Arte+France 24

Francia: cuando los árboles tienen sed y se enferman, el bosque arde

Tres años de sequía están provocando la extinción del bosque de los Vosgos y aumentando el riesgo de incendios. Y el calentamiento global no da pistas optimistas del futuro.
Tres años de sequía están provocando la extinción del bosque de los Vosgos y aumentando el riesgo de incendios. Y el calentamiento global no da pistas optimistas del futuro. © ARTE

Tres años de sequía están provocando la extinción del bosque de los Vosgos y aumentando el riesgo de incendios. El Departamento nacional de Bosques encontró en 2020 que en Francia había más de 218.000 hectáreas de bosques afectados por este debilitamiento inédito. ¿Qué está pasando?

Anuncios

Incendios voraces en pleno invierno, un llamado inusual al que han tenido que responder los bomberos en el Gran Este. No quieren que en Francia se repita la dolorosa historia por la que ya pasaron Australia o California, con incendios devastadores e incontrolables.

A causa de las sequías y las olas de calor de los tres últimos años, los incendios forestales se multiplican. Para prevenir futuros incendios, en el Gran Este se supervisa de cerca el estado de los árboles y se lleva un minucioso registro de las especies moribundas, que representan un peligro para el resto del bosque. 

La otra lucha se da a nivel casi microscópico: el escolítido, un parásito que se instala en árboles débiles y puede secarlos gradualmente hasta dejarlos sin vida, es un crudo enemigo. 

Ahora el miedo para los cuidadores de bosque es el calentamiento global en las próximas décadas, porque un grado significa para ellos la aniquilación de muchos bosques que no se podrían adaptar. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24