La policía israelí retiró las vallas en Jerusalén Este tras jornadas de violencia

Los palestinos ondean banderas y celebran fuera de la Puerta de Damasco después de que se retiraran las barreras que fueron levantadas por la policía israelí, lo que les permite acceder a la plaza principal que ha sido el centro de una semana de enfrentamientos en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 25 de abril de 2021.
Los palestinos ondean banderas y celebran fuera de la Puerta de Damasco después de que se retiraran las barreras que fueron levantadas por la policía israelí, lo que les permite acceder a la plaza principal que ha sido el centro de una semana de enfrentamientos en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 25 de abril de 2021. © Ammar Awad / Reuters

Los oficiales israelíes quitaron las barricas instaladas en el área de la Puerta de Damasco, principal acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén, escenario de protestas en los últimos días. La medida busca rebajar las tensiones tras los violentos enfrentamientos. 

Anuncios

La presencia de barreras metálicas en el área de la Puerta de Damasco, un paseo a las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén, había sido motivo de protestas y violentos enfrentamientos entre las fuerzas policiales israelíes y ciudadanos palestinos.

La medida había sido adoptada desde el inicio del Ramadán para evitar aglomeraciones de personas en una de las entradas a la parte amurallada de la Ciudad Santa, ubicada en la zona este ocupada y anexionada por Israel.

Las vallas impedían que los palestinos pudieran sentarse en los escalones que rodean la Puerta de Damasco, punto emblemático de la urbe en el que suelen reunirse durante el mes sagrado musulmán.

La escalada de violencia de los últimos días despertó preocupación entre las autoridades, que temían que la situación se desbordara, por lo que optaron por retirar los bloqueos. Aún así, el clima de tensión se mantenía, con la fuerte presencia policial.

Un portavoz de la policía dijo a la agencia AFP que la decisión se tomó "luego de consultas con funcionarios locales, líderes religiosos y una evaluación de la situación, teniendo en cuenta a los comerciantes que necesitan vivir, y con el fin de reducir el nivel de violencia", aunque aclaró que "nuestras fuerzas todavía están desplegadas sobre el terreno y no permitiremos el regreso de la violencia".

Cientos de palestinos, la mayoría de ellos jóvenes, celebraron la reapertura del área. Aunque se registraron pequeñas disputas y hubo algunos arrestos, la situación no alcanzó los graves incidentes de noches anteriores.

Grupos de personas se reúnen frente a la Puerta de Damasco después de que se eliminaran las barreras que fueron levantadas por la policía israelí en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 25 de abril de 2021.
Grupos de personas se reúnen frente a la Puerta de Damasco después de que se eliminaran las barreras que fueron levantadas por la policía israelí en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 25 de abril de 2021. © Ammar Awad / Reuters

Una medida para lograr calma tras varias jornadas violentas

Jerusalén fue escenario de enfrentamientos violentos en los últimos días por la decisión de impedir a los palestinos sentarse en los escalones que rodean la Puerta de Damasco.

El pico de tensión ocurrió el jueves 22 de abril por la noche, cuando los palestinos intentaron oponerse a una marcha de manifestantes judíos de extrema derecha, que corearon lemas como "muerte a los árabes". Las fuerzas israelíes reprimieron a los palestinos y un centenar de ellos resultaron heridos, al igual que nos 20 agentes de policía israelíes.

Los manifestantes palestinos arrojaron piedras y botellas de agua contra los oficiales, que respondieron con granadas paralizantes y cañones de agua. También se registraron incendios de contenedores de basura cerca de la Puerta de Damasco y, según las fuerzas israelíes, fueron arrojados cócteles molotov en el cruce de Qalandiya, entre Jerusalén y la ocupada Cisjordania.

Las protestas se ampliaron viernes y sábado en distintos puntos de Cisjordania y Gaza, en solidaridad con los palestinos de Jerusalén.

Los manifestantes palestinos incendiaron basura en las calles de Jerusalén Este en medio de enfrentamientos con la policía israelí, en los que más de 120 personas resultaron heridas.
Los manifestantes palestinos incendiaron basura en las calles de Jerusalén Este en medio de enfrentamientos con la policía israelí, en los que más de 120 personas resultaron heridas. © Ahmad Gharabli / AFP

Un proyectil fue disparado desde la Franja de Gaza este domingo

Más allá de la reducción de las tensiones en Jerusalén Este, este domingo, un nuevo proyectil fue lanzado desde la Franja de Gaza a un área despoblada del territorio israelí, según informó el Ejército israelí, sin dar mayores detalles.

El brazo armado de Hamás, el movimiento islamista palestino que gobierna la Franja de Gaza, también había manifestado su solidaridad con los manifestantes de Jerusalén Este. Con ese justificativo, entre la noche del viernes y el sábado, lanzaron 36 cohetes hacia comunidades israelíes vecinas al enclave, la cifra más alta de disparos desde hace más de un año.

El sábado por la noche se sumaron otros tres disparos, uno de los cuales fue interceptado por el escudo antimisiles israelí, uno explotó en un terreno baldío y el restante cayó en la Franja de Gaza, de acuerdo a los militares israelíes.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24