Escenario de alegrías y horrores en Chile, el Estadio Nacional vive nuevo capítulo con el plebiscito

Santiago (AFP) –

Anuncios

Entre los goles de la 'Roja' y los horrores de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), el estadio Nacional de Santiago escribe este domingo un nuevo capítulo en su historia y en la de Chile, como el centro de votación más grande de un país que decide si cambia su Constitución.

La casualidad podría hacer que lo que en septiembre de 1973 el régimen cívico-militar convirtió en el mayor centro del terror del país, donde pasaron unos 40.000 detenidos, acabe siendo el cementerio donde se entierre de manera simbólica la Carta Magna creada en 1980 en plena dictadura.

Tras 40 años rigiendo la vida de Chile, la Constitución actual podría tener sus días contados dependiendo del resultado que arroje el plebiscito que se celebra en Chile para decidir si se redacta una nueva o no.

En los accesos al estadio, justo al otro lado de la pared de lo que entonces fueron los calabozos donde prisioneros de la dictadura dormían hacinados, 30 años de democracia después 162 mesas electorales esperaban a los más de 50.000 votantes llamados a sufragar en este local, el más grande de todo el país.

"El estadio Nacional es un lugar emblemático para las elecciones", explica a la AFP Romina Núñez, de 42 años y vocal de mesa, quien confiesa sentirse "muy esperanzada en que cambien las cosas" tras el resultado de la votación para "darle la vuelta" a Chile.

Partidaria de la opción "Apruebo" en favor de una nueva Carta Magna, destaca la importancia histórica del recinto deportivo y su esperanza de que tras la jornada los chilenos "puedan darle otro sentido" a este lugar.

- Un voto que "rinde un homenaje" -

Las tribunas actuales de la cancha, en la que juega como local el equipo chileno de la Universidad de Chile y la selección nacional, han sido testigo de alegrías y gestas deportivas sin parangón para el país, como la Copa América conseguida por la 'Roja' en 2015 tras vencer a Argentina en la final y levantar el primer título internacional de selecciones gracias al gol conseguido en la tanda de penales por Alexis Sánchez y que puso en pie a un país entero.

También conciertos multitudinarios como el de la banda chilena Los Prisioneros en 2001 o el del británico roquero Rod Stewart en 1989 con decenas de miles de asistentes.

Pero hay una parte de la gradería, en un fondo, con bancos de madera desconchada y medio corroída, rodeados de alambradas, que perduran de aquella época oscura. Bancos donde los prisioneros de Pinochet sufrían los horrores de la dictadura y que hasta hoy recuerdan a las más de 3.200 víctimas del régimen con la frase: "Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro".

Una idea que para Belén Hinojosa, de 25 años y apoderada por la opción "Apruebo" en el estadio, además de votante en ese mismo lugar, debe aplicarse al proceso del plebiscito.

"Este lugar tiene mucho dolor y si ese dolor pudiese ser parte de esta historia sería precioso en el fondo. Sería muy lindo que aquí se congregara finalmente un cambio y nuevos aires", afirma a la AFP justo antes de que comiencen a llegar los primer votantes.

Entre la primera oleada de personas que llegaron a depositar sus papeletas para, además de elegir si quieren una nueva Constitución, determinar qué tipo de órgano la redacta (Convención Mixta entre ciudadanos y parlamentarios o Convención Constitucional solo con ciudadanos electos) estaba Elías Pérez, psicólogo de 39 años, quien prácticamente estrenó la urna de la mesa que tenía asignada con su voto y para quien esta jornada no era un domingo cualquiera.

"Es un domingo histórico" para Chile, explica a la AFP emocionado por votar y hacerlo además en el estadio Nacional.

"Poder ejercer el voto en un espacio de profundo dolor donde hubo violaciones sistemáticas a los derechos humanos de muchos compatriotas y poder en este mismo espacio generar este cambio es una manera simbólica de rendirles honor y tributo a todos ellos que ya no están con nosotros", explica.