Francia supera el umbral de las 80.000 muertes por Covid-19

Una enfermera atiende a un paciente con Covid-19 en un hospital en Bobigny, Francia. 8 de febrero de 2021.
Una enfermera atiende a un paciente con Covid-19 en un hospital en Bobigny, Francia. 8 de febrero de 2021. © Bertrand Guay / AFP

Los fallecimientos relacionados con el coronavirus en Francia aumentaron en las últimas 24 horas, llegando a 80.147 muertes registradas desde el inicio de la pandemia. Los contagios por el virus superan los 3,4 millones de casos.

Anuncios

Las autoridades francesas registraron este martes 436 muertes por coronavirus en hospitales y 288 decesos en residencias para adultos de la tercera edad, sumando así 80.147 fallecimientos en todo el país.

En paralelo, la Asamblea Nacional votó favorablemente (278 votos a favor, 193 en contra y 13 abstenciones) para extender hasta el próximo 1 de junio el estado de emergencia sanitaria, que permite al Gobierno tomar medidas draconianas y restringir ciertas libertades en el marco de la pandemia.

Con el estado de emergencia, el Gobierno francés tiene una base legal para imponer toques de queda, la restricción o prohibición de viajes, manifestaciones o aperturas de establecimientos, así como el confinamiento parcial o total de la población.

Francia tiene la esperanza de que el toque de queda vigente desde el 15 de diciembre y el programa de vacunación que ya ha inoculado a más de 2 millones de personas, sean medidas suficientes para frenar los contagios y evitar un tercer cierre nacional.

Un estado de emergencia que genera rechazo

La izquierda y la derecha se opusieron cuando se dio luz verde en la Asamblea Nacional a la extensión del estado de emergencia hasta el 1 de junio.

El estado de emergencia sanitaria en Francia estuvo vigente del 23 de marzo al 10 de julio de 2020, y luego se restableció el 17 de octubre. Más tarde, el Parlamento prolongó la medida hasta el 16 de febrero y este martes hasta el 1 de junio.

Los votos en contra fueron casi todos de los diputados de la mayoría. Esta negativa representa el cansancio de los franceses que no pueden trabajar, viajar, estudiar ni hacer una vida normal.

Según medio locales, algunos diputados también rechazan la medida porque es una especie de “dictadura” que concentra el poder “en manos de un hombre”. Según el diputado François Ruffin, “se trata de un Consejo de defensa anónimo” que toma decisiones estratégicas.

La Asamblea Nacional de Francia se prepara para modificar su propio reglamento interno el 1 de marzo, con el fin organizar su trabajo “en tiempos de crisis”.

Con AFP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24