Excombatientes de las FARC asesinados en Colombia llegan a 241 tras dos nuevos crímenes

Bogotá (AFP) –

Anuncios

La exguerrilla FARC denunció este lunes el asesinato de dos excombatientes que habían entregado sus armas luego del pacto de paz firmado con el gobierno colombiano en noviembre de 2016, con lo que el total de firmantes del acuerdo asesinados ascendió a 241.

"Lamentamos informar que ayer fueron asesinados dos firmantes de la paz", notificó en un mensaje de Twitter la Fuerza Alternativa revolucionaria del Común (FARC), nombre del partido político surgido de la que fuera la guerrilla más poderosa de América.

Los excombatientes fueron identificados como Jorge Riaños, asesinado a tiros en el departamento de Caquetá (sur), y Enod López, ultimado con arma de fuego en Puerto Guzmán, Putumayo (sur) junto a su esposa Nerie Penna, concejal del municipio.

Los crímenes suceden poco más de una semana después de que el presidente Iván Duque recibiera a una delegación de excombatientes que realizó una peregrinación de 10 días hasta la capital del país para llamar la atención sobre los asesinatos de sus compañeros.

Tras la reunión, el mandatario se comprometió a acelerar la reincorporación de los firmantes del pacto.

"Después de los compromisos logrados en Bogotá, seguimos sin #GarantíasParaLaPaz" lamentó en un mensaje de Twitter el dirigente del partido FARC Pastor Alape, quien asistió al encuentro con Duque.

Según Alape existe una "responsabilidad de Estado" en estos crímenes.

Duque asumió el poder en 2018 con un programa de gobierno que prometía modificar los acuerdos con las FARC por considerar que premiaban con impunidad los delitos atroces cometidos por la guerrilla a lo largo de casi seis décadas de levantamiento armado.

Sin embargo, el Congreso rechazó su iniciativa.

Según el acuerdo de 2016 los exguerrilleros podrán eludir la cárcel si confiesan sus crímenes y reparan a las víctimas, de lo contrario se exponen a penas de hasta 20 años de prisión.

Colombia atraviesa una de las peores arremetidas de los grupos armados desde la firma del pacto de paz. El observatorio independiente Indepaz ha registrado 72 masacres -o asesinatos de al menos tres personas en un mismo evento- en 2020.

Según el gobierno, detrás de la mayoría de las matanzas están organizaciones financiadas por el narcotráfico que libran una lucha feroz por la producción y exportación de cocaína a través del Pacífico hacia Centroamérica y Estados Unidos, destino final de la droga.