La Corte Suprema de Irán volverá a juzgar el caso de tres manifestantes condenados a muerte

Archivo-Manifestantes iraníes se paran alrededor de un vehículo incendiado durante los enfrentamientos tras el aumento del precio del combustible en Teherán, Irán, el 16 de noviembre de 2019. Irán, Teherán, el 16 de noviembre de 2019.
Archivo-Manifestantes iraníes se paran alrededor de un vehículo incendiado durante los enfrentamientos tras el aumento del precio del combustible en Teherán, Irán, el 16 de noviembre de 2019. Irán, Teherán, el 16 de noviembre de 2019. EFE / EPA

Este tribunal iraní decidió revisar los casos de Amir Hossein Moradi, Saeed Tamjidi y Mohammad Rajabi, tres jóvenes menores de 30 años que fueron condenados a muerte por su actuar en las protestas antigubernamentales de noviembre de 2019. Sus sentencias habían sido suspendidas en julio pasado debido a la petición de sus abogados y a un reclamo ciudadano por que se erradique la pena capital en el país.

Anuncios

En noviembre de 2019, estalló en Irán una ola de protestas antigubernamentales que, desde la capital Teherán, pronto se extendió a todo el país, y para diciembre la ONU informaba que alrededor de 7.000 personas habían sido detenidas. Entre los apresados se hallaban tres jóvenes menores de 30 años cuyo caso conmocionó a la República Islámica, ya que fueron condenados a muerte.

Uno de sus abogados los identificó como Amir Hossein Moradi, trabajador de contratación de 26 años; Saeed Tamjidi, un conductor de 28 años de Snapp (una versión iraní de Uber), y Mohammad Rajabi, también de 26 años y desempleado.

Todos fueron sentenciados bajo los cargos de "colusión por poner en peligro la seguridad nacional" y "destruir y prender fuego a bienes públicos con el objetivo de enfrentar el sistema político de la República Islámica", de acuerdo a Babak Paknia, abogado de Moradi.

Según el tribunal a cargo del caso, las autoridades encontraron en sus teléfonos móviles pruebas de que los acusados habrían incendiado bancos, autobuses y edificios públicos. Pero este sábado 5 de diciembre, la Corte Suprema anunció un nuevo juicio para revisar el caso con el que podría haber un giro en la decisión.

"Hace minutos, mientras comparecía ante el tribunal, se anunció oficialmente que el veredicto de ejecución de Amir Hossein Moradi, Saeed Tamjidi y Mohammad Rajabi fue violado por la Primera Rama de la Corte Suprema. El caso será reexaminado por otra rama en los próximos días", afirmó Paknia a través de su cuenta de Twitter.

"Detengan las ejecuciones de manifestantes iraníes"

La medida fue anunciada luego de que el pasado julio, momento en el que se confirmaron las sentencias, comenzaran numerosos llamados dentro y fuera el país para poner fin a las ejecuciones en Irán. En este sentido, se alzó un movimiento en redes sociales con el hashtag 'StopExecutionOfIranianProtestors' ('Detengan la ejecución de los manifestantes iraníes').

La Organización de Naciones Unidas (ONU) y miembros de la Unión Europea (UE) reafirmaron su oposición categórica a las condenas de muerte. Y, de este modo, una semana después el poder judicial puso en pausa el triple dictamen.

Manifestantes cortaron una de las calles principales de Teherán, la capital iraní, el 16 de noviembre de 2019 en las protestas contra el aumento de precio de la gasolina
Manifestantes cortaron una de las calles principales de Teherán, la capital iraní, el 16 de noviembre de 2019 en las protestas contra el aumento de precio de la gasolina Nazanin Tabatabaee / WANA vía Reuters

Las protestas iniciaron el 15 de noviembre del año pasado por un aumento en el precio de la gasolina, exacerbando las dificultades económicas para los habitantes de un país ya golpeado fuertemente por las sanciones de Estados Unidos; pero después las movilizaciones se extendieron por otras inconformidades con las autoridades, por lo que en más de 100 ciudades la población salió a las calles para pedir la renuncia de los altos funcionarios del Gobierno.

Producto de la revuelta, alrededor de 304 personas fallecieron, según las estimaciones de Amnistía Internacional (AI) que, al igual que otras organizaciones civiles, denunciaron entonces una fuerte represión contra los manifestantes.

Los activistas de derechos humanos señalaron que las condenas a muerte impuestas contra los tres jóvenes –tildadas de casos políticos– tenían como objetivo intimidar a futuros manifestantes.

Si bien, a la vez, son habituales en el país. Este mismo sábado la justicia iraní condenó a 30 meses de cárcel a la exvicepresidenta para temas de Mujeres Shahindojt Moulaverdí, por "proporcionar información y documentos clasificados" y "propaganda contra el sistema". Una decisión judicial que Moulaverdí, condenada además a "incitar a la corrupción y prostitución e incitar a las personas a perversiones sexuales", también piensa apelar.

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24