Francia refuerza protocolos ante la propagación de variantes de Covid-19

De ahora en adelante cada test positivo por Covid-19 en Francia será objeto de cribado para determinar si un paciente está contagiado con alguna variante del coronavirus.
De ahora en adelante cada test positivo por Covid-19 en Francia será objeto de cribado para determinar si un paciente está contagiado con alguna variante del coronavirus. Ludovic MARIN AFP/Archives

La Dirección General de Salud (DGS) envió este 7 de febrero una circular a todos los profesionales de la salud del país ante la propagación de las nuevas variantes británica, brasileña y sudafricana. La nueva estrategia incluye más tests y un aislamiento prolongado.

Anuncios

Una estrategia para evitar una nueva ola de contagios. Aunque "la circulación es actualmente minoritaria" en el caso de las tres variantes de Covid-19 conocidas como británica, brasileña y sudafricana, estas representan "un riesgo". Así reza el escueto y urgente comunicado de tres páginas de la Dirección General de Salud francesa.

Entretanto, cada vez se elevan más voces de expertos que alertan por un posible aumento de los casos. Por ejemplo, el epidemiólogo Arnaud Fontanet, miembro del consejo científico que asesora al Ejecutivo francés en la epidemia, explicó en entrevista al semanario 'JDD' que "la variante británica será mayoritaria alrededor del 1 de marzo".

Cada test positivo será sometido a un cribado

Tres ejes tiene este protocolo reforzado. El primero es la generalización del cribado de las variantes. A partir de ahora todo test positivo, que sea PCR o antígeno, será objeto de un segundo test PCR en menos de 36 horas. Esto con el fin de determinar si se trata o no de una de las variantes.

El laboratorio encargado del cribado informará al laboratorio donde se realizó la primera prueba si se trata o no de un contagio con alguna de las nuevas variantes y este tendrá que avisar al paciente.

En el caso de un test de antígeno positivo, el paciente tendrá que hacerse un test PCR.

Además, se recomienda a todas las personas que regresan de un viaje, que estuvieron en contacto con alguna persona que viajó recientemente o que vivan en una zona donde se constante una "brusca incidencia" (del virus), que se realicen un test PCR.

Reforzar la alerta para romper la cadena de transmisión

Las labores de rastreo de los casos también deben ser reforzadas. La DGS pide no esperar a que se realice el secuenciamiento genético que sigue al test PCR de cribado, y que permite un confirmación más de que se trata de una de las variantes, para iniciar el rastreo.

"La prioridad es el aislamiento sin espera de los casos" así como hacer una lista rápida de los posibles contactos. Estos últimos tendrán que someterse a un test PCR. En caso de resultar negativo tendrá de todas formas que aislarse durante 7 días y realizarse un nuevo test al término de ese periodo.

En este caso se le pedirá a los posibles contactos identificados que ellos mismos alerten a todas las personas con quienes estuvieron en contacto próximo.

Una técnica de laboratorio trabaja en la secuenciación del genoma del coronavirus SARS-CoV-2 y sus variantes, en el Centro Nacional de Referencia francés sobre virus respiratorios infecciosos del Instituto Pasteur, el 21 de enero de 2021.
Una técnica de laboratorio trabaja en la secuenciación del genoma del coronavirus SARS-CoV-2 y sus variantes, en el Centro Nacional de Referencia francés sobre virus respiratorios infecciosos del Instituto Pasteur, el 21 de enero de 2021. © Christophe Archambault / AFP

Así será la protección a los pacientes contagiados con alguna de las nuevas variantes

Para quienes hayan dado positivo por alguna de las variantes brasileña o sudafricana, habrá una vigilancia especial de su periodo de cuarentena que ahora es de 10 días. Esta se traduce por visitas a domicilio por parte de la Agencia Regional de Salud (ARS).

El objetivo es también brindar una alternativa para pasar ese periodo en caso de que la situación de un paciente no lo permita. Por ejemplo, que vivan con personas con problemas de salud, o en espacios reducidos y con varios miembros de su familia.

Una vez pasados los 10 días, el paciente tendrá que realizarse un test. En caso de que este siga siendo positivo tendrá que mantenerse aislado 7 días más.

Cabe mencionar que estas nuevas disposiciones impactan también el nuevo protocolo para los colegios que comenzó a regir el pasado 1 de febrero. Basta un solo caso de variante brasileña o sudafricana identificado, se trate de un estudiante o de uno de los padres o de sus hermanos, para decretar el cierre de una clase y tanto los profesores como los alumnos tendrán que realizarse un test PCR.

Sin embargo, el Sindicato de Médicos Escolares y Universitarios (SNMSU-Unsa) pidió, en un comunicado este lunes, el cierre de todos los colegios por las próximas cuatro semanas para mitigar la circulación del virus. Según este, los alumnos "son un eslabón activo de la cadena de transmisión, sobre todo desde la aparición de las nuevas variantes".

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24