Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

La inversión en energías renovables crearía tres veces más trabajo que las energías fósiles

© France 24

2020 era el año en que comenzaba la Década de Acción para el Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, pero la pandemia de Covid-19 trastornó los planes globales. A pesar de haber sido un comienzo de año difícil en términos de pérdidas humanas y económicas, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) mantiene que aún estamos a tiempo de cambiar el rumbo energético del planeta y recuerda a los gobiernos que, a la hora de reactivar sus economías, la inversión en alternativas renovables es la mejor solución en cuanto a objetivos ambientales y de proyección laboral.

Anuncios

El enfoque de los próximos 10 años iba a estar en la transformación del sistema energético mundial hacia una red más limpia y menos dependiente de los combustibles fósiles. A pesar de que esta década ha tenido un comienzo difícil en términos de pérdida humana y económica, IRENA, la Agencia Internacional de Energía Renovable, mantiene que estamos a tiempo de cambiar el panorama energético del planeta.

En su último estudio, recuerda que la recuperación de sus economías tras la pandemia debería estar basada en una inversión en las energías renovables. Un sector que cada vez tiene menores costos, que crearía nuevos puestos de trabajo y que además aborda las necesidades climáticas y de desarrollo de los próximos años.

Según la agencia, cada millón de dólares que se invierta en renovables generaría tres veces más puestos de trabajo que si se invierte esa misma cantidad en energías fósiles. IRENA advierte de que esta pausa involuntaria, ofrece una oportunidad única para replantearse la importancia de la renovación energética en las decisiones de estrategia económica para reconstruir de mejor manera.

La pandemia ha paralizado los procesos de reproducción del rinoceronte blanco del norte

El año pasado llegaban noticias esperanzadoras para el mamífero en mayor peligro de extinción del planeta y del que solo quedan dos ejemplares: Najin y Fatu, dos hembras. Científicos consiguieron tres embriones viables con óvulos extraídos de la rinoceronta más joven y fertilizados con el esperma congelado de Suni, un macho ya fallecido. Estos iban a ser implantados en una hembra de otra subespecie de rinoceronte ya que ninguna de estas dos rinocerontas pueden llevar a cabo un embarazo saludable.

Sin embargo, los esfuerzos a contrarreloj para evitar la desaparición de esta especie africana se han visto paralizados por la pandemia de Covid-19.

Thomas Hildebrandt, del Departamento de manejo de reproducción del Instituto Leibniz para la investigación de la vida silvestre: "No podíamos viajar, tuvimos que cancelar nuestros viajes a Kenia, lo que quiere decir que estamos perdiendo tiempo en nuestro ambicioso programa (...) Estamos en una carrera contrarreloj porque nuestras dos pacientes están envejeciendo. Esto significa que no podemos simplemente esperar y relajarnos hasta que la situación mejore. Najin y Fatu son bastante viejas y no podemos malgastar tiempo. De lo contrario, perderemos a esta magnífica criatura".

La naturaleza rebrota en Australia

Las zonas quemadas en los incendios del año pasado en Australia retoman su color verde gracias al trabajo de regeneración natural que está siendo ayudado por voluntarios que utilizan el carbón vegetal resultado del fuego, para fertilizar la tierra calcinada. Una vez nutrido el terreno, están plantando semillas de hierbas nativas, que a su vez pueden evitar que la próxima temporada de incendios se convierta en una catástrofe como lo fue la de 2019.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.