El incendio de un hospital para pacientes de Covid-19 en Irak deja decenas de muertos

Unas personas se reúnen mientras inspeccionan los daños en el hospital de Covid-19 Al-Hussain, donde se produjo un incendio, en Nassiriya, Irak, el 13 de julio de 2021.
Unas personas se reúnen mientras inspeccionan los daños en el hospital de Covid-19 Al-Hussain, donde se produjo un incendio, en Nassiriya, Irak, el 13 de julio de 2021. © Khalid Al-Mousily / Reuters

El lunes por la noche se desató un incendio en un hospital para pacientes de Covid-19 en la ciudad de Nasiriya, al sur de Irak, que ya se ha cobrado la vida de al menos 92 personas y ha dejado a más de 100 heridos. Las investigaciones iniciales señalan que el incendio se produjo a causa de la explosión de una bombona de oxígeno, suceso por el que el Gobierno central ya está buscando responsabilidades.

Anuncios

La sociedad iraquí enfrenta un nuevo revés. El lunes, un incendio arrasó con la planta del hospital Al-Hussein, en la provincia de Dhi Qar, dedicada al tratamiento de pacientes con Covid-19; accidente que ya ha dejado 92 muertos y más de un centenar de heridos. 

Según las autoridades locales, el fatídico fuego habría comenzado la noche del 12 de julio cuando las chispas de un cableado defectuoso se propagaron a un tanque de oxígeno, algo que lo hizo explotar y desencadenó el caos en la ciudad del sur de Irak.

Con la conflagración ya controlada, este martes los bomberos y equipos de rescate comenzaron a buscar más cadáveres entre los escombros del edificio, a pesar de que el humo dificultaba los operativos.

Varias personas se reúnen mientras un gran incendio envuelve la sala de Covid-19 del hospital Al-Hussein en la ciudad de Nasiriya, en el sur de Irak, a última hora del 12 de julio de 2021.
Varias personas se reúnen mientras un gran incendio envuelve la sala de Covid-19 del hospital Al-Hussein en la ciudad de Nasiriya, en el sur de Irak, a última hora del 12 de julio de 2021. © Asaad Niazi / AFP

"El fuego ha atrapado a muchos pacientes en la sala de Covid-19 y los equipos de rescate tienen dificultades para llegar a ellos", dijo un trabajador sanitario a la agencia Reuters, justo antes de entrar al edificio en llamas.

Mientras tanto, el Ejecutivo convocó reuniones urgentes para definir el origen del incendio, mandar ayuda médica de forma inmediata y rastrear a los responsables de la tragedia. Por el momento, se ha ordenado la suspensión y la detención de los directores de Salud y de Defensa Civil de Nasiriya, junto al director del hospital Al-Hussein.

La indignación de los iraquíes por la negligencia

Tras el accidente, son muchas las personas que se reunieron en torno de la morgue de la ciudad para exigir rendición de cuentas por lo que señalan como negligencia. Muchos de los que allí se reunieron estaban esperando los cadáveres de sus familiares.

"No hay una respuesta rápida al incendio, no hay suficientes bomberos. Los enfermos han muerto quemados. Es un desastre", dijo Mohammed Fadhil mientras esperaba que le entregaran el cuerpo de su hermano.

Un hombre reacciona ante los restos de la sala de aislamiento de Covid-19 del hospital Al-Hussein tras un incendio masivo durante la noche, en la ciudad de Nasiriya, en el sur de Irak, el 13 de julio de 2021.
Un hombre reacciona ante los restos de la sala de aislamiento de Covid-19 del hospital Al-Hussein tras un incendio masivo durante la noche, en la ciudad de Nasiriya, en el sur de Irak, el 13 de julio de 2021. © Asaad Niazi / AFP

Son muchos los que todavía recuerdan a la perfección un incidente similar que dejó 82 muertos y más de 110 heridos en un hospital de Bagdad, la capital, el pasado mes de abril.

El director de la Comisión semioficial de Derechos Humanos de Irak, Ali Bayati, se refirió al hecho y dijo que la explosión del lunes acusa la ineficacia de las medidas de seguridad, dentro de un sistema sanitario muy deficiente a causa de la guerra y de las sanciones contra la nación de Medio Oriente.

"Que se repita un incidente tan trágico pocos meses después significa que todavía no se han tomado medidas suficientes para prevenirlos", señaló Bayati en relación con el accidente.

Algo constatado por los propios trabajadores de la salud del centro hospitalario. Algunos incluso indicaron que ya habían recurrido al Gobierno local para pedir la aplicación de medidas de seguridad como aspersores contra incendios o alarmas que avisen sobre las llamas, de las que carece el hospital Al-Hussein. 

"Nos hemos quejado muchas veces en los últimos tres meses de que podría ocurrir una tragedia en cualquier momento, pero cada vez recibimos la misma respuesta de los responsables sanitarios: 'no tenemos suficiente dinero'", dijo un médico a la agencia Reuters, que no quiso dar su nombre y que terminó su turno en el hospital unas horas antes del incendio. 

Pero la sociedad civil no fue la única que señaló a los gobernadores locales por negligencia y corrupción. Desde el Gobierno central el mismo presidente, Barham Salih, también lo hizo. 

"La catástrofe del Hospital Al-Hussein, en Dhi Qar, y antes de eso, del Hospital Ibn Al-Khatib en Bagdad, es producto de la corrupción persistente y de la mala gestión que ha subestimado la vida de los iraquíes y ha impedido reforzar el desempeño de las instituciones. La difícil investigación y la rendición de cuentas de los negligentes es el consuelo de nuestros mártires y sus familias. Es necesaria una revisión estricta del desempeño de las instituciones y la protección de los ciudadanos", apuntó el dirigente a través de redes sociales.

Por su parte, el primer ministro Mustafa Al-Kazemi prometió justicia para personas como Imad Hashim, que perdió a su madre, cuñada y sobrina a causa de las llamas.

"Un equipo de gobierno de un grupo de ministros y líderes de seguridad se dirigirá inmediatamente a la gobernación de Dhi Qar para hacer un seguimiento de los procedimientos sobre el terreno y esclarecer los hechos", sostuvo el primer ministro tras las reuniones de urgencia con altos cargos ministeriales.

El director de Salud de la provincia de Dhi Qar, Sadam al Tawil, ha presentado su dimisión tras el incidente y el Gobierno provincial ha decretado tres días de luto por las víctimas del incendio.

El sistema sanitario iraquí, muy afectado por la guerra y las sanciones, está luchado para hacer frente a su peor oleada de Covid-19, que ya ha dejado 17.592 decesos y más de 1,4 millones de contagios en el país.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24