Los Pumas superan todas las adversidades para jugar el Rugby Championship

Sídney (AFP) –

Anuncios

La preparación de los Pumas argentinos para participar en el Rugby Championship ha estado llena de obstáculos, con meses de confinamiento y burbujas para evitar el covid-19, jugadores contagiados por el nuevo coronavirus y falta de tiempo para poner al equipo en forma.

Pero el seleccionador Mario Ledesma insiste en que todos los sacrificios han merecido la pena y sus jugadores están ansiosos por participar en un torneo que comenzará este próximo fin de semana con la ausencia de Sudáfrica, que renunció por la pandemia.

La baja de los Springboks ha llevado a rebautizar el torneo como el 'Tri Nations 2020', con los Pumas midiéndose a los dos gigantes del continente oceánico: Nueva Zelanda y Australia.

"Estoy muy orgulloso de los chicos, de la manera en la que se han mantenido positivos, entrenando con mucha actitud, con humildad y sintiendo que es realmente un privilegio estar acá y poder jugar con todo lo que está pasando en nuestro país", declaró Ledesma.

"Un poco de lo que estamos haciendo es por todos los que están en el país", que sufre los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus, añadió el 'head coach' en referencia a los más de 26.000 fallecidos en el país sudamericano por el covid-19, uno de los más afectados en el mundo tras superar la semana pasada el millón de casos.

Llegar a Australia ha sido un viaje largo para unos Pumas que debutarán en el Championship el 14 de noviembre contra los All Blacks neozelandeses, en lo que será el primer 'test match' de los argentinos después de su participación en el Mundial de Japón el año pasado, donde el combinado sudamericano fue eliminado en la primera fase.

Nueva Zelanda y Australia abrirán el torneo el próximo sábado en Sídney (08h45 GMT).

Más de una docena de jugadores y técnicos de los Pumas han tenido el covid-19 en los últimos meses, incluido el propio Ledesma, uno más de los obstáculos que ha tenido que superar el combinado sudamericano.

"Pese a la burbuja, hemos tenido 15 casos positivos. Luego empezamos de nuevo a entrenar y tuvimos más casos. Después viajamos a Uruguay y ahora estamos acá" en Australia, explicó Ledesma.

"Nuestros chicos no han hecho un 'scrum' real con un rival en siete u ocho meses. Sólo han jugado contra ellos mismos (...) No sé en nivel de rugby, pero sí creo que mentalmente están en un buen momento" para jugar partidos, añadió el técnico.

- 'Ayuda' australiana -

El plantel argentino salió recientemente de un aislamiento obligatorio de 14 días a su llegada a Australia y Ledesma tiene a varios jugadores con problemas físicos, lo que llevó a anular un partido de entrenamiento contra un equipo local previsto para el pasado fin de semana.

Trece jugadores que juegan en los campeonatos europeos se incorporaron al grupo apenas la semana pasada, por lo que siguen confinados hasta cumplir la cuarentena, a pocos días de debutar en el torneo, por lo que Ledesma no ha podido entrenar aún con el plantel al completo.

"Estamos viviendo aquí una aventura épica, algo muy especial", admite el seleccionador, que reconoce que enfrentarse a los dos grandes equipos de Oceanía es un desafío mayúsculo para los Pumas.

Para conocer mejor a sus rivales, la Unión Argentina de Rugby (UAR) contrató recientemente como consultor a Michael Cheika, seleccionador de los Wallabies que renunció al cargo tras el decepcionante papel realizado por los australianos en el Mundial de Japón.

"Está muy entusiasmado con el equipo, es una persona que contagia muchísima confianza y cree mucho en lo que hace. Tiene muchas ganas de entrar y los jugadores lo van a poder aprovechar full time", explicó Ledesma, quien ya trabajó con Cheika entre 2015 y 2017 cuando el argentino fue fichado por la federación australiana para mejorar el juego de los 'forwards'.

Los Pumas, que acabaron últimos en el Championship el año pasado (perdiendo sus tres partidos, incluyendo contra Sudáfrica), necesitarán toda la ayuda posible para tratar de volver a Argentina con alguna victoria en el equipaje.