El papa Francisco concluye su viaje a Irak y asegura que fue un “riesgo” que debía tomar

El papa Francisco se ríe durante una conferencia de prensa mientras está en el aire a bordo del avión papal de Alitalia en su vuelo de regreso de Irak, el 8 de marzo de 2021.
El papa Francisco se ríe durante una conferencia de prensa mientras está en el aire a bordo del avión papal de Alitalia en su vuelo de regreso de Irak, el 8 de marzo de 2021. © Yara Nardi / AFP

Durante su viaje de vuelta en avión al Vaticano este lunes, el papa Francisco explicó en una rueda de prensa que viajó a Irak tras pensarlo mucho y conociendo los riesgos que suponía el viaje, y aseguró que, a pesar de haber dudado, sintió la necesidad seguir adelante. La travesía era arriesgada por razones de seguridad y por la pandemia de Covid-19 a la que está haciendo frente el mundo.  

Anuncios

El papa Francisco no respondía a las preguntas de los periodistas desde hacía más de un año, cuando realizó su último viaje antes de la pandemia. Pero este lunes 8 de marzo, de vuelta a Roma, la tradicional rueda de prensa se retomó: durante una hora, el pontífice explicó detalles de su histórico viaje a Irak.

Además de apoyar a la minoría cristiana en el país árabe, el objetivo de la peligrosa travesía era tender puentes con el islam, algo que suele generar incomodidades en el seno de la Iglesia católica. Eso, junto a los riesgos por la pandemia mundial de Covid-19 y por razones de seguridad, le han costado muchas críticas desde el Vaticano.

"Tantas veces se debe arriesgar para dar este paso. Hay algunas críticas de que el papa no es valiente, que es un inconsciente, que está dando pasos contra la doctrina católica, que está a un paso de la herejía, Son riesgos, pero estas decisiones se toman siempre en oración, en diálogo, pidiendo consejo. No son un capricho", dijo Francisco en la tradicional rueda de prensa en el avión después de los viajes, argumentando su decisión.

Existía una gran preocupación respecto a que la visita del papa en la que a menudo hubo multitudes sin tapabocas en iglesias abarrotadas, cantando y vitoreando a la eminencia religiosa– pudiera dar lugar a la propagación de contagios en un país con un sistema sanitario muy frágil y que está registrando un aumento sostenido de casos.

Encuentro con el gran ayatolá Ali Al-Sistani

Sin lugar a duda, el encuentro más importante del papa durante su estancia en Irak fue con el gran ayatolá Ali Al-Sistani, una importante figura de la rama chiita del islam. Y así lo destacó el líder del cristianismo. El papa se reunió con el gran ayatolá el pasado sábado en su modesta casa en Nayaf, ciudad sagrada para los chiíes, movimiento que supuso un histórico paso en las relaciones entre islam y el Vaticano.

Durante su encuentro, las dos figuras religiosas debatieron temas de cooperación interreligiosa y Al-Sistani defendió a la minoría cristiana del país, diciendo que debía “vivir en paz”. El papa le dedicó unas palabras cariñosas.

“Es una persona que tiene la sabiduría y la prudencia. Él me decía que desde hace 10 años no recibe a gente que va a visitarlo con otros motivos políticos o culturales, solo religiosos. Fue muy respetuoso en el encuentro. Yo me sentí honrado. Él, en el saludo, nunca se alza. Y se alzó, dos veces, para saludarme. Un hombre humilde y sabio. A mí me hizo bien al alma este encuentro. Es una luz”, dijo durante su comparecencia ante los periodistas.

El primer acercamiento entre el cristianismo y el islam se produjo hace dos años, cuando el papa Francisco y el gran imán de la mezquita al-Azhar, la institución más importante del islam suní, firmaron el documento sobre la Fraternidad Humana con Ahmed el-Tayeb.

Viajes en el horizonte del pontífice

La carrera mundial por la vacunación y la posibilidad de que el virus remita en los próximos meses hacen pensar que el papa podrá retomar su agenda internacional. Francisco confirmó que tiene previsto viajar a Hungría para el final del Congreso Eucarístico, que se celebrará en septiembre. Aprovechando el viaje, como Eslovaquia está a tan solo 200 kilómetros, podría también ampliar la visita a ese país.

También sostuvo su promesa de visitar Líbano próximamente. "Líbano sufre y Líbano es más que un equilibrio. Tiene la debilidad de presentar algunas diferencias y la fortaleza del gran pueblo reconciliado", dijo al respecto de la tierra árabe.

Aunque el pontífice reconoció que la tarea de viajar se estaba volviendo más ardua a sus 84 años, que “no llegan solos”, aseguró que se había sentido como en una “prisión” estando alejado de sus fieles durante 15 meses.

"Yo me siento distinto cuando estoy alejado de la gente y quisiera volver a comenzar las audiencias generales pronto. Esperemos que se den las condiciones, pero yo sigo las indicaciones de las autoridades que son las responsables", destacó Francisco.

Una de las partes más impactantes del paso del papa por Irak fue la visita a Mosul, devastada por la invasión y lucha contra el Estado Islámico desde 2014. El líder religioso aseguró que cuando pasó por las iglesias destruidas se quedó sin palabras, y señaló que poder rezar y consolar a los afectados por la violencia es uno de los motivos por los que realiza este tipo de viajes.

Con EFE, AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24