Los Timberwolves mantienen todas sus opciones abiertas con su número 1 del draft

Los Angeles (AFP) –

Anuncios

En una decisión que marcará su futuro, los Minnesota Timberwolves están listos para seleccionar el miércoles al número uno del draft de la NBA pero también para un posible traspaso de la elección y otras operaciones de último momento, dijo a la AFP su presidente de operaciones.

El colombiano-estadounidense Gersson Rosas, primer latino en ser nombrado presidente de operaciones en la NBA, será el responsable de la elección culminando el periodo más largo de preparación de un draft de la historia de la liga.

Los Timberwolves jugaron su último partido en marzo tras la irrupción de la pandemia de coronavirus, cerrando la temporada en la penúltima posición de la Conferencia Oeste (19 victorias y 45 derrotas).

El 20 de agosto todos los focos de la NBA se posaron sobre Minnesota después de que el sorteo del draft les brindara el codiciado primer lugar por segunda vez en su historia.

"Lo bueno de este proceso es que hemos tenido tiempo, seis o siete meses, para preparar el draft, para recopilar toda la información. Hemos podido hacer muchas cosas que normalmente no se puede", explicó Rosas en una entrevista con la AFP.

Al mismo tiempo, las restricciones por la pandemia apenas permitieron que los equipos entrevistaran en persona y sometieran a pruebas a los jugadores elegibles, tanto aquellos que proceden de las universidades estadounidenses como de ligas extranjeras.

"Zoom ha sido una herramienta increíble por darnos la posibilidad de conectar con gente en muchas ocasiones durante este tiempo. En vez de hablar con un jugador una vez, hemos tenido múltiples oportunidades y creo que es muy valioso", señaló Rosas.

- Un enfoque "muy agresivo" -

La primera elección del draft, que siempre recibe uno de los peores equipos de la temporada anterior, suele ser una oportunidad única para reclutar a un jugador capaz de cambiar el rumbo de la franquicia, revitalizar a la afición y atraer la atención de la liga.

Los Timberwolves acumulan largos años de decepciones - solo han clasificado a playoffs en una ocasión desde 2004 - pero cuentan con un núcleo de jóvenes estrellas en Karl-Anthony Towns (número 1 del draft de 2015) y D'Angelo Russell, que a sus 25 y 24 años ya son ambos All-Stars.

Minnesota tiene así la oportunidad de ejecutar la elección y sumar una tercera figura joven o de intercambiarla para conseguir un jugador ya consolidado que impulse al equipo en el corto plazo.

"Nuestro enfoque es ser muy agresivos para ver cómo podemos añadir talento a esta organización", señaló Rosas. "Queremos reunir un grupo que pueda desarrollarse y competir al máximo nivel. No quiero sacrificar victorias en el futuro al máximo nivel por victorias marginales ahora".

"Si podemos mejorar consiguiendo jugadores que ya están en la liga, lo revisaremos. Pero para mí el draft te da una oportunidad muy especial de encontrar jóvenes con talento y potencial", afirmó.

Renunciar a un número del draft es inusual y conlleva grandes riesgos pero Rosas asegura que no dudarán en obtener el máximo valor de su posición.

"Estamos hablando con cada equipo para asegurarnos de que sabemos lo que está disponible en el mercado", señaló Rosas, quien desde su llegada a Minnesota en mayo de 2019 ha transformado totalmente la plantilla.

A diferencia del año pasado con Zion Williamson, en este draft no hay un claro favorito a ser escogido en primer lugar.

Los expertos creen que el podio se lo repartirán el base LaMelo Ball, hermano del jugador Lonzo Ball (New Orleans Pelicans); el escolta Anthony Edwards y el pívot James Wiseman, sin descartar alguna aparición sorpresa.

Intentando descifrar las intenciones de Minnesota, algunas voces han advertido que la coincidencia de posiciones entre LaMelo Ball y D'Angelo Russell, ambos bases, o entre los pívots Towns y Wiseman podría ser determinante, lo que Rosas descarta.

"No creo que sacrifiquemos talento por eso. D'Angelo ha tenido mucho éxito jugando con otro base en Brooklyn, así fue All-Star (...) Towns es tan versátil, el mejor pívot tirador, que nos da la oportunidad de juntarlo con otro hombre alto", argumentó. "No vemos ninguna restricción por eso en ninguno de los chicos que están disponibles. La evaluación es quién será el mejor jugador".

- "Estamos listos" -

Otra opinión generalizada con la que no coincide Rosas es que este draft concentra menos talento que los anteriores.

"Ninguno de nosotros sabe qué traerá el draft hasta dentro de tres o cuatro años. Estos jugadores han jugado pocos partidos este año", señaló. "Hubo un draft similar hace unos años (en 2013) en que también se decía que no había un claro número uno, que era un draft débil, y nuestro MVP actual (Giannis Antetokounmpo) fue parte de ese draft (número 13)".

"Nos sentimos bien con el talento en este draft. No solo en las primeras posiciones, creo que es un draft profundo (...) Nuestro trabajo es encontrar ese talento", dijo el presidente de los Timberwolves, que también cuentan con otras dos elecciones en el número 17 y 33.

Rosas confía en que el exhaustivo trabajo previo facilitará las decisiones que se toman a contrarreloj la noche del draft, cuando suelen presentarse las mejores ofertas.

"Tienes que haber estudiado a cada jugador, cada escenario, cada situación que pueda ocurrir", describió. "Estamos listos para el draft, tenemos mucha confianza en nuestros procesos y en nuestra elección".