Machu Picchu reabrirá tras protestas contra los servicios de trenes de la región

Lima (AFP) –

Anuncios

La ciudadela inca de Machu Picchu, en la región peruana de Cusco, reabrirá este sábado tras cinco días de cierre por protestas de los pobladores de las localidades de Machu Picchu y Ollantaytambo contra las empresas ferroviarias que ofrecen servicio a la zona, informaron autoridades locales.

La Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco indicó en un comunicado que al haberse "restablecido el orden social en el distrito de Machupicchu, a partir del sábado 19 de diciembre se restablecerá la atención y el ingreso a a la ciudadela" del parque arqueológico.

El cierre tuvo lugar desde el lunes pasado, motivado por las protestas de los pobladores que reclaman tarifas más económicas y una mayor frecuencia de trenes en la ruta entre Cusco y Machu Picchu a las dos empresas que prestan el servicio, Inca Rail y Perú Rail.

El tren es el único medio de transporte para los turistas que visitan la ciudadela, pero también es muy utilizado por los habitantes de la zona.

Machu Picchu (Montaña Vieja, en lengua quechua) es la joya del turismo peruano.

En 1983 fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y en 2007 fue elegida como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno en una encuesta mundial en internet.

El parque arqueológico había aumentado el 1 de diciembre su aforo en 40% a 1.116 visitantes diarios, un mes después de su reapertura en el marco de una paulatina reducción de contagios de covid-19 en Perú.

Antes de la pandemia ingresaban a la ciudadela entre 2.000 y 3.000 personas por día, y en temporada alta, hasta 5.000. En marzo, en el último día de visita, ingresaron 2.500 personas.

La mítica ciudadela construida en el siglo XV, que recibió un millón y medio de visitantes en 2019, colocó a Perú en el mapa del turismo mundial a mediados del siglo pasado.