Justicia francesa confirma sentencia en el caso de los implantes mamarios defectuosos PIP

Un implante mamario fabricado con gel de silicona defectuoso por la empresa francesa Poly Implant Prothèse (PIP) fue extraído de una paciente en una clínica en Niza, Francia. 21 de diciembre de 2011.
Un implante mamario fabricado con gel de silicona defectuoso por la empresa francesa Poly Implant Prothèse (PIP) fue extraído de una paciente en una clínica en Niza, Francia. 21 de diciembre de 2011. © Eric Gaillard / Reuters

Miles de mujeres serán indemnizadas luego de que el Tribunal de Apelación de París confirmara este jueves 20 de mayo la responsabilidad de la empresa certificadora alemana TÜV Rheinland, en el caso de las prótesis mamarias defectuosas de la compañía francesa PIP.

Anuncios

Se trata de un escándalo que empezó hace dos décadas. La decisión de la corte parisina le abre el camino a miles de personas que sufrieron daños físicos con los productos de la empresa francesa PIP (Poly Implant Prothèse), la cual vendió un millón de prótesis mamarias entre 2001 y 2010, fabricadas con rellenos industriales baratos y que, con el tiempo, se rompieron en el interior del cuerpo de muchas mujeres.

El Tribunal de Apelación de París consideró que la empresa certificadora alemana TÜV Rheinland cometió negligencia al validar como seguros dichos implantes. La silicona con la que fueron hechos se filtró en el cuerpo de miles de mujeres, llegando a afectar ganglios linfáticos, pulmones y otros órganos. Entre otros efectos secundarios se ha registrado dolor en las extremidades, depresión y fatiga.

Un implante mamario hecho con gel de silicona defectuoso, fabricado por la empresa francesa Poly Implant Prothèse (PIP), fue extraído de una paciente en una clínica de Niza, Francia. 5 de enero de 2012.
Un implante mamario hecho con gel de silicona defectuoso, fabricado por la empresa francesa Poly Implant Prothèse (PIP), fue extraído de una paciente en una clínica de Niza, Francia. 5 de enero de 2012. © Eric Gaillard / Reuters

Durante diez años, PIP comercializó los implantes mamarios rellenos de silicona industrial y, gracias a la certificación de la compañía alemana pudo colocarles el sello europeo de calidad CE para distribuirlos en más de 60 países.

Se estima que la cantidad de víctimas en el mundo alcanza las 400.000, entre ellas miles de mujeres latinoamericanas.

Colombia y Venezuela, entre los países con más afectadas por los implantes PIP

La certificadora alemana TÜV Rheinland, encargada de aprobar la calidad de los productos de la empresa PIP, argumentó haber sido víctima de fraude por parte de dicha firma.

En noviembre de 2020, Christelle Coslin, una de las abogadas de TÜV Rheinland, rechazó toda responsabilidad. Durante una audiencia en noviembre explicó que PIP “hizo todo lo posible para engañar a los pacientes, pero también a las autoridades sanitarias y al organismo verificador TÜV”.

En 2013, la empresa alemana ya había sido declarada culpable por “incumplir sus deberes de control y vigilancia” y tuvo que indemnizar a seis distribuidores y a cerca de 1.700 víctimas.

Luego, en 2015, el tribunal de apelación de Aix-en-Provence, en el sur de Francia, revocó esta sentencia y eximió de toda responsabilidad al certificador alemán. Sin embargo, en 2018 el Tribunal Supremo anuló la decisión y remitió el caso al Tribunal de Apelación de París.

Ahora, en este último caso planteado por unas 2.500 mujeres afectadas, TÜV Rheinland tendrá que indemnizar a cada una de las víctimas con 3.000 euros.

Este pago será provisional, pues el abogado francés Olivier Aumaître, que defiende a cerca de 20.000 afectadas, agrupadas en la Asociación Mundial de Víctimas de Implantes PIP (PIPA en inglés), solicitó entre 17.000 y 70.000 euros en función del grado de perjuicio sufrido por cada mujer. Por ahora, las indemnizaciones finales para el primer grupo de víctimas se conocerán en septiembre.

“Hoy es el día de la victoria para las víctimas de trasplantes fraudulentos en todo el mundo”, dijo Aumaître tras conocerse la decisión de la corte parisina este jueves.

Pero el reparo económico para este grupo de afectadas es apenas una pequeña parte de las casi 400.000 personas que sufrieron daños por los implantes de PIP. Según datos publicados por PIPA, los países donde más se han registrado casos de ruptura de prótesis mamarias son: Colombia (60.000), Venezuela (40.000), Reino Unido (50.000), Francia (30.000), España (18.000) Brasil (12.000), Italia (10.000), México (10.000), Argentina (12.000), Australia (6.000), entre otros.

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24