Afganistán confirma que irá a las negociaciones de paz lideradas por Rusia y EE. UU.

El presidente Ashraf Ghani habla durante la ceremonia de apertura de la nueva sesión legislativa del Parlamento en Kabul, Afganistán, el sábado 6 de marzo de 2021.
El presidente Ashraf Ghani habla durante la ceremonia de apertura de la nueva sesión legislativa del Parlamento en Kabul, Afganistán, el sábado 6 de marzo de 2021. © Mariam Zuhaib / AP

El gobierno afgano anunció su participación en el intento por desatascar las conversaciones que tiene con los talibanes desde septiembre del año pasado. El anuncio ocurrió horas después de que un coche bomba explotara en la provincia de Herat, en medio de la escalada de atentados contra civiles. 

Anuncios

A pesar de las tensiones y de la lentitud con la que avanzan las negociaciones en la capital de Qatar, Doha, el Gobierno afgano participará en dos conferencias de paz separadas, respaldadas por Rusia y Estados Unidos. Así lo afirmó Hamdullah Mohib, asesor del consejo de seguridad nacional del país a los periodistas en Kabul. La primera de las conferencias será en Moscú el 18 de marzo y la segunda se llevará a cabo en Turquía en abril. 

Los talibanes todavía no han confirmado si acudirán a las citas. Mohammed Naeem, portavoz del grupo, le dijo a Reuters que sí había recibido una invitación de Moscú, pero que aún no han decidido si asistir o no. Los negociadores de ese lado de la mesa no han hecho ningún comentario sobre la reunión propuesta por los estadounidenses en Turquía.

Este último encuentro es organizado desde Washington. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, le envió hace una semana una carta al presidente afgano, Ashraf Ghani, para impulsar el esfuerzo de paz liderado por las Naciones Unidas. La misiva le solicitaba al Gobierno turco que acogiera una reunión de alto nivel de “ambas partes en las próximas semanas para finalizar un acuerdo de paz”.

Blinken también escribió que Estados Unidos está “considerando la retirada total de las fuerzas para el 1 de mayo mientras consideramos otras opciones”. Esto en el marco de la revisión del acuerdo de paz que la administración de Donald Trump firmó con los talibanes y que exige la retirada final de las 2.500 tropas estadounidenses restantes del país de Medio Oriente para esa fecha. 

Las tensiones aumentan a medida que se acerca la fecha límite y, especialmente, con el incremento de los ataques en contra de civiles. De hecho, el anuncio del gobierno afgano se produjo justo después de un atentado. 

Un carro bomba deja ocho personas muertas y más de 50 heridos

El coche bomba que explotó en la provincia occidental de Herat dejó por lo menos ocho muertos. Pero esta cifra puede aumentar en las próximas horas pues al menos 10 de los 53 heridos se encuentran en un estado crítico, según Rafiz Sherzai, portavoz del hospital local. La explosión fue tan potente que destruyó 14 casas.

Los lugareños inspeccionan el sitio de un ataque con coche bomba en la provincia de Herat, al oeste de Kabul, Afganistán, el sábado 13 de marzo de 2021.
Los lugareños inspeccionan el sitio de un ataque con coche bomba en la provincia de Herat, al oeste de Kabul, Afganistán, el sábado 13 de marzo de 2021. © Hamed Sarfarazi / AP

Más que ser un hecho aislado, el ataque del viernes por la noche (hora local) hace parte de lo que el Consejo de Seguridad de la ONU considera un aumento “alarmante” de ataques contra la población civil en Afganistán. 

“Estos atroces ataques se han dirigido contra funcionarios públicos, el poder judicial, los medios de comunicación, el personal sanitario y humanitario, incluidas mujeres en puestos destacados, quienes protegen y promueven los derechos humanos y las minorías étnicas y religiosas”, condenó el Consejo de Seguridad a través de un comunicado. 

El ataque del viernes es una prueba de ello. Si bien una de las personas que falleció y 11 heridos pertenecen a las Fuerzas de Seguridad afganas, la mayoría de personas impactadas por la onda explosiva eran civiles. Sherzai precisó que dos mujeres y tres niños murieron en el atentado, y casi la mitad de los heridos eran mujeres.

El máximo organismo de Naciones Unidas aseguró que los ataques selectivos aumentaron en los meses posteriores al inicio de las negociaciones de paz en Afganistán, el 12 de septiembre de 2020. Durante todo ese año, hubo 8.820 víctimas civiles, según un informe de la Misión de la ONU en Afganistán el mes pasado.

Un oficial de seguridad inspecciona el sitio de un ataque con coche bomba en la provincia de Herat, al oeste de Kabul, Afganistán, el sábado 13 de marzo de 2021.
Un oficial de seguridad inspecciona el sitio de un ataque con coche bomba en la provincia de Herat, al oeste de Kabul, Afganistán, el sábado 13 de marzo de 2021. © Hamed Sarfarazi / AP

Actualmente, las conversaciones entre el gobierno afgano y los talibanes insurgentes están estancadas y sus encuentros en Doha se realizan de manera intermitente. 

Hasta ahora ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del coche bomba. En otros atentados similares, ha sido el grupo Estado Islámico quien ha dicho ser responsable; mientras que los talibanes y el gobierno se han culpado mutuamente por intentar sabotear los esfuerzos para llegar a un acuerdo de paz.

Así ocurrió de nuevo el viernes, cuando el presidente Ashraf Ghani culpó a los talibanes. “Los talibanes, al continuar con su guerra ilegítima y su violencia contra el pueblo, demostraron una vez más que no solo tienen la voluntad de resolver la crisis actual de manera pacífica, sino también complicando la situación”, expresó el mandatario afgano en un comunicado.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24