Saltar al contenido principal

Campesinos del Titicaca quieren un presidente que acabe con la pobreza en Bolivia

Indígenas aguardan para votar en una mesa de Huarina el 18 de octubre de 2020, día de elecciones presidenciales en Bolivia
Indígenas aguardan para votar en una mesa de Huarina el 18 de octubre de 2020, día de elecciones presidenciales en Bolivia Ronaldo SCHEMIDT AFP
4 min
Anuncios

Huarina (Bolivia) (AFP)

A orillas del sagrado lago Titicaca, los campesinos coinciden en sus demandas para el nuevo presidente de Bolivia, que eligen este domingo: acabar con la pobreza en que viven, poner fin a la discriminación y combatir el coronavirus.

El agricultor Silverio Chirinos, de 69 años, espera impaciente su momento de votar en la escuela Mariscal Andrés de Santa Cruz, donde hay 11 mesas de sufragio para los 2.369 inscritos del poblado de Huarina, situado entre las azules y gélidas aguas del Titicaca (el lago navegable más alto del mundo, a más de 3.800 metros de altitud), cerros color ocre y blancos nevados andinos.

Junto a Chirinos, centenares de campesinos llegaron a la escuela muy temprano en la mañana soportando los 4 grados Celsius en esta localidad del agreste altiplano boliviano, a 70 km de La Paz, donde la mayoría de sus habitantes son pobres y viven del cultivo de papas o la pesca en el Titicaca.

“El próximo presidente yo quisiera que sea un candidato que ayude al campo, a la gente pobre”, dice a la AFP Chirinos, al señalar las casas que circundan la plaza de Huarina, la mayoría construidas con adobe o ladrillos sin pintar, en medio de muchas calles de tierra.

“Queremos que respeten nuestros derechos (...). En salud necesitamos un hospital y una propuesta de educación que nos ayude en la formación tecnológica y más científica”, dice Javier Huanca, un chofer de 43 años.

Dentro del recinto electoral, las mujeres visten polleras de tela gruesa, el aguayo -una manta colorida que se colocan en la espalda para cargar sus bebés-, y sombreros de ala corta. Los hombres llevan un morral con hojas de coca, que mascan mientras esperan su turno para votar.

Los votantes llevan mascarillas y respetan medidas sanitarias como la distancia física y el uso de alcohol gel, dispuestas para evitar infecciones por coronavirus, que ha contagiado a 140.000 personas en Bolivia y matado a unas 8.500.

“Muchos esperamos una estabilidad económica, más que todo en el área rural, ya que ahora estamos atravesando esta pandemia y en el área rural que (el nuevo presidente) se dedique a la salud”, afirma Johanna Alanoca, agrónoma de 28 años.

- "Extrañamos a Evo" -

Con unos 7.000 habitantes, Huarina es uno de los bastiones del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del líder indígena y expresidente Evo Morales. Sus seguidores lo idolatran pues dicen que les dio bienestar a los humildes, tras siglos de dominio de la próspera minoría blanca.

A Evo “lo extrañamos mucho, más que todo los pobres”, asevera Chirinos.

En sus casi 14 años en el poder, Morales entregó bonos y ayudas para los campesinos, invirtió en infraestructura como hospitales y recintos deportivos, y entregó fondos de desarrollo a alcaldes de comunidades rurales.

El candidato presidencial del MAS, Luis Arce –ministro de finanzas de Morales-, es el preferido entre los votantes de Huarina, pues confían que con él volverá la bonanza.

Además, se terminaría el actual gobierno derechista, de la presidenta interina Jeanine Áñez, a quien acusan en Huarina de dejar “en el olvido” a los campesinos.

“Queremos que no haya discriminación. Durante el último año del gobierno de Áñez quienes más discriminados han sido son los hermanos del campo”, indica Huanca.

Arce y el expresidente centrista Carlos Mesa son los favoritos para ganar las elecciones, aunque es muy posible que deban ir a una segunda vuelta en noviembre.

Huarina es también bastión de los llamados 'Ponchos Rojos', una temida milicia aymara surgida hace un par de décadas que ganó notoriedad durante el gobierno de Morales.

En algunas imágenes se los vio portando látigos como señal de autoridad y viejos fusiles Máuser que utilizaron sus abuelos o bisabuelos en la Guerra del Chaco contra Paraguay en la década de 1930.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.