El organismo de control nuclear de la ONU negoció "una solución temporal" con Irán

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamed Javad Zarif, se reúne con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021.
El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamed Javad Zarif, se reúne con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021. © Majid Asgaripour / WANA / Reuters

Rafael Grossi, el jefe del Organismo Internacional de la Energía Atómica, informó que había cerrado un acuerdo bilateral "temporal" con Teherán para mitigar las anunciadas restricciones de acceso que la República Islámica pretende imponer al organismo de control, luego de que este domingo culminara la fecha límite impuesta por Irán para que Estados Unidos levante las sanciones sobre el país persa.

Anuncios

En apariencia, el acuerdo nuclear iraní está bloqueado. La República Islámica lo incumple con el enriquecimiento de uranio, mientras que Estados Unidos, desde su retirada hace dos años, hace lo propio desobedeciendo al no restablecimiento de sanciones contra el país. Pero cada paso en pro de una restauración de lo pactado en 2015 cuenta. Y por eso no es baladí que el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA en inglés) estuviera hoy en Irán, cuando, sin consenso estadounidense-iraní, el país persa amenaza con retroceder otra pisada.

A última hora del domingo, Rafael Grossi –que llegó in extremis el sábado a Irán– dijo que había logrado negociar una "solución temporal" tras dos días de conversaciones con funcionarios iraníes. "Acordamos que en vista de la ley y en particular de la disposición que establecía limitaciones, llegamos a un entendimiento técnico bilateral temporal por el cual la agencia va a continuar sus actividades de verificación y monitoreo necesarias por un período de hasta tres meses", explicó Grossi, Director General de la OIEA.

La visita se realizó cuando Estados Unidos está aumentando los esfuerzos para salvar el acuerdo nuclear de 2015. "Estados Unidos ha reafirmado la decisión de regresar al pacto e Irán, que tras el retiro (del primero) inició una serie de medidas de suspensión de sus obligaciones, hasta retirarse igual del Acuerdo, (prosigue) con la próxima etapa, que es un freno a lo que se llama Protocolo Adicional", detalló a France 24 en francés el profesor del Centro de Ginebra para la Política de Seguridad, Marc Finaud.

Irán amenaza con retirarse la semana entrante del Protocolo Adicional, poniendo fin a las inspecciones, pero ha acordado mantener la vigilancia "necesaria" durante un máximo de tres meses. Grossi confirmó que Irán continuará aplicando el acuerdo global de seguridad "sin ninguna limitación como ha venido haciendo hasta ahora. 

Una parte clave del plan iraní para reducir la cooperación es poner en marcha una ley que limita la aplicación del Protocolo Adicional, por el que la OIEA tiene derecho a realizar inspecciones "sorpresa" a los Estados miembro en lugares no declarados al organismo. Irán lo acordó en virtud del pacto nuclear de 2015, pero el próximo martes el Parlamento iraní prevé imponer restricciones a esa norma, "muy a mí pesar", dijo Grossi, ya que la entidad podrá seguir verificando la actividad nuclear en el país, aunque con mayores restricciones.

Sin embargo, pese a las futuras limitaciones, el director de la OIEA agregó que no se reducirá el número de inspectores y que no todas las inspecciones rápidas estarán prohibidas. Los funcionarios iraníes dijeron que los supervisores de la ONU solo tendrán acceso al 70 % de los permisos que tienen actualmente.

La OIEA viajó a Teherán porque este domingo terminaba el plazo que el país persa se ha fijado para el levantamiento de las sanciones americanas, impuestas en 2018 por Donald Trump. La discusión es infinita, pero el Parlamento nacional decretó que, si las sanciones no cesan, restringirá ciertas inspecciones del organismo en instalaciones no nucleares, incluidas aquellas militares que se miran con sospecha.

O sea, un retroceso más, que eventualmente entraría en vigor este martes 23, según el presidente de la organización de la energía atómica del país persa, Ali Akbar Salehi. El Protocolo Adicional "permite justamente a esta agencia inspeccionar todas las actividades nucleares, incluso aquellas no declaradas por Irán (...) Por eso es importante que el director de la OIEA haya ido para ver cómo se puede impedir esa nueva etapa en esta escalada", concreta Finaud.

El Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, se reúne con el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali-Akbar Salehi, en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021.
El Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, se reúne con el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali-Akbar Salehi, en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021. © Hadi Zand / WANA / Reuters

Teherán: "Una vez que todos cumplan con sus obligaciones, habrá conversación"

Dejar de enriquecer uranio versus levantar sanciones. Irán y Estados Unidos llevan jugando al gato y al ratón desde la presidencia de Trump. Y eso persiste, aunque con mejor tono. Ya Joe Biden propuso esta semana al país una reapertura del diálogo sobre el Acuerdo, con el objetivo de que Teherán no adquiera armas nucleares. Sin embargo, Irán ha reiterado este domingo que no será él quien conceda la primera zancada, lo que supone estar en las mismas, a menos que la Administración Biden ceda rescindiendo las sanciones, algo a lo que se niega.

"Estados Unidos no podrá volver a unirse al pacto antes de que levante las sanciones. Una vez que todos cumplan con sus obligaciones, habrá conversación", afirmó en la jornada el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, a 'English Language Press TV'.

"Bien dice que la política de máxima presión de Donald Trump fue un gran fracaso. Pero no han cambiado dicha política hacia Irán. Estados Unidos es adicto a la presión, a las sanciones y al acoso. No funciona", añadió Zarif, insistiendo en que no cederá a esas fuerzas.

Pese a este tira y afloja, el Gobierno islámico se ha encargado de dejar claras otras cosas: asegura que no tiene nada que ocultar, que no estaría escondiendo ningún arma nuclear; y que los pasos que se den sobre el acuerdo de 2015 son reversibles, todo puede cambiar.

El Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, hace gestos mientras usa una mascarillas durante una reunión con el director de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali-Akbar Salehi, en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021.
El Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, hace gestos mientras usa una mascarillas durante una reunión con el director de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali-Akbar Salehi, en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021. © Hadi Zand / WANA / Reuters

En este sentido, las conversaciones con Rafael Grossi habrían sido "fructíferas y basadas en el respeto mutuo". Esto del lado de Ali Akbar Salehi, mientras que Zarif aseguró que discutiría con Grossi respeto a las leyes nacionales, "sin crearle un callejón sin salida, para que continúe cumpliendo con las obligaciones de demostrar que el programa nuclear iraní es pacífico". 

Por su parte, Grossi recalcó que "lo que hemos acordado es algo viable, es útil para salvar esta brecha que estamos teniendo, salvar la situación ahora". Y señaló que para tener una situación estable y sostenible "tendrá que haber una negociación política" que no depende de él, pero que sugiere que estos últimos pasos creen una ventana para "las conversaciones sobre el salvamento del Acuerdo Nuclear".

EE. UU. llama a una "diplomacia prudente" para tratar el pacto nuclear

Con todo, Irán no está abandonando el Acuerdo Nuclear y promete que no dejará de colaborar con el Organismo Internacional de la Energía Atómica, al que ha tildado de "perro guardián de lo nuclear" para la ONU. Tampoco expulsará a sus inspectores. Sin embargo, se mueve, gradualmente, contra un acuerdo que le ha conllevado sanciones económicas graves, afectadas por el revés de la pandemia de Covid-19.

Si Irán ha accedido a considerar y examinar la cooperación con la agencia, por su lado Estados Unidos ha hecho un llamado a sus aliados europeos en el pacto –formado asimismo por China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania– para unirse a una "diplomacia prudente", necesaria para responder a las "actividades desestabilizadoras" de la República Islámica.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, detrás de un letrero de 'en el aire' mientras se dirige a un evento virtual de la Conferencia de Seguridad de Múnich desde el East Room de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 19 de febrero de 2021.
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, detrás de un letrero de 'en el aire' mientras se dirige a un evento virtual de la Conferencia de Seguridad de Múnich desde el East Room de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 19 de febrero de 2021. © Kevin Lamarque / Reuters

Con el Acuerdo Nuclear de 2015 en juego, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan indicó este domingo a su homólogo iraní Hasan Rohani que verdaderamente ve una oportunidad entre Irán y Estados Unidos, agregando que espera que se levanten las sanciones.

"El presidente Erdogan, quien declaró que deseaba que la nueva Administración de Estados Unidos abandonara las sanciones unilaterales contra Irán y levantara las restricciones a la prosperidad del pueblo iraní, dijo que las declaraciones sobre el tema en los últimos días habían conducido a una nueva ventana de oportunidad", confirma un reporte de la presidencia turca. La pregunta ahora es, ¿quién dará el primer paso?

Por lo pronto, Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, habría iniciado una conversación con Irán sobre la detención y retorno de ciudadanos estadounidenses en ese país, considerados una carta de canje de Teherán contra otras naciones. Sullivan ha calificado dicho diálogo de "total y absoluta indignación".

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24