¿Brexit sin acuerdo? Llega la hora de la verdad para Londres y Bruselas

Bruselas (AFP) –

Anuncios

Las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea por su relación comercial posbrexit fueron reiniciadas este domingo en Bruselas, en el que podría ser el último día de conversaciones en una desesperada carrera contra el reloj.

El negociador británico David Frost llegó por la mañana al edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea, para retomar los contactos que se habían extendido hasta muy tarde la noche anterior.

Según Downing Street, el primer ministro Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, mantendrán una conversación telefónica hacia medio día para hacer balance.

El miércoles ambos dirigentes se habían marcado la fecha del domingo para decidir si vale la pena continuar negociando o si, ante la imposibilidad de salvar las diferencias, tiraban la toalla.

Desde entonces se multiplican las expresiones de desaliento sobre las posibilidades de alcanzar un tratado de libre comercio que rija las relaciones comerciales entre las dos orillas del Canal de la Mancha al término del periodo de transición posbrexit, el 31 de diciembre.

"Todavía hay un largo camino por delante", reiteró por la mañana el ministro británico de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, al canal Sky News.

"Algunas de las propuestas, algunas de las sugerencias que nos han hecho, son bastante extravagantes, francamente, y no se tornan más razonables con la repetición", afirmó.

Pero su homóloga española, Arancha González Laya, llamó a ambas partes a "evitar a toda costa" una ruptura sin acuerdo.

"En las circunstancias actuales", en plena pandemia de covid-19, "sería extremadamente negativo para nuestras economías", dijo a Sky News, recordando que "el Reino Unido sufriría aún más que la Unión Europea".

También el primer ministro de Irlanda, Micheal Martin, cuyo país sería el más afectado de la UE por un Brexit sin acuerdo, llamó a proseguir los esfuerzos.

"Sería un fracaso político si no estamos en condiciones de conseguir un acuerdo", declaró a la BBC.

Señaló que "el 97%" del tratado comercial ha sido negociado. Y "me parece que el 3% restante no debería estar más allá de la capacidad de ambas partes para salvar diferencias", agregó.

Tanto Johnson como Von der Leyen advirtieron en los últimos días que es "probable" que las negociaciones fracasen.

Pero el secretario francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, consideró que siempre queda la posibilidad de que Londres y Bruselas decidan continuar conversando "por unos pocos días, como máximo".

- Años de difíciles negociaciones -

El Reino Unido abandonó oficialmente la UE el 31 de enero y a partir de marzo Londres y Bruselas comenzaron a negociar un acuerdo comercial que debía entrar en vigor el 1 de enero de 2021.

Sin embargo, las negociaciones quedaron trabadas en tres temas: acceso de los navíos pesqueros europeos a aguas británicas, normas de competencia para el acceso de empresas británicas al mercado europeo y el futuro mecanismo de solución de controversias.

De los tres, el referido a las normas de competencia es el que presenta mayores desafíos.

Londres reconoció el sábado que cuatro buques de la Royal Navy están listos para proteger las aguas británicas ante potenciales tensiones con barcos europeos si las negociaciones fracasan.

La hora de la verdad podría llegar este domingo, cuatro años y medio después del histórico referéndum de 2016 en que el Reino Unido decidió por 52% de votos poner fin a casi cinco décadas de una tensa relación con la UE y convertirse en el primer país que abandona el bloque.

En las últimas semanas los contactos se habían intensificado y las partes dieron tímidas señales de un cierto acercamiento antes de señalar obstáculos de último minuto.

Londres acusó a Bruselas de endurecer repentinamente su posición, tal vez empujada por el temor de países como Francia --quien amenazó con un veto-- a hacer demasiadas concesiones para lograr "un acuerdo a cualquier precio". La UE negó todo cambio de actitud.

Pero esta salida debilita la unidad del Reino Unido, dando argumentos a los independentistas de Escocia, una nación de 5,5 millones de habitantes profundamente proeuropeos que votaron muy mayoritariamente contra el Brexit.

Durante la semana la UE ya ha previsto medidas de emergencia por si no se llegara a ningún acuerdo, con el objetivo de mantener el buen funcionamiento del transporte terrestre y aéreo durante seis meses, siempre y cuando Londres haga lo mismo, y garantizar que los barcos pesqueros puedan acceder a las aguas de ambas partes en 2021.

Este plan será objeto de un análisis el miércoles en el Parlamento Europeo.