Francisco en Irak

Las viviendas expoliadas de los cristianos en Bagdad (2/7)

Tras la guerra de 2003, muchos cristianos huyeron de Bagdad, la capital iraquí. Tiempo después, muchas de estas familias exiliadas descubrieron que las propiedades que dejaron atrás fueron tomadas ilegalmente por milicias o por personas con vínculos con el Gobierno.
Tras la guerra de 2003, muchos cristianos huyeron de Bagdad, la capital iraquí. Tiempo después, muchas de estas familias exiliadas descubrieron que las propiedades que dejaron atrás fueron tomadas ilegalmente por milicias o por personas con vínculos con el Gobierno. © France 24

El papa Francisco visita Irak del 5 al 7 de marzo. Es el viaje número 33 de su pontificado, uno que ya es tildado de histórico. Su primera escala es en Bagdad. Allí, muchos de los cristianos que regresaron tras la guerra de 2003 fueron víctimas de expoliación. Pocos emprenden una batalla judicial para recuperar sus viviendas.

Anuncios

El periplo del papa fue cancelado el año pasado. Ahora será un hecho a pesar de que el país está confinado por la pandemia de coronavirus y de los riesgos en materia de seguridad que acarrea este desplazamiento. Francisco primero visitará Bagdad.

El sumo pontífice tendrá por misión llevar un mensaje de aliento a los cristianos iraquíes, que en los últimos años han sido víctimas de desplazamiento, persecución y violencia. Se espera también que invite a la cohabitación y a la tolerancia en un país de mayoría musulmana, en donde los cristianos son minoría. Francisco visitará Bagdad, Mosul, Erbil, Najaf y Qaraqosh. 

El viaje tendrá un peso emocional, pues en la llanura de Ur, patrimonio de las tres religiones monoteístas, se originó la fe cristiana pues es la tierra de Abraham. Durante su estadía, el papa se movilizará a bordo de un automóvil blindado y cubierto en una ruta cuya seguridad ha sido reforzada para la ocasión.

La primera parada del viaje del papa será en Bagdad, en donde celebrará una misa en la catedral de San José.

Tras la guerra de 2003, muchos cristianos iraquíes huyeron de la capital, dejando atrás todo lo que tenían.

A su regreso, algunos encontraron sus casas y sus tierras ocupadas por hombres armados que tendrían vínculos con altos funcionarios del Gobierno. Para recuperar sus bienes, estas milicias piden miles de dólares apoyándose en escrituras falsas.

Algunos han optado por denunciar la toma ilegal de sus casas ante la autoridades, pero sin éxito. Otros abandonan la idea por miedo y porque no creen que sus denuncias puedan prosperar.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24