Petorca: la comuna que ilustra el problema de la privatización del agua en Chile

En Petorca, una de las comunas que conforman la región chilena de Valparaíso, los camiones abastecen a sus habitantes de agua potable en medio del paisaje desértico. Imagen tomada en mayo de 2021.
En Petorca, una de las comunas que conforman la región chilena de Valparaíso, los camiones abastecen a sus habitantes de agua potable en medio del paisaje desértico. Imagen tomada en mayo de 2021. © France 24

Chile es el único país del mundo donde el agua está privatizada, según el Código de Aguas que data de la era de Augusto Pinochet. Precisamente, esa es una de las prioridades que se quiere cambiar en la nueva Constitución. El país, que cuenta con una de las mayores reservas de agua dulce del mundo, también tiene casi un millón de sus habitantes viviendo en zonas rurales sin abastecimiento formal de agua potable.

Anuncios

En Petorca, una de las comunas que conforman la región chilena de Valparaíso, los camiones aljibe que abastecen a sus habitantes de agua potable forman parte habitual de un cada vez más desértico paisaje.

Circulan los siete días de la semana, a casi cualquier hora y son vitales para casi la mitad de la comuna: más de 30.000 personas viven sin agua potable, según datos de la organización no gubernamental Movimiento de Defensa de Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente (Modatima), que lleva décadas luchando por entender el agua en Chile como un derecho fundamental con prioridad para el uso para los humanos.

Recientemente, una sentencia histórica del Tribunal Supremo interpuesta por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) reconoció el agua como un derecho fundamental y ordenó al Estado chileno a que proporcione 100 litros diarios a los  habitantes de Petorca.

“No es tan suficiente, pero para nosotros es un poco más suficiente porque hasta ahora solo teníamos 50 litros diarios”, explica a France24 Margarita Guerrero, la encargada de dar el agua todas las tardes en la comuna de los Bronces donde viven unas 50 personas. En ese sector de Petorca, tienen agua durante 45 minutos al día. En invierno es un lujo cotidiano que en otras épocas del año solo se limita a dos veces a la semana. “Estamos acostumbrado a cuidar el agua”, asegura, “es la vida que nos toca”, añade, afirmando que hace 15 años que se secó el río “y de ahí estamos viviendo solo de los camiones”.

La mayoría de los habitantes de la comunidad de Petorca, en Chile, deben abastecerse de agua a través de camiones.
La mayoría de los habitantes de la comunidad de Petorca, en Chile, deben abastecerse de agua a través de camiones. © France 24

Pero 100 litros no dan para mucho, especialmente en lugares en medio del campo donde los animales y la agricultura son fundamentales. “Agricultura no hay mucha que digamos. Si no hay agua, no hay cómo plantar”, añade Margarita.

Vivir con 100 litros de agua “es muy terrible porque usted tiene que darle agua a los animales, porque esta agua no es para los animales, pero si usted tuviera un gatito y le pidiera agua, le daría agüita, ¿cierto? Porque él también tiene derecho al agua”, explica a France24 Juana Saavedra, criadora de ganado y habitante de la comuna de los Bronces, que afirma que ha tenido que comprar agua para sus animales, aunque no siempre se lo puede permitir, puesto que su pensión es muy baja.

Ingeniería manual para aprovechar el agua en Petorca

En la casa de Juana existe un sistema de ingeniería a pequeña escala para aprovechar cada gota de agua. La cañería del baño está conectada a unas canaletas que alimentan unas pequeñas plantaciones y sus plantas. En su patio existen varios cubos de agua rellenos con agua sanitizada para uso de emergencia y muchas cañerías y botes vacíos dispuestos a aprovechar cualquier gota de lluvia, aunque en estos tiempos la lluvia en esa comuna es escasa.

“Acá los años malos se sufren mucho, mucho, mucho. Señores que tenían 300 cabras se quedaron con 40. Se sufre mucho el agua y la sequía continúa”, afirma Juana.

“Todos tenemos un derecho sí, pero acá el derecho al agua no se respeta, al menos para nosotros que somos chicos, no somos grandes empresarios”, concluye Juana, quien espera que la nueva Constitución de Chile reconozca el agua como un derecho fundamental, que se priorice para las personas y no para el uso privado, como ocurre ahora.

No lejos de la pequeña granja de Juana, la agroindustria usa derechos privados de agua consagrados en la Constitución del dictador Augusto Pinochet para un cultivo que requiere cantidades ingentes: aguacates de exportación, muchos para Europa. El litro por segundo de agua puede costar en esta zona hasta 19.000 dólares, en otras regiones del país los precios pueden ser aún mayores.

El agua, un negocio especulativo en Chile

“Petorca es el epicentro nacional de la violación del derecho al agua, el modelo de despojo del agua, asociado al agronegocio, particularmente a la producción de palto (aguacate), en suelos de cerro”, explica a France24 Rodrigo Mundaca, portavoz y uno de los fundadores de Modatima y actual gobernador de la provincia de Valparaíso, desde las elecciones del pasado 15 y 16 de mayo en Chile.

En Petorca, Valparaíso (Chile), los cultivos de aguacate consumen gran parte del agua disponible.
En Petorca, Valparaíso (Chile), los cultivos de aguacate consumen gran parte del agua disponible. © France 24

“En Chile el agua es objeto de lucro, de usura y de exclusión, y está puesta al arbitrio de la industria extractiva. Es ahí donde se prioriza el agua pero no en salvaguardar la vida de las comunidades”, denuncia Mundaca afirmando que este modelo ha matado la posibilidad de la agricultura a pequeña escala que antes se veía en la zona.

“Hoy día el negocio del agua es un negocio especulativo, que no tiene ninguna regulación, que se rige por los códigos de la oferta y la demanda y dónde el Estado no tiene ninguna injerencia”, continúa el activista.

Para Mundaca es “dramático” que en estos tiempos de pandemia haya tenido que “haber fallos judiciales de los tribunales” en vez de que sea el Estado el que garantice el acceso al agua de sus habitantes.

“Somos el único país del mundo que tiene privatizada sus fuentes de agua y la gestión de las aguas”, añade Mundaca. La actual Constitución de 1980 de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) “es una Constitución de privilegios no de derechos, una Constitución pensada en hacer ricos a los grupos económicos y a los grupos políticos dominantes en el país”.

“En Chile, constitucionalmente se encuentra consagrado el régimen jurídico privado del agua” que especifica que el Código de Agua de 1981 es el dispositivo teórico institucional de administración de las aguas en el país. Aquellos que ostentan los derechos de agua en el país “pueden concurrir al mercado a comprar, vender o arrendar agua”.

Mundaca cita un estudio de la Universidad de las Américas, UDLA, que afirma que “en Chile hay 29.001 tenedores, propietarios de derechos de aprovechamientos agua consultivos, que se consumen, concentrados básicamente en el sector agrícola y minero”, señala. “El 1% de ellos , es decir 290 propietarios de agua en Chile, concentran el 80% de todos los derechos de aprovechamiento de agua del país, hoy en día efectivamente hay un monopolio en torno al agua”.

Más agua en papel que en las cuencas chilenas

“Los grandes empresarios en estos momentos tienen más agua en papel que el agua que efectivamente existe en las cuencas de Petorca. Va a llegar en un momento en que el agua de la cuenca se va a agotar”, explica de su lado a France 24 el hasta hace poco alcalde de Petorca durante los últimos 12 años de sequía, Gustavo Valdenegro. “Hace seis o siete años atrás, uno podía encontrar agua a 20 metros”, pero eso ahora no es posible debido a la sequía sumado a los grandes empresarios “que están construyendo en forma masiva fuentes profundas a 150/180 metros, ese pozo profundo atrapa toda la napa y no deja agua para los que tienen fuentes menos profundas”, señala.

Valdenegro lamenta que “este sistema de plantaciones que ocupan todo el agua, destruyó la agricultura familiar campesina que practicaban con mucha honestidad los pequeños campesinos de nuestra comuna” y ha creado cesantía.

También lamenta que en Chile no exista una regulación de los territorios y no haya límite para plantar, no hay una normativa. “Aquí ha faltado mucha voluntad” del Estado, afirma con pena y rabia.

La privatización del agua es una de las prioridades que se quiere cambiar en la nueva Constitución que elaborarán las 155 personas elegidas también en las elecciones del 15-16 de mayo. Sin embargo Mundaca advierte, por experiencia que ha vivido en forma de amenazas de muerte a su persona y a su familia, amenazas que también padecen otros miembros de Modatima, que “también va a haber una resistencia muy fuerte de los sectores dominantes en el país, que han edificado su fortuna desde el negocio del agua”.

Rodrigo Mundaca es el portavoz y uno de los fundadores de Modatima. Además, es el actual gobernador de la provincia de Valparaíso, Chile.
Rodrigo Mundaca es el portavoz y uno de los fundadores de Modatima. Además, es el actual gobernador de la provincia de Valparaíso, Chile. © France 24

Mientras, el negocio de las aguacates crece y los empresarios ya buscan nuevos lugares donde poder ejercer sus derechos de agua cuando los cauces de esta zona se agoten completamente.

“Los empresarios de aquí ya están pensando y comprando terrenos en la séptima región (Región del Maule, en el sur) porque aquí se va a acabar el agua y ellos van a seguir con su negocio. Es un negocio rentable que crece un 30% anual”, señala Valdenegro.

En nuestro caminos por Petorca nos cruzamos con varios cauces de ríos secos, páramos inhóspitos que dan testimonio de un pasado mejor. Los niños que habitan en Petorca no saben lo que es un río, nunca han visto uno.

“Eso es demencial”, concluye Mundaca, que no está dispuesto, ahora desde la gobernación de Valparaíso, a dejar de seguir luchando esta batalla.  

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24