Tras condena, Sarkozy anuncia que está listo para demandar a Francia ante tribunal europeo

Archivo: El expresidente Nicolás Sarkozy, el 30 de noviembre de 2020, llegando a la corte de París.
Archivo: El expresidente Nicolás Sarkozy, el 30 de noviembre de 2020, llegando a la corte de París. AFP - BERTRAND GUAY

En exclusiva para el diario francés 'Le Figaro', el expresidente Nicolás Sarkozy declaró este martes que está listo para ir hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para demostrar su inocencia. Esta fue su primera declaración pública después de que los jueces lo declararan culpable de corrupción y tráfico de influencias.

Anuncios

Determinado y con espíritu de lucha. Así lo anuncia el medio francés que recibió las primeras declaraciones del exgobernante luego de haber recibido sentencia por intento de soborno y tráfico de influencias.

"Apelé la decisión, tal vez tenga que continuar esta lucha hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos", dijo Sarkozy al periódico 'Le Figaro'. "Sería doloroso para mí tener que hacer que mi propio país sea condenado, pero estoy listo porque ese sería el precio de la democracia". 

En la entrevista, realizada por los periodistas Stéphane Durand-Souffland y Marion Mourgue, el exmandatario de 66 años dice que no aceptará que lo condenen por lo que no hizo. 

Sarkozy dijo que siempre ha mantenido su fe puesta en el triunfo de la ley y la justicia, como es propio del Estado de derecho. También expresó que cuando se rompen estas reglas, como en su caso, su indignación y determinación se multiplican. El exjefe de Estado manifestó además ser consciente de que esta será una lucha a largo plazo, pero que se siente apoyado por numerosos observadores franceses y extranjeros que dicen estar consternados con lo que está ocurriendo.

Condenado a tres años de cárcel por intento de soborno y tráfico de influencias

El 1 de marzo, un tribunal lo sentenció a tres años de cárcel, dos de ellos en suspensión y uno en firme. El exmandatario seguirá libre mientras apela, si luego de ello pierde el proceso es posible que en vez de ir tras las rejas deba cumplir un año de casa por cárcel con un dispositivo electrónico. 

Sarkozy fue declarado culpable de corrupción luego de intentar sobornar, junto a su abogado Thierry Herzog, al magistrado Gilbert Azibert, ofreciéndole un alto cargo en el Consejo de Estado de Mónaco a cambio de información privilegiada sobre una investigación en su contra por los fondos para su primera campaña presidencial en 2007. Sarkozy,  que fue acusado de recibir pagos ilegales de la heredera de L'Oreal, Liliane Bettencourt, pretendía que el magistrado le contase sobre el proceso.

Esta sentencia constituye de por sí un golpe para el político retirado, que todavía tiene un papel influyente en la política conservadora francesa. Este caso, denominado “escuchas” se suma a la larga lista de problemas legales que Sarkozy tiene a cuestas.

El caso L’Oréal: el escándalo de la heredera

En este, el caso que desencadenó la condena del tribunal, Sarkozy fue absuelto en 2013 luego de una larga disputa en la que se indagó sobre la supuesta aceptación de pagos ilegales por parte de la heredera de L’Oréal, Liliane Bettencourt, quien contribuyó a su campaña presidencial del 2007. En este proceso también fue acusado de aprovecharse de la debilidad mental de la octogenaria. 

Dos años después de la absolución, una corte en Bordeaux también declaró inocente a Éric Woerth, antiguo ministro del Presupuesto y tesorero del partido UMP, y también implicado, citando una falta de evidencia a pesar “de fuertes sospechas” de que los pagos se habían realizado.

La supuesta contribución de Gaddafi

Saif al-Islam, el hijo del desaparecido dictador libanés Muammar Gaddafi, fue el primero en hacer públicas las acusaciones en 2011, afirmando que Sarkozy -en ese momento presidente de Francia- debería “devolver el dinero que le quitó a Libia para financiar su campaña electoral”.

Las denuncias dan cuenta de la presunta aceptación de Sarkozy de maletas llenas de millones de euros en efectivo para la campaña electoral del político en el 2007. Un año después, el sitio web de investigación Mediapart publicó un documento donde se alegaba que el dictador había aceptado apoyar a Sarkozy hasta con 50 millones de euros. El exmandatario negó las acusaciones diciendo en una entrevista del 2018 que: “No existe ni siquiera el menor indicio de prueba”.

El "caso Bygmalion"

A finales de marzo, Sarkozy deberá comparecer nuevamente ante un tribunal por acusaciones de financiamiento ilegal para su campaña de reelección presidencial de 2012, que culminó con la victoria de su rival socialista, François Hollande.

La acusación asegura que el partido Conservador del exjefe de Estado, antes conocido como Unión por un Movimiento Popular (UMP), ocultó junto a la empresa de relaciones públicas Bygmalion, 20 millones de euros de los costos de su campaña. El expresidente negó los señalamientos.

Consultoría rusa

El 15 de enero de este año, la Fiscalía Financiera de Francia abrió una investigación previa por tráfico de influencias y presuntas actividades delictivas de lobby, a favor de oligarcas rusos cuando Sarkozy fue asesor de una firma aseguradora de ese país.

El sitio web Mediapart afirmó que la investigación se enfocó en un pago realizado por una empresa de seguros rusa, Reso-Garantia, por tres millones de euros en 2019, mientras Sarkozy trabajaba como asesor. La indagación verifica si el expresidente actuó únicamente como consultor, lo cual sería totalmente legal, “o si se involucró en actividades de lobby potencialmente criminales en nombre de los oligarcas rusos”. 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24