Aumenta la cantidad de heridos tras los nuevos enfrentamientos en Jerusalén Este

Las fuerzas de seguridad israelíes avanzan en medio de enfrentamientos con manifestantes palestinos en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén, el 7 de mayo de 2021.
Las fuerzas de seguridad israelíes avanzan en medio de enfrentamientos con manifestantes palestinos en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén, el 7 de mayo de 2021. © Ahmad Gharabli / AFP

Desde las restricciones árabes por el mes del Ramadán, las hostilidades entre palestinos e israelíes han ido in crescendo. Los disturbios del 7 de mayo dejaron más de 200 heridos y varios fallecidos, en su mayoría palestinos. A eso se adiciona un nuevo estallido el sábado, en el que más de 60 personas terminaron con lesiones. Los disturbios han llegado a alcanzar la Explanada de las Mezquitas. 

Anuncios

El sábado 8 de mayo se repitieron los enfrentamientos entre policías israelíes y palestinos en Jerusalén Este, a las afueras de la Ciudad Vieja. Al menos 64 personas resultaron heridas, incluidos menores y un niño de 1 año, y 11 fueron trasladadas al hospital, según la Media Luna Roja Palestina. Por su parte, la policía de Israel aseguró que uno de sus oficiales fue lesionado.

Todo esto ocurrió cuando miles de musulmanes rezaban en la cercana mezquita de Al-Aqsa para honrar el evento más importante de todo el Ramadán: la noche santa islámica de Laylat al-Qadr.

“No quieren que oremos. Hay una pelea todos los días, todos los días hay enfrentamientos. Todos los días hay problemas”, le dijo a Reuters Mahmoud al-Marbua, de 27 años. Y es que una escena similar ocurrió justo el día anterior.

El 7 de mayo, hubo más de 200 heridos (la mayoría palestinos, pero también oficiales israelíes), tras la intervención de la policía hebrea, que replegó a los manifestantes con gases y aturdidoras. ¿De fondo? El desalojo previsto de más familias palestinas, en favor de organizaciones colonas judías.

La tensión, excepcional en la Explanada de las Mezquitas, está yendo en aumento en este mes sagrado de Ramadán, con conflictos nocturnos en el barrio de Sheikh Jarrah, donde numerosas familias palestinas se enfrentan a un futuro desalojo por un caso legal de vieja data.

Desde tempranas horas del viernes, cientos de ciudadanos palestinos se congregaron para orar en la cima de una colina que rodea la mezquita de Al-Aqsa, pero muchos se quedaron también para protestar contra las expulsiones que se han convertido en el nuevo foco de tensión del conflicto palestino-israelí.

"Nuestra gente permanecerá firme y paciente en sus hogares, en nuestra tierra bendita", declaró el jeque Abu Sunainah de la mezquita Al-Aqsa, durante su sermón del viernes. Fue después de la cena que termina con el ayuno que detonaron los choques y detenciones en esta mezquita, ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, considerado el tercer sitio más sagrado del Islam.

Un policía israelí apunta a varios manifestantes palestinos durante los disturbios de este 7 de mayo de 2021.
Un policía israelí apunta a varios manifestantes palestinos durante los disturbios de este 7 de mayo de 2021. © Ammar Awad / Reuters

Los enfrentamientos del 7 de mayo ocasionaron el cierre de la famosa Puerta de Damasco, principal entrada a la Ciudad Vieja, mientras la policía antidisturbios enfrentaba a los manifestantes y algunos oficiales de la mezquita, con altavoces en mano, clamaban frenar la situación, que ha dejado mínimo a 23 palestinos heridos por impacto de balas de goma y granadas en cabeza y ojos, de acuerdo a la Media Luna Roja.

"Si no apoyamos a este grupo de personas aquí, los desalojos vendrán a mi casa, su casa y a cada palestino que viva aquí", argumentó Bashar Mahmoud, un manifestante palestino de 23 años.

Nuevos desalojos encienden las alarmas internacionales

Este jueves se conoció que la creciente tensión se cobró la vida de dos jóvenes, uno palestino y otro israelí, reportados en incidentes separados, y que han activado las alarmas de organismos como la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Asimismo, este viernes dos palestinos fallecieron por disparos de la policía israelí cuando, supuestamente, intentaban atacar con armas de fuego a agentes y soldados israelíes en un puesto de control en el norte de Cisjordania ocupada.

"Pedimos a Israel que detenga de inmediato todos los desalojos forzosos, incluidos los de Sheikh Jarrah –hoy convertido en lugar de resistencia–, y que cese cualquier actividad que contribuya aún más a un entorno coercitivo y no dé lugar a traslados forzosos", dijo este viernes Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Jalina Porter, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos., declaró por su lado que Washington estaba "profundamente preocupado por el aumento de las tensiones en Jerusalén".

"A medida que nos adentramos en un período delicado en los próximos días será fundamental que todas las partes garanticen la calma y actúen con responsabilidad para reducir las tensiones y evitar una confrontación violenta", señaló Porter. La Unión Europea, Jordania y los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo también han mostrado su inquietud por la violencia que podrían generar los posibles desalojos.

Un ciudadano palestino reza junto a la mezquita de Al Aqsa mientras se producen los disturbios en Jerusalén, el 7 de mayo de 2021.
Un ciudadano palestino reza junto a la mezquita de Al Aqsa mientras se producen los disturbios en Jerusalén, el 7 de mayo de 2021. © Ammar Awad / Reuters

Sheikh Jarrah es habitado mayoritariamente por palestinos, pero el vecindario de este barrio contiene la tumba de un antiguo sumo sacerdote, Simón el Justo, y es un sitio venerado por los judíos religiosos.

Este lunes 10 de mayo, la Corte Suprema de Israel decidirá sobre la expulsión de cuatro familias cuyas viviendas reclaman organizaciones colonas por haber sido propiedad de judíos antes de 1948. El Ejército israelí ya informó que enviará tropas adicionales al territorio ocupado de Cisjordania.

Durante la jornada, Naciones Unidas volvió a exhortar a Israel a poner fin a toda expulsión forzada de palestinos en Jerusalén Este, advirtiendo que sus acciones podrían constituir "crímenes de guerra".

La Unión Europea pide "rebajar la tensión" y Turquía llama a Israel un "estado terrorista"

A través del portavoz de la diplomacia de la Unión Europea, Peter Stano, la organización pidió a Israel "con urgencia" que rebaje la tensión en su conflictos con ciudadanos palestinos. 

El comunicado fue contundente al asegurar que "la violencia y la incitación son inaceptables y los perpetradores de todas las partes deben rendir cuentas". 

El bloque comunitario aseguró que "los líderes políticos, religiosos y comunitarios de todas las partes deben mostrar moderación y responsabilidad y hacer todo lo posible por calmar esta situación volátil".

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, criticó las actuaciones de los israelíes después del enfrentamiento de este sábado 7 de mayo. "El cruel Israel, el estado terrorista de Israel está atacando sin piedad y sin ética a los musulmanes en Jerusalén", calificó el mandatario. 

Erdogan añadió que Ankara ya promovió iniciativas para movilizar instituciones internacionales, como Naciones Unidas y la Organización para la Cooperación Islámica. Esto con el propósito de que se tomen "relevantes medidas".

Con Reuters, EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24