Irán estaría buscando instalar centrifugadoras atómicas subterráneas, según la OIEA

Archivo-imagen publicada por la Organización de Energía Atómica de Irán muestra las instalaciones de enriquecimiento atómico de la planta de energía nuclear de Natanz, a unos 300 kilómetros al sur de Teherán, Irán, el 4 de noviembre de 2019.
Archivo-imagen publicada por la Organización de Energía Atómica de Irán muestra las instalaciones de enriquecimiento atómico de la planta de energía nuclear de Natanz, a unos 300 kilómetros al sur de Teherán, Irán, el 4 de noviembre de 2019. © Organización de Energía Atómica de Irán/Vía AFP

Según el Organismo Internacional de Energía Atómica, Irán prevé poner en marcha un plan de centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio con una potencia superior a la permitida en el Acuerdo Nuclear que firmó en 2015. El plan de Teherán fue dado a conocer un día después de que Washington impusiera nuevas sanciones contra la república Islámica y a menos de dos meses de la posesión del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, quien prometió regresar a su país al pacto nuclear del que se retiró el mandatario Donald Trump.

Anuncios

Irán presiona con su programa nuclear. El país persa estaría planeando instalar centrifugadoras de enriquecimiento de uranio más avanzadas en una planta subterránea en Natanz, según un informe confidencial del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), citado por la agencia de noticias Reuters.

"En una carta fechada el 2 de diciembre de 2020, Irán informó a la Agencia que el operador de la Planta de Enriquecimiento de Combustible (FEP) en Natanz 'tiene la intención de iniciar la instalación de tres cascadas de máquinas centrífugas IR-2m' en la FEP", indicó la OIEA a sus estados miembro.

Archivo- El centro de investigación nuclear iraní de Natanz, a 270 kilómetros al sur de Teherán, el 30 de marzo de 2005.
Archivo- El centro de investigación nuclear iraní de Natanz, a 270 kilómetros al sur de Teherán, el 30 de marzo de 2005. © AFP/Henghameh Fahimi

Las centrifugadoras IR-2m tienen una potencia superior a las IR-1 de primera generación, menos eficientes y que según el Acuerdo Nuclear firmado entre Teherán y las principales potencias occidentales en 2015 son las únicas que Irán podría utilizar para acumular uranio enriquecido. La OIEA señala que ya fue trasladado recientemente un grupo de máquinas IR-2 bajo tierra, en Natanz.

Estas acciones se estarían produciendo en momentos de renovada tensión entre Washington y Teherán, tras la reimposición de sanciones económicas contra Irán y el asesinato del destacado científico nuclear Mohsen Fakhrizadeh-Mahavadi, por cuya muerte el Gobierno iraní responsabiliza a Israel y a Estados Unidos.

EE. UU. impone nuevas sanciones contra Irán

La información fue dada a conocer un día después de que el Departamento del Tesoro de EE. UU. impusiera nuevas sanciones a Irán, esta vez contra la empresa Shahid Meisami Group y su director, por presuntamente participar en el programa de desarrollo de armas químicas de Teherán.

"El desarrollo de armas de destrucción masiva es una amenaza a la seguridad de sus vecinos y del mundo (…) EE.UU. seguirá luchando contra cualquier esfuerzo del régimen de Irán para desarrollar armas químicas", aseguró el secretario del Tesoro de EE. UU., Steven T. Mnuchin.

Como consecuencia, los activos de estas entidades bajo jurisdicción estadounidense quedaron congelados y se bloqueó la posibilidad de que las empresas sancionadas realicen transacciones financieras a ciudadanos o empresas estadounidenses.

Teherán retornaría al pacto si Washington finaliza su política de línea dura

Irán y Estados Unidos han sostenido nuevos enfrentamientos desde que en 2018 el presidente Donald Trump retiró a su país del Acuerdo Nuclear, un pacto impulsado por su antecesor, el expresidente Barack Obama, y suscrito también por Francia, Alemania, Reino Unido, China y Rusia.

Esta nueva ronda de sanciones se enmarca en la campaña de "máxima presión" lanzada por el mandatario saliente. En septiembre, la Administración Trump dio por restablecidas de forma unilateral todas las sanciones internacionales contra la República Islámica, pero la mayoría de miembros del Consejo de Seguridad de la ONU se opusieron, al considerar que Washington no tiene derecho a apelar a dicha medida tras haber abandonado el pacto.

Por su parte, el Gobierno de Hasan Rohani ha violado las restricciones centrales del acuerdo en respuesta a la retirada de EE. UU. y las nuevas sanciones. Teherán dice que sus infracciones pueden revertirse rápidamente si Washington retrocede en su política de línea dura, un posicionamiento que podría interpretarse como un mensaje directo al gobierno entrante.

El demócrata Joe Biden, quien asumirá el cargo el 20 de enero, ha prometido regresar a su país al Acuerdo si Irán reanuda el pleno cumplimiento de sus restricciones nucleares. Ahora la expectativa se centra sobre cuál de las dos naciones dará el primer paso para retornar a lo pactado. 

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24