Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

La hora del planeta: 60 minutos de ahorro energético y solidaridad

© France 24

El 28 de marzo se celebra la Hora del Planeta. Son 60 minutos, desde las 8:30 p.m. hasta las 9:30 p.m. (de cualquiera que sea tu zona horaria), en los que se nos pide que apaguemos las luces para ahorrar energía. Pero este año el gesto adquiere un nuevo significado y pretende lanzar un mensaje de esperanza al mundo: en estos tiempos de pandemia "todo irá bien". Tu celular es la herramienta, el código morse es el lenguaje. ¡#QuédateEnCasa!

Anuncios

El sábado 28 de marzo tenemos una razón más para salir a nuestras ventanas, balcones o terrazas y lanzar un mensaje de esperanza: "Apaga la Luz. Todo irá bien". Este último en referencia a un mensaje que se ha visto en balcones y terrazas sobre todo en Italia y España durante la cuarentena por el coronavirus.

Y este mismo mensaje es el que WWF, la ONG que organiza mundialmente la Hora del Planeta, pide que lancemos desde nuestros teléfonos celulares utilizando una aplicación de linterna con código morse desde las 8:30 p.m. hasta las 9:30 p.m., una hora en la que también se nos pide que apaguemos las luces para ahorrar las emisiones producidas por el consumo eléctrico. 

Hora del Planeta
Hora del Planeta © France 24

El Covid-19 le da un respiro al planeta Tierra

Ahora que más de 2.000 millones de personas tienen que cumplir con aislamientos obligatorios por la pandemia de Covid-19 es la oportunidad de unirnos en un solo discurso de solidaridad: solidaridad entre humanos y solidaridad con los animales y plantas del planeta. 

Fauna y flora han visto cómo sus hábitats han estado libres de todo tipo de contaminación debido al freno que ha traído el coronavirus y, poco a poco, han ido surgiendo videos y fotos de animales retomando territorios que habían tenido que abandonar por la presencia humana. 

Los canales de Venecia volvieron a tener aguas transparentes y el aire de regiones como Hubei en China o en el norte de Italia volvieron a estar libres de agentes contaminantes.

La Agencia Espacial Europea reveló una secuencia de imágenes en las que se ve la dramática reducción de los niveles de dióxido de nitrógeno en las principales ciudades chinas desde el 20 de diciembre de 2019 hasta el 16 de marzo de este año. Este gas contaminante se produce al interior de motores de combustión y se usa como indicador del nivel de polución de las ciudades. Esta reducción en la contaminación también sucedió al norte de Italia, la región más industrial del país europeo y también la más afectada por el brote de coronavirus. Curiosamente estos datos fueron revelados días antes del Día Mundial de la Meteorología, que se celebra cada año el 23 de marzo. 

La población de rinocerontes africanos está en aumento

Según la actualización de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza de Especies Amenazadas, el número de rinocerontes negros africanos ha incrementado en un 2,5% cada año entre 2012 y 2018 hasta dejar una población total de 5.630 ejemplares. De acuerdo a UICN, este aumento se debe a medidas estrictas de protección de estos animales, pero llaman a tomarse estos resultados con cierta dosis de cautela. 

"Si bien los rinocerontes de África no están, de ninguna manera, a salvo de la extinción, la lenta y continua recuperación de las poblaciones de rinocerontes negros es un testimonio de los inmensos esfuerzos realizados en los países en los que se encuentra la especie, y un poderoso recordatorio para la comunidad mundial de que la conservación funciona. Al mismo tiempo, es evidente que no hay espacio para la complacencia, ya que la caza furtiva y el comercio ilegal siguen siendo amenazas agudas", dijo la Dra. Grethel Aguilar, directora general interina de la UICN.

"Es esencial que continúen las medidas en curso de lucha contra la caza furtiva y la gestión intensiva y proactiva de las poblaciones, con el apoyo de agentes nacionales e internacionales", agregó Aguilar.

A pesar de estos datos alentadores, el rinoceronte blanco del norte sigue en peligro crítico. Solo quedan dos hembras vivas: Najin y Fatu. Esta subespecie es más vulnerable a la caza furtiva ya que tiene cuernos más grandes y prefiere hábitats más abiertos, por lo que es más fácil de localizar que el rinoceronte negro. Sin embargo, hay algo de esperanza para salvar a la especie: el año pasado científicos lograron crear tres embriones con óvulos de estas dos hembras y semen extraído de Sudán, el último macho de la especie, que falleció en marzo de 2018. Estos embriones serán implantados en una hembra de otra subespecie en los próximos meses, ya que ni Najin ni Fatu pueden llevar a cabo un embarazo exitoso por motivos de salud.

La misión que nos lleva a lo más profundo del océano Índico, suspendida por el Covid-19

La investigación científica también ha sucumbido a la pandemia de coronavirus. A partir del 16 de marzo, y durante cinco semanas, varios científicos tenían planeado viajar a la llamada 'zona de medianoche' en el océano Índico, uno de los menos investigados del planeta. Sin embargo, tuvieron que postergar la misión hasta que el brote de Covid-19 le dé al mundo un respiro.

Una vez se retome, la expedición -que se sumergirá a unos 11km- observará la región más honda de la zona Hadal, que va desde los 6.000 hasta los 11.000 metros de profundidad. Un lugar donde la luz casi no llega, pero aún es posible que haya organismos con vida. 

Según Rob McCallum, líder de la expedición y de la nave nodriza Pressure Drop, "si aceptamos que las profundidades del océano son el hábitat biológico del planeta más grande que existe, y que solo tenemos este vehículo, esta nave que nos puede llevar a la mitad más profunda, te das cuenta de que esta (nave) es la clave que revelará los secretos de la zona Hadal".

Este viaje submarino tomará unas cuatro horas y para aguantar la tremenda presión del agua, la nave subacuática tiene un caparazón de titanio de nueve milímetros y almacena oxígeno que en caso de emergencia duraría hasta 96 horas. 

La misión pretende hacer un mapa de la región, así como definir la existencia de nuevas especies y ver si los impactos del ser humano -como por ejemplo la contaminación plástica o los efectos del cambio climático-, llegan hasta ahí. Los resultados de esta misión se combinarán con los recolectados en agosto del año pasado, cuando otra expedición se sumergió a los puntos más profundos de cada uno de los cinco océanos del mundo.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.