Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

Los refugiados climáticos no podrán ser repatriados si sus vidas corren peligro

© France 24

Una histórica sentencia de la ONU del 20 de enero indica que los Estados estarían incumpliendo sus obligaciones con los derechos humanos si devuelven a una persona a un país en el que la crisis climática ponga en peligro su vida o la ponga en riesgo de recibir un trato cruel, inhumano o degradante. En France 24 hablamos con la portavoz regional de ACNUR para México y Centroamérica, una de las regiones que más está sufriendo los efectos de la sequía causada por el cambio climático.

Anuncios

Es una sentencia que podría cambiar la manera en la que los países optan por lidiar con los efectos del cambio climático y que se dio a raíz del caso de Ioane Teitiota, un ciudadano del pequeño país de Kiribati -una isla en el Pacífico Sur- que demandó a Nueva Zelanda en 2016 ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU por haber denegado su petición de refugiado climático y haberlo repatriado a su país de origen. Teitiota, que había emigrado a Nueva Zelanda en 2010, considera que las condiciones climáticas en su isla natal le obligaron a emigrar.

Como su vida no corría peligro, la petición fue denegada por la ONU que, sin embargo, llegó a la siguiente histórica decisión: el 20 de enero sentenció que los Estados estarían incumpliendo sus obligaciones de derechos humanos si devuelven a una persona a un país en el que la crisis climática ponga en peligro su vida, o la ponga en riesgo de recibir un trato cruel, inhumano o degradante. Esta incluye tanto los sucesos climáticos repentinos, como los que se van desarrollando paulatinamente.


Sobre la sentencia de Naciones Unidas, hablamos con Sibylla Brodzinsky, portavoz regional para Centroamérica y México de la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, quien asegura que esta decisión crea una situación nueva en el mundo y es una señal de alerta y un llamado de atención a los países a que tomen acciones y cooperen entre sí para prevenir o mitigar los efectos que el cambio climático pueda tener sobre sus ciudadanos y sobre personas viviendo en zonas de riesgo que puedan verse obligadas a huir y pedir asilo en otros países del mundo, un escenario que cada vez es más probable. Según el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, el mundo debe prepararse para "millones de desplazados por motivos climáticos" en los próximos años.

Francia pretende que el 50% del combustible para su aviación sea "bio" en 2050

Una de las industrias que más contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero que, a su vez, contribuyen al calentamiento global es la aviación. Representa el 2% de las emisiones globales, el 3% en la Unión Europea y se espera que llegue al 10% en los próximos años.

Francia quiere reducir su huella ambiental en este campo, por eso pretende reemplazar los carburantes tradicionales de la aviación con biocarburantes. En cinco años sería solo el 2% del total, pero su objetivo es alcanzar una sustitución del 50% en 2050. El Gobierno francés recibirá propuestas hasta finales de junio que podrán incluir alternativas viables y duraderas hechas de algas, aceites usados, o desechos alimenticios vegetales.

Según la ministra francesa de Transición Ecológica y Solidaria, Élisabeth Borne, "la sensación de urgencia es compartida por nuestros conciudadanos y esperan acciones. Algunos incluso se plantean no viajar en avión y tenemos que tener en cuenta este cuestionamiento. Entenderlo para poder dar respuestas, para que la aviación continúe siendo una herramienta de intercambios y enlaces. Así que debemos, todos juntos, acelerar la transición energética aérea, para que contribuya a alcanzar la neutralidad de carbono a mediados de este siglo".

Señales de regeneración en los bosques australianos

Tan solo tres semanas después haber sido calcinados, ciertos bosques en Australia están mostrando señales de regeneración. Varios árboles del estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado por las llamas que han arrasado con más de 10 millones de hectáreas en todo el país, tienen pequeños brotes saliendo de los troncos.

Según los ecólogos, el nacimiento de estas ramas es un mecanismo de defensa de los árboles para poder recibir luz y así hacer la fotosíntesis, necesaria para recibir nutrientes en sus troncos. Tras esta primera fase de manejo del trauma inicial por el fuego, y gracias a estos nuevos nutrientes, los árboles tendrán la energía para poder empezar a crear la cobertura de hojas necesaria para reforestar el país, una tarea que tardará varias décadas o siglos en ser una realidad.

Signos de regeneración en algunos bosques de Nueva Gales del Sur, el estado más afectado por los incendios en Australia.
Signos de regeneración en algunos bosques de Nueva Gales del Sur, el estado más afectado por los incendios en Australia. © France 24

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.