 18 de enero de 2021, durante la campaña de vacunación para personas mayores de 75 años, destinada a frenar la propagación de la pandemia de Covid-19.
Un bombero administra una vacuna Covid-19 a un anciano, en la estación de bomberos SDIS34 convertida en un centro de vacunación temporal, en Vailhauques cerca de Montpellier el 18 de enero de 2021, durante la campaña de vacunación para personas mayores de 75 años, destinada a frenar la propagación de la pandemia de Covid-19. AFP - PASCAL GUYOT
7 min

Francia continúa su campaña de vacunación contra el Covid-19 y ahora el turno es para las personas mayores de 75 años. Durante esta semana, en France 24 les proponemos una serie de reportajes para examinar cómo se está realizando la inoculación en territorio galo, sus tiempos y desafíos. 

Anuncios

En Francia, donde los fallecidos por Covid-19 suman más de 70 mil personas,  la vacunación comenzó el 27 de diciembre del año pasado. Al inicio de la campaña de inoculación se dio prioridad a las personas residentes en hogares de ancianos, a los minusválidos internos en instituciones especializadas y a los empleados sanitarios mayores de 50 años que trabajan con este tipo de pacientes.

El Gobierno de Emmanuel Macron buscaba que el personal sanitario que trabaja en las casas de adultos mayores se convirtiera en una suerte de 'embajador de la vacuna' en un país donde sólo 4 de cada 10 personas se decían dispuestas a inmunizarse, según una encuesta de Ipsos Global Advisor, publicada el 29 de diciembre, dos días después del inicio de la campaña. No todos estaban dispuestos a asumir ese rol.

Según otra encuesta organizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Directores de Establecimientos y Servicios para Personas Mayores (Fnadepa), de sus 1.200 adherentes, sólo un 25% de los trabajadores de hogares de ancianos deseaban ser inmunizados.

Annabelle Vêques, directora de la Fnadepa, citada por el sitio de información 'Mediapart', apoya la corriente minoritaria. Para ella la vacunación es un tema “colectivo”.

“Aunque no sepamos si la vacuna impide transmitir el virus, debemos hacerlo para proteger a los residentes, es una población frágil que representa el 40% de las muertes por Covid-19”, explicó.


 

Malika Belarbi, sindicalista y trabajadora de una casa de reposo en la región de París, citada también por Mediapart, expone en cambio que en la institución donde ella se desempeña un 90% de los trabajadores no quiere inocularse. Las razones: “No hay confianza, no hay perspectiva y no se conoce suficiente sobre los efectos secundarios”.

Ahora un 56% de los franceses desea vacunarse 

Desde este lunes 18 de enero, las personas mayores de 75 años pueden vacunarse en Francia así como los que tienen una enfermedad que los hace vulnerables al Covid-19.

Un nuevo sondeo de Odoxa-Backbone consulting publicado el viernes 15 de enero por la radio pública 'France Info', deja ver que la opinión de la ciudadanía está cambiando. Ahora un 56%  de los franceses tiene la intención de vacunarse contra el Covid-19.

Según el profesor Jean-Daniel Lelièvre, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Henri-Mondor de Créteil (Val-de-Marne), entrevistado por la radio francesa 'RMC', esto se debe a "un cierto número de personalidades que se han hecho vacunar".

De hecho, en las últimas semanas, muchas celebridades se han pronunciado públicamente a favor de la vacunación.

"Estamos comprometidos a vacunarnos lo antes posible para permitir la vuelta a la vida normal y la realización de competiciones deportivas profesionales y amateurs", defendieron por ejemplo el 13 de enero 130 personalidades del mundo del deporte como el nadador Florent Manaudou, el futbolista Olivier Giroud o el decatleta Kevin Mayer.

Según Odoxa, otro factor que ha motivado el cambio de actitud son los escasos efectos secundarios observados en los pacientes vacunados. La Alta Autoridad de Salud francesa ha explicado que en general, tras las inoculaciones, la mayoría de las personas han experimentado malestar en el sitio del pinchazo, cansancio, dolores de cabeza o musculares, pero son "de una intensidad débil o moderada, y desaparecen después de un día o dos".

El 14 de enero, la misma autoridad reportó que "seis efectos indeseados graves con evolución favorables habían sido observados". Se trata de "cuatro casos de reacciones alérgicas y dos casos de taquicardia".

Finalmente, según Jocelyn Raude, profesora e investigadora en la Escuela de Altos Estudios de Salud Pública, citada por la radio 'France Info', "a medida que la tasa de positividad para las pruebas de detección de Covid-19 realizadas en Francia ha ido en aumento desde finales de diciembre, los discursos sobre el tema de la vacuna han cambiado".

A principios de enero "se tomó conciencia de los beneficios que podría tener esta vacuna. Esta dimensión hasta ahora había quedado un poco olvidada en la ecuación", sentencia la investigadora.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24