La activista saudí Loujain al-Hathloul fue condenada a cinco años de cárcel

Loujain al-Hathloul, de 31 años, fue acusada de haber estado en contacto con países "hostiles" al reino saudí y de haber transmitido información confidencial.
Loujain al-Hathloul, de 31 años, fue acusada de haber estado en contacto con países "hostiles" al reino saudí y de haber transmitido información confidencial. © Reuters

La activista saudita por los derechos humanos Loujain al-Hathloul fue condenada a cinco años y ocho meses de cárcel, de los cuales dos años y diez meses con libertad condicional. Loujain al-Hathloul fue arrestada junto con otras militantes en mayo de 2018 poco antes de que se levantara la prohibición de conducir, una reforma por la cual estas mujeres militaban.

Anuncios

La militante saudí de derechos humanos Loujain al-Hathloul fue condenada el lunes 28 de diciembre a cinco años y ocho meses de cárcel por un tribunal especializado en asuntos antiterroristas, de los cuales dos años y diez meses son bajo libertad condicional, según informaron medios sauditas. La mujer fue arrestada en mayo de 2018, poco antes de que se levantara la prohibición de conducción impuesta a sus conciudadanas, una reforma por la cual ella militaba. 

Fue considerada culpable de “diversas actividades prohibidas por la ley antiterrorista”, precisó el medio virtual 'Sabq', del cual un representante asistió a la audiencia. 

La militante está bajo detención provisoria desde hace más de dos años, un periodo tomado en cuenta dentro de la pena anunciada, explicaron los medios locales citando la sentencia del tribunal. La fecha de su salida de detención no se precisó, pero según el corresponsal de France 24 Saeed Al Jaber, teniendo en cuenta la pena ya cumplida, podría salir en marzo. La decisión puede apelarse en los próximos 30 días. 

Ninguna prueba tangible

Según el ministro saudí de Asuntos Extranjeros, Fayçal ben Farhan Al-Saoud, Loujain al-Hathloul, de 31 años, es acusada de haber estado en contacto con Estados “hostiles” al reino y de haber transmitido informaciones confidenciales. Pero su familia afirma que el Gobierno saudita no presentó ninguna prueba tangible para respaldar estas acusaciones.

La familia de Loujain al-Hathloul anunció a finales de noviembre que su caso había sido transferido por un juez de la corte penal de Riad a una corte encargada de asuntos de terrorismo.

Esta corte penal especializada fue creada en 2008 para juzgar los asuntos relacionados con el terrorismo, pero desde entonces ha servido ampliamente para juzgar prisioneros políticos, según organizaciones de defensa de los derechos humanos. 

Arabia Saudita es muy criticada en Occidente por su historial en materia de derechos humanos. 

La militante había iniciado una huelga de hambre en la cárcel el 26 de octubre, antes de interrumpirla dos semanas después, según su familia y Amnistía Internacional. 

Familia denuncia acoso sexual y tortura 

Por otro lado, Loujain al-Hathloul compareció el 11 de diciembre, dos días después de que ese mismo tribunal condenara a seis años de cárcel a un eminente médico estadounidense-saudita, Walid Fitaihi. Fue acusado de haber obtenido la nacionalidad estadounidense sin autorización y por simpatizar con una organización terrorista no identificada, indicó a la AFP una fuente cercana de su familia. 

“La moral de Loujain es buena pero su estado físico sigue siendo débil”, había declarado en ese momento su hermana Alia al-Hathloul.

Diplomada de la Universidad canadiense de Columbia británica (UBC), esta “férrea” militante  de la causa de las mujeres saudita sólo llevó a cabo acciones pacíficas en el reino ultraconservador. 

Militó durante mucho tiempo por el derecho de las sauditas a conducir y por acabar con la tutela que deja a la mujer a la merced absoluta del hombre.

Los medios progubernamentales calificaron a estas militantes de “traidoras” por haber estado en contacto con diplomáticos y ONG extranjeras.

Su familia afirma que mientras estaba detenida, fue víctima de acoso sexual y de tortura. Según su familia, la militante contó que el antiguo consejero real, Saud al-Qahtani había amenazado con violarla y matarla, algo que las autoridades niegan vigorosamente.

No es la primera vez que esta saudita, familiarizada con las redes sociales y proveniente de Al-Qassim, región conservadora del centro de Arabia Saudita, se encuentra tras las rejas. 

Fue arrestada a finales de 2014 y detenida por haber tratado de entrar a Arabia Saudita al volante de un carro proveniente de los Emiratos Árabes Unidos. Salió 73 días después, tras una campaña internacional.

 

Con AFP

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24