Arabia Saudita recorta gastos ante subida del déficit presupuestario por pandemia

Riad (AFP) –

Anuncios

Arabia Saudita, muy afectada por la crisis sanitaria y la caída de los precios del petróleo, anunció un déficit presupuestario de 79.000 millones de dólares (65.000 millones de euros) para el año 2020, algo más del doble del déficit anterior.

"Está previsto que el déficit presupuestario aumente a unos 298.000 millones de riales a finales de 2020, y prevemos reducirlo de aquí a finales de 2021 a 141.000 millones de riales [37.000 millones de dólares, 31.000 millones de euros]", indicó el ministerio de Finanzas en un comunicado el martes.

La economía más grande del mundo árabe y principal exportador de petróleo recortará gastos en un 7% anual hasta alcanzar los 990.000 millones de riales (260.000 millones de dólares, 217.000 millones de euros) en 2021, según el comunicado.

En diciembre de 2019, el reino había previsto una subida en el déficit presupuestario, pero de unos 50.000 millones de dólares (más de 40.000 millones de euros), en un contexto de caída de los precios del petróleo.

El déficit en 2019 alcanzó unos 35.000 millones de dólares (29.000 millones de euros al cambio actual).

Antes de la pandemia, el país esperaba recuperar el equilibrio presupuestario de aquí a 2023.

El reino prevé un crecimiento del 3,2% en 2021, tras una contracción de la economía anticipada del 3,7% este año, según el comunicado del ministerio de Finanzas.

En octubre, el Fondo Monetario Internacional (FMI), estimó que la economía de Arabia Saudita se contraerá un 5,4% en 2020.

"Este año ha sido difícil a nivel mundial y se tuvieron que tomar medidas e iniciativas excepcionales", declaró el rey Salmán.

El monarca señaló que el presupuesto de 2021 daría "prioridad a la protección de la salud de los ciudadanos y de los residentes y a su seguridad. Los esfuerzos continuarán para frenar los efectos de esta pandemia".

Esta rica monarquía del Golfo anunció en mayo un plan de austeridad que prevé triplicar la tasa sobre el valor añadido y el fin de los subsidios mensuales a sus ciudadanos, en reacción a la caída histórica de los precios y de la demanda del petróleo y a la pandemia de covid-19.

En la misma fecha, el reino dijo que preveía pedir prestado cerca de 60.000 millones de dólares en el año para financiar su déficit presupuestario.

Riad adquirió préstamos en los últimos años por más de 100.000 millones de dólares y recurrió a sus reservas para compensar esos déficits.

El petróleo genera más de dos tercios de los ingresos públicos sauditas.

Según los economistas, el país necesita un precio del crudo de alrededor de 80 dólares el barril para equilibrar su presupuesto (actualmente vale unos 50 dólares).

Para hacer frente a la caída de los precios del crudo, Riad busca diversificar su economía, invirtiendo en las nuevas tecnologías y en megraproyectos de infraestructuras.