Saltar al contenido principal

HRW llama a sancionar a Putin y a Al-Asad por ataques sistemáticos en Idlib

Una vista de un graffiti pintado en un edificio dañado en medio de la pandemia en curso de la enfermedad de Covid-19, en Idlib, Siria, el 23 de abril de 2020.
Una vista de un graffiti pintado en un edificio dañado en medio de la pandemia en curso de la enfermedad de Covid-19, en Idlib, Siria, el 23 de abril de 2020. © EFE / EPA / YAHYA NEMAH
Texto por: Natalia Plazas
5 min

La organización internacional Human Rights Watch denuncia ataques sistemáticos contra la población de Idlib en una serie de ofensivas cuyo objetivo, asegura, era forzar el desplazamiento de la población civil para arrebatar el territorio a facciones rebeldes. Pide sanciones contra ambos dirigentes, máximos responsables militares.

Anuncios

Humans Rights Watch (HRW) publicó este jueves su informe 'Tener como objetivo la vida en Idlib: Bombardeos rusos y sirios contra infraestructuras civiles' en el que describe en 167 páginas cómo la población de Idlib, último enclave rebelde en Siria, vivió ataques que podrían declararse como crímenes de lesa humanidad.

HRW señala como máximos responsables de esas ofensivas a diez personas, sin embargo apunta directamente hacia el presidente ruso, Vladímir Putin y hacia su homólogo sirio, Bashar al-Asad, por considerarlos como los máximos responsables de los ataques contra la población civil de Idlib.

"Desde una perspectiva legal, quien tiene la responsabilidad penal basada en la cadena de mando rusa y siria son Al-Asad y Putin (...) En cuanto a las medidas contra individuos, los estados decidirán políticamente cómo lidiar al tomar acciones, pero estos son los individuos que tienen la responsabilidad", afirmó Belkis Wille, investigadora senior de HRW.

Decenas de ataques en Idlib sin objetivos militares

El estudio de HRW se centra en la ofensiva militar iniciada en abril de 2019 por parte de Siria y Rusia para retomar el enclave de Idlib y sus áreas circundantes de las manos de fracciones opositoras e islamistas, entre las cuales la antigua filial siria de Al Qaeda, Organismo de Liberación del Levante. 

HRW denuncia que durante esta operación, que terminó en marzo pasado tras un alto al fuego pactado entre Siria y Turquía -que brinda apoyo a las fracciones rebeldes en el conflicto- se produjeron por lo menos 46 de bombardeos de los cuales ninguno tenía "ningún objetivo militar". 

Por eso, "solo podemos concluir que el propósito de esta operación militar es tener como objetivo la vida de los civiles con el fin de que dichos civiles dejen las áreas" para que posteriormente las tropas sirias las retomen, aseguró la investigadora de la organización.

Desplazados huyen de las batallas en Idlib, el 11 de febrero de 2020.
Desplazados huyen de las batallas en Idlib, el 11 de febrero de 2020. © Reuters

Los ataques constituyeron "aparentes crímenes de guerra y pueden constituir crímenes de lesa humanidad", dice el informe. "Golpearon hospitales, escuelas, mercados, áreas residenciales. No solo inadvertidamente mientras intentaban atacar a terroristas, sino deliberadamente", dijo Kenneth Roth, director de la organización.

Naciones Unidas estima, según cifras citadas por HRW, que por lo menos 1.600 civiles murieron durante los ataques y que casi 1.400.000 personas del total de los casi tres millones de habitantes que residían en Idlib, tuvieron que abandonar el territorio.

"Rusia está involucrada en todos los niveles"

Wille subrayó la responsabilidad de Rusia. "Cuando hablamos de abusos siendo perpetrados en el contexto de una operación militar, Rusia está involucrada en todos los niveles". Moscú interviene en el conflicto desde 2015 con apoyo militar a Assad y aviación que ha bombardeado Idlib.


Humo se eleva sobre el pueblo de Qaminas, a unos 6 kilómetros al sureste de la ciudad de Idlib en el noroeste de Siria.
Humo se eleva sobre el pueblo de Qaminas, a unos 6 kilómetros al sureste de la ciudad de Idlib en el noroeste de Siria. © Ibrahim Yasouf / AFP

Tras la exposición de los delitos, HRW pide a varias naciones, entre las cuales Canadá, la Unión Europea, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, que impongan sanciones específicas, como la congelación de fondos, contra los comandantes militares y civiles "implicados en los crímenes de guerra". 

La UE ya tiene a Al-Asad y a otras figuras sirias en sus listas de sanciones, y Estados Unidos ha ampliado estas sanciones contra el presidente con la llamada ‘ley César’, que también incluye a su mujer Asma y a otras personalidades y empresas.

Moscú y Damasco niegan las acusaciones de bombardeos indiscriminados contra civiles en una zona donde millones de personas se han refugiado en los casi diez años de conflicto. Sin embargo, HRW señala que no ha recibido respuestas de estos Gobiernos a preguntas realizadas durante la investigación .

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.