Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

Ambientalistas y científicos califican de "peligroso" el último documental de Michael Moore

© France 24

¿Y si lo que hemos llamado hasta ahora energías renovables y proyectos de economía verde son solo una excusa más del ser humano para preservar un estilo de vida insostenible y no para salvar el planeta? Es la controvertida pregunta que lanza el más reciente documental del productor y cineasta estadounidense Michael Moore. Ambientalistas y científicos califican la película de "peligrosa y engañosa".

Anuncios

Para el 50° aniversario del Día de la Tierra, el director y productor de cine estadounidense Michael Moore, conocido por sus polémicos documentales, puso a disposición del público de manera gratuita su nueva película como productor ejecutivo, llamada 'Planeta de los Humanos' en la que se cuestiona la efectividad de las energías renovables.

Para el director del documental, Jeff Gibbs, la pandemia ha demostrado que no es necesario cambiar radicalmente nuestra manera de generar o consumir energía, sino que quizás, solo hay que bajarle el ritmo a nuestra actividad. Estas afirmaciones han levantado ampollas en los ámbitos del activismo ambiental y científico que categorizan la cinta de "peligrosa, engañosa y destructiva" y piden que se retire de las plataformas de video donde está disponible.

El documental argumenta que los vehículos eléctricos y la energía solar no son confiables, ni efectivos y que dependemos de todos modos de los combustibles fósiles para tener una fuente energética consistente.

Estas conclusiones han enfurecido a los defensores de estas alternativas energéticas que enviaron una carta al propio Moore exigiendo una disculpa y que rectifique la información dada en el documental que, a fecha del 6 de mayo, había superado los seis millones y medio de visualizaciones en YouTube.

La vigilancia contra la caza furtiva en Sudáfrica no cesa durante la pandemia

Pese a la estricta cuarentena nacional que existe en Sudáfrica por el brote de coronavirus, los encargados del Parque Nacional Kruger, al noreste del país, siguen trabajando sin descanso.

Su objetivo es asegurarse de que ningún cazador furtivo se acerque a los animales de la reserva. A pesar de estar cerrado al público, la cantidad de guardianes no ha disminuido. De hecho, la falta de turistas que podrían alertar de actividad sospechosa hace que hayan aumentado la vigilancia.

Al peligro omnipresente de la caza furtiva para alimentar la demanda en el mercado asiático de cuerno de rinoceronte, las cuarentenas han añadido nuevas amenazas: por un lado, la caza por supervivencia.

Muchas personas se han quedado sin trabajo por la pandemia y esto hace que necesiten cazar para poder subsistir. Eso ha hecho que se refuerce la seguridad tanto por aire como por tierra. Por otro lado, la falta de turistas amenaza la viabilidad de la reserva, que subsiste gracias a las tarifas que pagan los visitantes para acceder al recinto.

La industria de safari en Sudáfrica está preocupada por los desafíos que se avecinan tras el impacto del bloqueo que obligó el coronavirus.
La industria de safari en Sudáfrica está preocupada por los desafíos que se avecinan tras el impacto del bloqueo que obligó el coronavirus. © AFP

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, reservó 11.000 millones de dólares para ayudas a empresas y sectores afectados, como el turismo, que supone el 10% del PIB del país.

Ausencia de humanos hace que los animales se sientan más cómodos en su hábitat

Los guardas del Parque Nacional El Mirador, situado en la frontera norte de Guatemala, están viendo un aumento en el avistamiento de animales.

La falta de visitantes debido a la pandemia de Covid-19 ha hecho que la fauna se sienta más cómoda y segura deambulando por la reserva.

Es un fenómeno que se ha repetido en todo el mundo debido a los confinamientos de la población a nivel global y según Gabriel Urruela, guardabosques de este parque, es algo que debería hacernos reflexionar acerca de nuestro impacto en el mundo natural y nuestra manera de interactuar con él en el futuro: "Lo que me deja el coronavirus es que sí impactamos a los animales, sí impactamos a la selva. Sí podríamos convivir y seguir visitándolos, pero de una manera más respetuosa. Siendo más cautelosos de lo que hacemos o no cuando visitamos lugares donde habitan los animales".

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.