Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

Los humanos seguimos consumiendo más recursos de los que el planeta es capaz de regenerar

© France 24

A pesar de un retroceso en la llegada del llamado Día de Sobregiro de la Tierra debido a las restricciones impuestas globalmente durante la pandemia de Covid-19, en 2020 habremos consumido los recursos de 1,6 planetas.

Anuncios

En el calendario ambiental hay varias fechas a las que uno quiere llegar para poder concientizar sobre algún tema en particular. Sin embargo, hay una fecha a la que cuanto más tarde lleguemos, mejor: se trata del llamado Día de Sobregiro de la Tierra. Es el momento en el que los humanos habremos consumido más recursos de los que el planeta es capaz de regenerar en un año. En 2020, la proyección es que consumiremos como si tuviéramos a nuestra disposición 1,6 planetas. Este año, y en desafío a la tendencia de los últimos 50, la fecha se ha pospuesto: si el año pasado entramos en números rojos el 29 de julio, este año la fecha global llegará el 22 de agosto.

Este retraso de tres semanas en la llegada de la deuda global con el planeta refleja una reducción del 9,3% en la huella de carbono de la humanidad, comparado con el año 2019. Este cambio de fecha es una consecuencia directa de las restricciones impuestas por los países durante la pandemia de Covid-19. El descenso en la cosecha de madera y en las emisiones de dióxido de carbono por la reducción del consumo de combustibles fósiles fueron los dos factores que más influyeron.

Sin embargo, esta postergación no convence a la organización Global Footprint Network, que se encarga cada año de calcular el Día de Sobregiro de la Tierra. Para ellos, esta contracción, la más grande desde 1970, está lejos de ser suficiente para obtener un equilibrio entre el bienestar de la humanidad y el bienestar del planeta porque "la sostenibilidad real solo se puede lograr con un cambio estructural, no a raíz de un desastre" y piden que la regeneración de los recursos sea una parte central de los planes de gobiernos y empresas a la hora de reconstruir y recuperar las economías tras el brote de coronavirus.

La pandemia del plástico no da tregua

Desde que comenzó el brote de Covid-19 pero, más aún, desde que iniciaron las fases de desconfinamiento en el planeta, los océanos y mares están recibiendo cantidades preocupantes de tapabocas y guantes utilizados para protegerse del virus. Un agravante para la precaria situación de nuestras aguas que ya reciben al menos ocho millones de toneladas de plástico cada año.

Guantes de plástico desechados en el centro de Barcelona, España. 22 de mayo de 2020.
Guantes de plástico desechados en el centro de Barcelona, España. 22 de mayo de 2020. EFE - Alejandro García

Según la organización francesa Operación Mar Limpio, es una situación totalmente nueva que surge a raíz de la falta civismo. Su fundador, Laurent Lombard, asegura que "desde hace un mes nos estamos encontrando estas mascarillas en el mar. Es un nuevo tipo de polución, y eso que esto no ha hecho más que comenzar. Hay falta de civismo. Si la gente no las botara en la calle no las encontraríamos en el mar, ya que el 80% de la basura que vemos en el mar llega de tierra adentro."

China da un paso más en la protección del mamífero más traficado del planeta

Una semana después de que China aumentara la protección oficial de los pangolines al máximo nivel y los equiparara a los pandas o los tigres, el país asiático excluyó las escamas del pequeño mamífero de su lista anual de medicamentos tradicionales aprobados.

El documento basa su decisión en el "agotamiento de recursos naturales". Para los conservacionistas, esta medida es crucial para salvar a este animal, cuyas ocho especies están en peligro de extinción.

Datos sobre el pangolín, el mamífero más traficado del planeta
Datos sobre el pangolín, el mamífero más traficado del planeta © EFE

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la población de pangolines en China ha descendido más del 90% desde los años 60.

Además de la protección estatal, las autoridades chinas pretenden concientizar a los ciudadanos del peligro en el que se encuentra este animal para que la protección llegue también desde la población. El Gobierno anunció también que dará incentivos económicos a quienes reporten el tráfico o la caza ilegal, no solo del pangolín, sino de cualquier especie protegida.

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.