Erdogan acusa a EE. UU. de apoyar al PKK tras muerte de turcos en Irak

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuestionó la declaración estadounidense por la muerte de 13 ciudadanos turcos en el norte de Irak.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuestionó la declaración estadounidense por la muerte de 13 ciudadanos turcos en el norte de Irak. © Murat Cetinmuhurdar / Reuters

La declaración se produce luego de que fuerzas militares de Turquía, desplegadas en el norte de Irak desde el 10 de febrero, encontraran los cuerpos de 13 ciudadanos turcos que estaban, según Ankara, secuestrados por el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Erdogan acusó a Estados Unidos de haber entregado armamento y municiones a integrantes del PKK, considerado un grupo terrorista por Turquía, y pidió "sinceridad" teniendo en cuenta que están juntos en la OTAN. 

Anuncios

Recep Tayyip Erdogan desestimó una declaración del Departamento de Estado estadounidense en la que condenaba la muerte de los ciudadanos turcos. "Si se confirma la información sobre la muerte de civiles turcos a manos del PKK, organización calificada de terrorista, condenamos estas acciones en los términos más vehementes", dijo el Departamento de Estado.

“Hay una declaración hecha por Estados Unidos, pero es una farsa. ¿No se suponía que debían enfrentarse al PKK, al YPG (Unidades de Protección Popular)? Claramente los apoyan y los respaldan", dijo Erdogan este 15 de febrero. 

Estados Unidos, al igual que la Unión Europea, considera al PKK como una organización terrorista. No obstante, las Unidades de Protección Popular, que según Ankara están asociadas al PKK, fueron un importante aliado de las fuerzas estadounidenses en la guerra contra el autodenominado Estado Islámico en Siria. 

En su declaración, Erdogan responsabilizó a Estados Unidos de proveer armamento al PKK en la región del norte de Irak. 

"Lamentablemente eso lo hemos visto todos desde el principio. En el norte de Irak han llevado miles de camiones, de tanques, han llevado munición y se la han entregado a los terroristas, y estos terroristas han combatido contra nuestras fuerzas de seguridad", dijo Erdogan. 

Durante años, Turquía ha denunciado el envío de armas por parte del Pentágono a las milicias kurdas del YPG para su lucha contra el grupo Estado Islámico. Sin embargo, se desconocen entregas de este tipo de Washington al PKK.  

Erdogan pidió mayor sinceridad a Estados Unidos. "Si nosotros estamos juntos con ustedes en la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), trátennos con sinceridad y no estén con los terroristas. Si su lugar es con los terroristas, no estén con nosotros", agregó el jefe de Estado turco. 

En medio de la nueva tensión, el Gobierno turco llamó al embajador estadounidense David Satterfield al Ministerio de Relaciones Exteriores. “Se le transmitió la reacción de Ankara a la declaración estadounidense de la manera más enérgica posible”, dijo el portavoz Hami Aksoy, citado por la agencia de noticias AP. 

El incidente se da justo cuando las relaciones entre ambos países se han deteriorado, entre otras cosas, por las sanciones de Estados Unidos a la industria de defensa turca, tras la adquisición de un sistema de defensa fabricado por Rusia. 

Adicionalmente, más de 700 integrantes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), con ideología de izquierda y prokurdo, fueron arrestados por las fuerzas de seguridad turcas como parte de la investigación por supuestos vínculos terroristas. 

"718 personas fueron detenidas, incluidos jefes de distrito y provincia del HDP, en una operación realizada para exponer las actividades de la organización terrorista PKK", dijo el Ministerio del Interior en un comunicado.

Ankara afirma que mantendrá operaciones transfronterizas 

Desde el 10 de febrero, Turquía puso en marcha la operación antiterrorista Garra de Águila II, con la cual pretendió intensificar su lucha contra la organización PKK más allá de su territorio hasta zonas transfronterizas. 

Fue en el marco de dicha operación que los soldados encontraron los cuerpos de los ciudadanos que presuntamente fueron secuestrados entre cinco y seis años atrás por el PKK. 

De acuerdo con la agencia de noticias AP, que cita al ministro de defensa turco Hulusi Akar, 12 víctimas recibieron disparos en la cabeza y una murió por una herida de bala en el hombro. 

Akar agregó que tras los enfrentamientos murieron al menos 48 militantes del PKK. Por su parte, la agencia de noticias Firat, que difunde informaciones relacionadas con asuntos kurdos, cita un comunicado de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) emitido el 12 de febrero en el que hace referencia a bajas del ejército turco durante la operación. 

Turquía afirmó que mantendrá operaciones antiterroristas transfronterizas en Siria e Irak y pidió no criticarlas, agregando que los países deben elegir entre Turquía o los militantes. 

“Ningún país, persona o institución puede cuestionar las operaciones militares de Turquía (en Irak) después de la masacre de Gara", afirmó Erdogan. 

La disputa entre Turquía y los kurdos 

El pueblo kurdo, considerado la minoría étnica más grande de Medio Oriente, ha mantenido un vivo conflicto desde que el tratado de Lausana, Suiza, determinó las fronteras de la actual Turquía, poniendo fin al sueño de la conformación de un Estado kurdo. 

Por años, los kurdos han denunciado un trato hostil por parte de las autoridades turcas. Entre 1920 y 1930, muchos kurdos fueron trasladados a otras partes del país. También se restringió el uso del idioma kurdo y se negó la existencia de una identidad étnica kurda.

En 1978, el político Abdullah Ocalan fundó el PKK. Inicialmente la organización impulsaba un Estado kurdo independiente de Turquía pero, seis años después, tomó una lucha armada que ha dejado más de 40.000 muertos. 

Ocalan fue detenido en 1999 y condenado a cadena perpetua bajo cargos de terrorismo y separatismo. 

Con EFE, Reuters, AFP  y AP 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24