Arte+France 24

'El teléfono del viento', una forma de aliviar el dolor que dejó el tsunami en Japón

Captura de pantalla en la que se observa a una persona ingresando a la cabina del 'teléfono del viento' en Otsuchi, Japón
Captura de pantalla en la que se observa a una persona ingresando a la cabina del 'teléfono del viento' en Otsuchi, Japón © ARTE

En Otsuchi, una localidad ubicada en la prefectura japonesa de Iwate, un pequeño jardín tiene una particular cabina telefónica. Dentro de ella, un teléfono desconectado que recibe a diario visitantes que buscan 'hablar' con los seres queridos que perdieron durante el tsunami que golpeó al país en 2011. La iniciativa es una terapia para sobrellevar el dolor.

Anuncios

La iniciativa fue desarrollada por Itaru Sasaki, un habitante de Otsuchi que en 2010, un año antes del tsunami, había perdido a su primo por un tipo de cáncer. Tras el suceso, la cabina se convirtió en un fenómeno colectivo. 

Transcurridos casi 10 años de aquel evento, seis cuadernos con mensajes han sido llenados a plenitud. Cada día, Itaru suele leer cada palabra para entender qué piensan los visitantes. 

El Tsunami de 2011, causado por el terremoto que también provocó el accidente en la planta nuclear de Fukushima, mató a casi el 10 % de la población de Otsuchi de inmediato. El fenómeno dejó al menos 1.300 personas muertas, pero unos 500 cuerpos nunca fueron encontrados. Por ello, para los lugareños “son almas en pena”. 

El 'teléfono del viento' ha servido para que una parte de la población japonesa se anime a exteriorizar su dolor. No es común que los japoneses expresen sus flaquezas al público al considerar que la psiquiatría y el psicoanálisis no están tan desarrollados como en Europa. 

En la actualidad, una parte del pueblo fue reconstruida sobre una colina. Tras permanecer varios años en albergues, hoy algunos ciudadanos han recibido ayudas gubernamentales para edificar una nueva vivienda. 

El Gobierno, como parte del proceso de reconstrucción y de alivio del temor, construye un muro para evitar que la población vuelva a ser afectada por un tsunami. La estructura de hormigón se levanta unos 15 metros del suelo y contará con 400 kilómetros de extensión en la que se han invertido alrededor de 11.000 millones de euros.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24