Los más vulnerables

Cultivos en el desierto, la ingeniosa apuesta de los refugiados sirios

El refugiado sirio Ahmad Zoubi cultiva plantas dentro del proyecto hidropónico dirigido por la Universidad de Sheffield y la Agencia de la ONU para los Refugiados en el campo de refugiados de Zaatari en la ciudad jordana de Mafraq, cerca de la frontera con Siria, el 14 de julio de 2020.
El refugiado sirio Ahmad Zoubi cultiva plantas dentro del proyecto hidropónico dirigido por la Universidad de Sheffield y la Agencia de la ONU para los Refugiados en el campo de refugiados de Zaatari en la ciudad jordana de Mafraq, cerca de la frontera con Siria, el 14 de julio de 2020. © Muhammad Hamed / Reuters

Sembrar y cosechar en el desierto parecería imposible, pero en Jordania un grupo de refugiados sirios lo ha logrado con éxito, obteniendo desde hierbas aromáticas hasta tomates y pepinos de la mejor calidad, con el apoyo de Acnur en un proyecto con el que más de 1.500 personas están en capacidad de ser autosostenibles.