Saltar al contenido principal
Historia

La historia por la que Julian Assange lleva una década en la mira de EE.UU.

© France 24

Amado y odiado. Julian Assange ha suscitado la admiración y el resquemor social desde que ganó fama mundial por haber expuesto cientos de miles de informaciones confidenciales, a través del sitio web que él mismo fundó en 2006: WikiLeaks. Actualmente enfrenta el juicio en Londres donde se juega su extradición a Estados Unidos. 

Anuncios

Cuatro años después de haber fundado WikiLeaks, Julian Assange hizo una de las publicaciones más impactantes que puso en jaque al gobierno de Barack Obama. Se trató, primero, de la divulgación de 77.000 documentos militares y, meses más tarde, la publicación de 400.000 informes sobre la guerra en Irak. El mundo pudo ver imágenes de torturas y asesinatos deliberados a civiles por parte de los soldados norteamericanos.

Su arriesgada maniobra, en nombre de lo que Assange denominó "traer a la luz las políticas de gobierno de conspiración y miedo" le valió ser el hombre del año de la revista 'Time' en el 2010. 

La entonces secretaria de Estado de Estados Unidos pidió que la Justicia condenara a Assange. Pero sus advertencias no lo hicieron flaquear. Al contrario, fortaleció su plataforma de Internet para no solo exponer acciones cuestionables de diferentes gobiernos, sino también de poderosos grupos corporativos.

Foto de archivo de Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres. 18 de agosto de 2014.
Foto de archivo de Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres. 18 de agosto de 2014. John Stillwell / Reuters

Assange denunció en aquel comienzo de año 2011 que grandes corporaciones estaban vendiendo a diferentes gobiernos los sistemas que la Stasi alemana hubiera soñado tener en la década de 1980. Es decir, la forma de vigilar y controlar la información de cada persona, sin importar quién fuera, a través de sus celulares, correos electrónicos y redes sociales.

Las preocupaciones legales de Assange comenzaron en 2010, tras una visita a Suecia 

Assange llegó a Suecia en 2010 interesado por sus leyes de protección para los informantes y viendo este como el lugar ideal para montar una base de WikiLeaks. 

Durante su estancia, no solo participó en una amplia conferencia, sino también conoció a dos mujeres que más tarde lo acusaron de violación. Assange negó los alegatos en su contra, arguyendo que ambos encuentros fueron consensuados. Y aunque fue duramente cuestionado, nunca recibió cargos.

Pero en noviembre de 2010 Interpol emitió una orden judicial para el arresto del activista. Se le concedió la fianza un mes después, cuando sus seguidores recaudaron 240.000 libras esterlinas. 

Assange siempre creyó que los esfuerzos para extraditarlo eran parte de una conspiración más amplia para enviarlo a Estados Unidos. Siendo el fundador de WikiLeaks, se enfrenta a procesos por revelar cientos de miles de documentos secretos de diplomáticos y militares de Estados Unidos. En palabras judiciales, Assange se le acusa de violar la Ley de espionaje del país norteamericano, un delito considerado gravísimo. 

;nifestantes sostienen carteles que exigen libertad para el fundador de Wikileaks, Julian Assange, frente a la Opera Garnier durante una protesta en París, Francia, el 17 de febrero de 2020.
;nifestantes sostienen carteles que exigen libertad para el fundador de Wikileaks, Julian Assange, frente a la Opera Garnier durante una protesta en París, Francia, el 17 de febrero de 2020. © Charles Platiau / Reuters

En junio de 2012, dos meses después de que el Reino Unido dictaminara que debería ser extraditado a Suecia, Assange transgredió su fianza y se refugió al interior de la embajada de Ecuador en Londres.

Unos meses después le fue concedido asilo político en esa embajada y con el paso de los años, Suecia archivó y desestimó las investigaciones por violación en su contra, en mayo de 2017.

Assange permaneció encerrado en la embajada hasta abril de 2019, cuando la policía británica entró a la embajada y lo capturó por incumplir su fianza. Assange había completado cerca de 7 años sin salir de allí.

Un mes después, el Reino Unido lo condenó a 50 semanas de prisión por haber incumplido su fianza. Por su parte, Suecia reabrió las investigaciones en su contra por abuso sexual, aunque meses desestimó uno de los casos por falta de evidencias.

El Reino Unido aún debe decidir si extraditará a Assange a Estados Unidos, o si le impondrá cargos de conspiración federal que podrían darle hasta 5 años de prisión. ¿Qué suerte le deparará a uno de los 'hackers' más renombrados de la historia?

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.