El español Jon Rahm confía en seguir la senda de Seve en el Masters

Augusta (Estados Unidos) (AFP) –

Anuncios

El golfista español Jon Rahm, número dos del mundo, llega este año al Masters de Augusta repleto de confianza para conquistar su primer título de Grand Slam 40 años después de que su ídolo Seve Ballesteros se pusiera por primera vez la chaqueta verde.

En la práctica del lunes, Rahm consiguió un hoyo en uno en el cuarto hoyo del Augusta National Golf Club y este martes celebró su 26º cumpleaños sintiéndose más seguro que nunca sobre el nivel de su juego.

"No puedo mentir", dijo este martes Rahm. "Me siento muy confiado".

El español, que solo tiene por delante en el ranking de la PGA al estadounidense Dustin Johnson, ganó el Memorial Tournament en julio y ocupó brevemente el liderato del escalafón.

En agosto venció a Johnson en un desempate para ganar el BMW Championship y en el ZoZo Championship de octubre, en la antesala del Masters, terminó en un segundo puesto compartido.

"Estoy golpeando tan bien como puedo golpear del tee al green", dijo Rahm. "Estoy feliz donde estoy y creo que la mejor manera de explicarlo es que simplemente estoy feliz. Fuera del campo soy feliz, dentro de los límites de esta pandemia, y también soy feliz en el campo".

"He estado trabajando y jugando bien al golf. Espero que algo especial suceda este fin de semana", auguró.

En Augusta, Rahm fue cuarto en 2018, en su segunda participación en el emblemático torneo, y compartió el noveno lugar el año pasado, alimentando el deseo de victoria en el mismo trazado donde sus compatriotas Ballesteros, José María Olazábal y Sergio García han saboreado triunfos memorables.

"Significaría mucho", reconoció. "Hay tal historial de campeones españoles aquí, con tres grandes campeones y tres ídolos míos, que me encantaría poder añadir mi nombre a esa lista".

"Este es el 40 aniversario de la primera victoria de Seve aquí en Augusta (...) Cinco chaquetas verdes han ido a España. Espero poder ser el sexto", admitió.

- "Triste" por Sergio García -

Rahm también lamentó que su compatriota Sergio García, campeón del Masters de 2017, no pueda participar en esta edición tras dar positivo por coronavirus.

"Un poco triste de que Sergio no vaya a poder ser parte de esto", dijo Rahm. "Mi corazón está con él. Sé que tuvo algunos malos momentos con el coronavirus, perdiendo miembros de su familia, y ahora lo tiene él, con síntomas también aparentemente. Sabiendo lo especial que es esta semana para él, espero que tenga una rápida recuperación".

Aunque por su edad no pudo ver en directo la mayoría de las victorias españolas en el Masters, Rahm conserva en su mente numerosos momentos inolvidables de este torneo, comenzando por su gran referente, Tiger Woods.

"Mi primer recuerdo del evento fue el chip de Tiger en 2005. Tenía 10 años", dijo.

El mayor impacto que Ballesteros tuvo para Rahm fue cuando capitaneó la victoria europea en la Ryder Cup de 1997, lo que inspiró a su familia a empezar a practicar el golf.

"Le debo todo a esa semana. Estoy aquí por esa semana", dijo Rahm. "Intento hacer siempre mi parte y espero que el juego siga creciendo en España y en todo el mundo".

La mística del Augusta National golpea a Rahm cada vez que entra en el campo. "Todavía me sorprende cada vez que vengo", dijo. "Siempre tengo la misma sensación que la primera vez cuando bajo por Magnolia Lane".

"Todos los días de esta semana tendré esas mariposas en el estómago porque es un lugar tan icónico para los golfistas", afirmó.

De sus pasadas participaciones, Rahm ha aprendido que la paciencia tiene premio en Augusta.

"No necesitas jugar un golf perfecto para ganar en el Augusta National", remarcó.

"Solo tienes que ser fiel a ti mismo y jugar lo mejor que puedas con lo que tienes en ese momento y no ser demasiado ambicioso", señaló. "Me he equivocado al ser demasiado agresivo en el pasado y he hecho birdies, pero también he hecho algunos números grandes".