Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

Según ecologistas, lo peor en Australia está por venir

© France24

Ecologistas advierten de que lo peor en Australia está por venir ya que los incendios -además de acabar con la vida de miles de animales- están acabando con sus hábitats. En noticias positivas para el planeta, varios países iniciaron el 2020 con prohibiciones a bolsas plásticas y productos que dañan el medio ambiente. Y París cuenta con un nuevo tipo de supermercado que vende productos desechados por otras grandes superficies, pero que están en perfecto estado. Una manera de reducir el despilfarro de comida en el mundo que supone un 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Anuncios

Australia vive desde hace dos meses en un infierno de calor y llamas. Los incendios que se desataron en septiembre han matado a al menos 27 personas, destruido más de 2.000 casas y han obligado a miles de personas a evacuar. La destrucción de hectáreas aumenta con el paso de las horas, pero hasta la fecha de publicación de este artículo se habían quemado más de 10,3 millones de hectáreas.

El impacto ambiental de esta catástrofe es difícil de calcular a estas alturas, con focos de llamas aún activos en varios lugares del sureste del país. Sin embargo, hace unos días varios medios publicaban que unos 480 millones de animales habían muerto a causa del fuego. Estas cifras necesitan una precisión.

Ese número es el resultado de un estudio hecho en 2007 por un profesor de la Universidad de Sídney para el Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF. En este informe calcularon la cantidad de animales que se habrían visto afectados por la tala de bosques permitida entre 1998 y 2005 por el Gobierno del estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado actualmente por el fuego. De este estudio salió que en cada hectárea había una media de 17,5 mamíferos, 20,7 aves y 129,5 reptiles. Esta cantidad de animales se multiplicó por el área afectada por los incendios, que hasta esa fecha era de unos tres millones de hectáreas en Nueva Gales del Sur.

El 8 de enero de 2020 el profesor Christopher Dickman, autor del estudio inicial, revisó su estimado. Según Dickman, la cifra de animales muertos en los incendios llegaría a los 800 millones solo en Nueva Gales del Sur. A nivel nacional, los animales afectados superarían los 1.000 millones.

De todos modos, ecologistas advierten de que lo peor está por venir, ya que los incendios -además de acabar con los animales- están acabando con sus hábitats. Algo que a corto, medio y largo plazo causará más muertes entre la fauna australiana. A esto, se le suma el hecho de que al verano en el hemisferio sur aún le quedan dos meses por delante de altas temperaturas y poca lluvia. Mientras tanto, miles de personas en Australia piden un cambio en las políticas ambientales del primer ministro Scott Morrison.

Año nuevo, leyes nuevas

Comenzó el 2020 y con él entraron en vigor nuevas leyes que tienen como objetivo reducir la huella ambiental del ser humano en la tierra.

En Ciudad de México, hogar de unos 20 millones de personas, se prohibió desde el 1 de enero la entrega de cualquier bolsa plástica de un solo uso. Las tiendas que violen esta medida estarán sujetas a multas de entre 2.000 y casi 9.000 dólares. Para 2021, la ley vetará también pitillos o pajitas plásticas, cápsulas de café y otros objetos plásticos de un solo uso.

También en Tailandia, sexto país que más contamina el mar con basura, una nueva ley prohíbe la distribución de bolsas plásticas en supermercados. La idea es que el año que viene la prohibición sea total.

Por otro lado, Palau, un pequeño archipiélago entre Filipinas y Papúa Nueva Guinea que tiene menos de 20.000 habitantes, quiere proteger su mayor tesoro: los arrecifes de coral. Por eso, se convirtió en el primer país en prohibir todos los bloqueadores solares que contengan ingredientes tóxicos para los corales. Entre ellos la oxibenzona y el octinoxato, dos de los más comunes en estas cremas.

Francia implementó la prohibición de usar algunos objetos plásticos de un solo uso como platos y vasos, cubiertos, pitillos plásticos o bastoncillos para los oídos. La implementación de la ley tendrá un periodo de adaptación de seis meses hasta que los productos ya fabricados puedan venderse.

París estrena un supermercado que lucha contra el desperdicio

Desde noviembre de 2019, la capital francesa cuenta con un nuevo tipo de supermercado que vende productos rechazados por las grandes superficies por defectos en su forma, su etiquetado o cuya fecha de vencimiento esté cercana. Es una manera más de luchar contra el desperdicio de alimentos. En el mundo, alrededor de un tercio de la comida producida termina pudriéndose, lo que contribuye en un 8% al total de emisiones de gases de efecto invernadero. Este concepto de tienda llega cuando se discute en Francia una ley para prevenir el despilfarro que busca, entre otras cosas, incitar la venta de alimentos sin envase y prohíbe la destrucción de productos no alimenticios que no se hayan vendido. Nuestra periodista en París, Natalia Ruiz, visitó uno de estos novedosos mercados.
 

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.