Saltar al contenido principal

Líbano vuelve a nombrar a Saad Hariri como primer ministro, tras casi un año de su dimisión

Saad Hariri ofrece unas declaraciones luego de ser nombrado de nuevo como primer ministro de Líbano. En Beirut, el 22 de octubre de 2020.
Saad Hariri ofrece unas declaraciones luego de ser nombrado de nuevo como primer ministro de Líbano. En Beirut, el 22 de octubre de 2020. © AFP/Anwar Amro

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri, se comprometió este 22 de octubre a formar rápidamente un nuevo Gobierno para promulgar reformas y detener el colapso económico del país. Su nombramiento, por parte del presidente Michel Aoun, llega cerca de un año después de su renuncia y de que otros dos funcionarios que lo reemplazaron en el cargo también dimitieran en medio de dificultades para formar un gabinete.

Anuncios

Líbano intenta por tercera ocasión, en un año, formar un nuevo Gobierno que ayude al país a salir del caos en que se encuentra. Las explosiones en el puerto de Beirut del pasado 4 de agosto profundizaron aún más la ya aguda crisis económica que la nación venía arrastrando, además de las divisiones políticas.

Este jueves el presidente del país, Michel Aoun, nombró nuevamente a Saad Hariri como primer ministro, luego de que este renunciara al cargo el 29 de octubre de 2019 cuando le faltaban algunos meses para terminar su periodo de Gobierno de cuatro años.

"El presidente (Michel) Aoun convocó al primer ministro Saad Hariri para asignarle la formación de un nuevo gobierno", confirmó la Presidencia en su cuenta de Twitter al terminar una ronda de consultas parlamentarias durante la cual Hariri ganó por mayoría simple, al obtener un total de 65 votos de los 120 legisladores consultados por el mandatario.

Hariri se comprometió a formar rápidamente un nuevo Gobierno de especialistas no partidistas encargados de implementar las reformas económicas, financieras y administrativas de acuerdo con una iniciativa de Francia que fue respaldada por los principales políticos libaneses.

"Les digo a los libaneses que están sufriendo dificultades hasta el punto de la desesperación, que tengo la intención de cumplir mi promesa, de trabajar para detener el colapso que amenaza nuestra economía, sociedad y seguridad", dijo el nuevo Premier en un breve comunicado.

Informe desde Beirut: Líbano vuelve a nombrar a Saad Hariri como primer ministro
01:02

Se esperan fuertes divisiones para formar un nuevo gabinete

Pese a este nombramiento, el país aún no puede cantar victoria cuando de formar un nuevo Gobierno se trata. Sin embargo, lograr dicho cometido es clave para desbloquear la ayuda económica prometida por países de la Unión Europea, necesaria para la reconstrucción de Beirut que quedó devastada tras la explosión del puerto el pasado 4 de agosto.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, lidera el grupo de donantes del bloque europeo y ha viajado en los últimos meses a Beirut para mediar en la formación de una nueva administración. El mandatario galo ha dejado claro que el país necesita resolver sus graves problemas de corrupción antes de que la ayuda financiera sea entregada, y como parte de la solución la UE pide reformas que den respuesta a las dificultades estructurales de suministro eléctrico y supervisión bancaria.

Pero para lograrlo primero se necesitan acuerdos internos entre los distintos movimientos políticos libaneses, algo que no ha sido posible hasta el momento. El complejo sistema político de base sectaria de Líbano hace que la adopción de decisiones importantes sea un desafío importante. El poder se distribuye entre los chiítas, sunitas y cristianos del país, que a menudo se enfrascan en fuertes divisiones.

Manifestantes protestan cerca al parlamento de Beirut, Líbano, en medio de la crisis acentuada por la explosión en el puerto de la ciudad. 7 de agosto de 2020.
Manifestantes protestan cerca al parlamento de Beirut, Líbano, en medio de la crisis acentuada por la explosión en el puerto de la ciudad. 7 de agosto de 2020. © Mohamed Azakir /Reuters

Hariri no volvió este jueves al cargo con una mayoría contundente de los votos. El partido del presidente Aoun, el Movimiento Patriótico Libre, el bloque más grande en el parlamento y el partido cristiano más grande, retuvo el apoyo a Hariri. Otro partido cristiano importante, anteriormente aliado de Hariri, también se abstuvo a votar por él.

Por otra parte, el poderoso grupo chiíta Hezbollah apoya implícitamente la designación del primer ministro, pero no lo respaldó en la votación para evitar enfrentamientos con su aliado, el partido de Aoun. Hariri, en cambio, sí obtuvo el respaldo del otro grupo chiíta, Amal, así como del bloque sunita más grande, un pequeño partido cristiano e independientes.

Además, esta es la tercera ocasión en un año en que la nación nombra a un primer ministro, los dos anteriores no lograron consensos para formar el gabinete.

Un grupo de manifestantes durante una protesta tras la explosión el martes en el área del puerto de Beirut, en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020.
Un grupo de manifestantes durante una protesta tras la explosión el martes en el área del puerto de Beirut, en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020. © Goran Tomasevic / Reuters

Hariri dimitió en octubre de 2019 al ceder a la presión popular ante la recesión económica agobiante, con la que la libra libanesa perdió drásticamente su valor. La falta de liquidez impulsó a los bancos libaneses a limitar los retiros y las transferencias de dólares desde septiembre de 2019. Estas situaciones desencadenaron multitudinarias protestas que terminaron con su renuncia.

Entonces, fue reemplazado por Hassan Diab, que dimitió el pasado 10 de agosto, en medio de una nueva ola de presión social tras la explosión en el puerto de la capital libanesa.

Luego, el Legislativo nombró a Mustapha Adib, pero este también renunció y lo hizo menos de un mes después de haber asumido el cargo, al argumentar precisamente dificultades entre las distintas bancadas políticas para formar un gabinete.

Está claro que Hariri, de regreso como primer ministro, enfrenta grandes retos. Algo que él mismo reconoció al señalar este jueves que esta es una "última oportunidad" para salvar al país.

Con AP y Reuters

 

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.